Un creciente número de empresas apuesta por cuidar el bienestar de la plantilla. Hoy la realidad empresarial tiende a sustituir el paternalismo por incentivos económicos, mientras los trabajadores tienden a reclamar valores intangibles.

Me interesa el futuro - decía Woody Allen- porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mis días". Del mismo modo al ciudadano le preocupa su lugar de trabajo y las condiciones que le acompañan. Hubo un tiempo en que el máximo lujo que se podía esperar de una empresa - más allá del sueldo- era un vale de economato, turrón por Navidad y una cubertería a los veinte años de fidelidad. Hoy la realidad empresarial tiende a sustituir el paternalismo por incentivos económicos, mientras los trabajadores tienden a reclamar valores intangibles: respeto, independencia, calidad de vida...

La empresa sale ganando. En trabajos que requieren un elevado nivel de iniciativa personal, señalan los expertos en relaciones laborales, cuidar la calidad de vida de los trabajadores acaba siendo beneficioso para las empresas, aunque cuidar esta calidad de vida requiere inversiones y al principio pueda parecer más costoso. La conclusión se basa en que, si un trabajador se encuentra a gusto con su trabajo, estará más motivado y rendirá más. Ejemplos de empresas como Gooble en Estados Unidos o MRW en España, que cuidan el bienestar de los trabajadores y obtienen grandes beneficios, sustentan esta teoría.

¿Qué piden los trabajadores? Esther Casademont, presidenta de BYS (Asociación Española de Empresas de Búsqueda y Selección de Personal), considera que lo más importante, más allá del salario, es la calidad de vida. "Es lo que más se valora hoy. La gente aprecia la flexibilidad de turno y me atrevería a decir que incluso un estilo femenino de dirección que coincide con esa filosofía".

A la hora de aceptar o rechazar una oferta de trabajo, "los candidatos suelen ser exigentes, quieren conocer las dificultades del sector, las interioridades de la empresa... Y si no lo ven claro, hemos visto que rechazan la oferta sin problema, aunque tal vez la crisis vaya a cambiar esta situación", añade Casademont. "Quieren trabajar a gusto, sin exceso horario, con un jefe con el que se entiendan y que les promocionen..., pero realmente, si todo eso no les cuadra, dicen no sin contemplaciones. Yo siempre digo que hoy la selección la hacen los candidatos, no las empresas".

¿Al trabajo con los niños? Los sindicatos se muestran reticentes a las guarderías de empresa. "Nosotros no estamos a favor", advierte Rita Moreno, adjunta a la secretaría de acción sindical de CC. OO. "Una guardería en el trabajo no hace más que perpetuar la presencia del trabajador. Entendemos que es mejor financiar o poner más guarderías públicas en zonas cercanas a polígonos".

Pero existe un colectivo que aboga por las guarderías en centros de trabajo: las fuerzas armadas. Una de las principales medidas a favor de la integración de la mujer en las fuerzas armadas es la creación de guarderías en centros militares. La iniciativa prevé la inversión de más de 18 millones de euros y beneficiará a más de 1.400 familias. En tema de beneficios laborales, hay tantas variables como convenios existen. Una tendencia en alza favorece los servicios de rutas de ida y vuelta al trabajo, y algunas empresas negocian para un abono transporte o autobuses lanzadera. Pero ha pasado el momento en que "algunas macroempresas incluso propusieron incluir canchas de tenis o campos de golf para sus trabajadores. Eso era excesivo", señala Moreno.

´Mens sana´… y salas de deporte. "Está probado que los servicios de apoyo alimentario o de relajación en el ámbito laboral tienen un impacto en la salud de los trabajadores. Refuerzan dos puntos: la identificación con la empresa y el sentimiento de filiación y pertenencia", afirma Ramona Garcia-Macià, responsable del servicio de Prevenció de Riscos Laborals del Departament de Salut.

"En Catalunya todavía tenemos poca sensibilización al respecto - lamenta esta doctora especialista en medicina del trabajo-, porque implica una inversión. A veces ni siquiera aplicamos las mejoras porque, sencillamente, las ignoramos, no nos han llegado. La idea que hay que remachar es que nosotros debemos aprovechar al máximo el tiempo disponible, y la empresa, romper la dificultad que representa ir al gimnasio al salir del trabajo".

MRW, premio a la mejor empresa. Nació en Barcelona en 1977 bajo el nombre de Mensajeros Radio. Hoy es el grupo líder del transporte urgente en España, con más de 10.000 colaboradores, 750 franquicias, 600 empleados en toda España (230 personas de plantilla en sus dos sedes barcelonesas).

MRW ha sido galardonada con el Great Place to Work 2006/ 2007 (gran Lugar para trabajar). Estas "mejores empresas para trabajar" son seleccionadas entre miles, públicas y privadas, de toda Europa. Más de 100.000 empleados completan el cuestionario anualmente para su selección. La filosofía de MRW, avalada por Esade-URL, ha sido tan novedosa como provocativa. El cambio definitivo llegó hace nueve años, al ubicarse en l´Hospitalet, lejos del núcleo urbano. Su productividad ha aumentado. En plantilla hay un 44% de mujeres y un 56% de hombres. Entre los altos directivos y cargos de responsabilidad, el 46% son mujeres.

Pagar por dar ideas. Para empezar, en MRW se pagan las ideas. "Cuando un trabajador hace una propuesta, esta propuesta siempre llega a dirección. Nadie, nunca, la vetará por el camino - explica Silvia Vílchez, directora de relaciones corporativas-, y si al final esa propuesta es aceptada, se paga por ella".

En la sede de l´Hospitalet hay biblioteca, gimnasio con profesores, solárium, comedor office,sala de ocio, acceso a internet, sillones de relax... "Más del 80% de los que estamos en esta sede entramos a las 8 y salimos a las 4". Contratos indefinidos, jornadas intensivas, promoción del teletrabajo... "Por primera vez en mi vida - explica Eva-, cuando se acerca mi hora de salida, alguien me recuerda que tengo que irme en lugar de instarme a que me quede, alargando situaciones de ocio y no de trabajo. En MRW está mal visto quedarse más horas de las que fija el contrato".

Perder el miedo. En cuanto a las medidas de apoyo profesional, además de cursos en horario de trabajo, la empresa subvenciona el 80% del coste y, cuando hay una vacante, se prioriza a los de la propia empresa. Las ayudas a la familia incluyen dotación de 3.000 euros por adopción, 100 euros mensuales para ticketsguardería, excedencias, posibilidad de vacaciones fuera del periodo tradicional... Desde 1997 cuentan con un plan de igualdad y posibilitan la inserción de personas con discapacidad.

"Las nuevas generaciones han cambiado y tienen muy poco en común con el antiguo trabajador. Sus valores son otros. Hoy su vida no está sumergida en un epicentro único que es el trabajo. Hoy quieren ser escuchados, valoran la calidad de sus jefes y no tragan con el ordeno y mando", explica Silvia Vílchez. En MRW saben que aún son una excepción y han interiorizado un lema: "Somos lo que soñamos". Silvia cita la frase de Núria Chinchilla, veterana en estas lides: "En España hacemos horarios religiosos: se entra a la hora que Dios manda y se sale cuando Dios quiere". Para no perpetuar esa circunstancia, explica, "hay que perder el miedo. Aquí aún percibimos la filosofía empresarial del miedo, miedo a la represalia, al expediente, a la incomprensión".


Puntos que valoran los trabajadores

  1. El proyecto empresarial
  2. Flexibilidad de turnos
  3. Personalidad y autoridad moral de quien dirige
  4. Que esté cerca de casa o transporte gratuito
  5. Guarderías de empresa o tickets equivalentes
  6. Salas de gimnasio, ocio, solárium, biblioteca...
  7. Ayudas para cursos de formación
  8. Jornadas intensivas o reducción de jornada
  9. Comedor de empresa
  10. Posibles excedencias

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.