El Gobierno laborista británico presenta un plan que, entre otras opciones, quiere obligar a los parados de larga duración a realizar trabajos comunitarios como limpiar las calles o borrar grafitos si quieren seguir cobrando el subsidio.

El Gobierno laborista británico presentó ayer un plan de reforma del Estado de bienestar que, entre otras opciones, quiere obligar a los parados de larga duración a realizar trabajos comunitarios como limpiar las calles o borrar grafitos si quieren seguir cobrando el subsidio. Los drogodependientes deberán someterse a tratamiento para seguir recibiendo ayudas, las madres solteras deberán trabajar cuando sus hijos cumplan los siete años y los discapacitados verán endurecidas las condiciones para poder cobrar ayudas sin trabajar.

La reforma sigue las recomendaciones de un informe del banquero David Freud que estima que dos de los 4,5 millones de británicos subsidiados por el Estado no deberían recibir ayudas.

La línea dura del Gobierno de Gordon Brown fue presentada ayer por uno de los cachorros emergentes del Partido Laborista, James Purnell, un político joven y ambicioso que está siempre en la lista de posibles recambios si el primer ministro sigue por la senda de declive que tomó a finales de septiembre, a los tres meses de ser designado jefe del Gobierno en sustitución de Tony Blair.

Las propuestas de Purnell, presentadas en forma de Libro Verde, fueron muy bien recibidas por el Partido Conservador. No sólo porque destilan derechismo político, sino porque parecen directamente inspiradas en las que presentaron los tories en enero pasado. Así lo recordó ayer su líder, David Cameron, al tiempo que animaba al Gobierno a llevarlas a cabo y le garantizaba su voto. "No se preocupen por sus escaños, el Partido Conservador hará lo correcto y las apoyará para asegurar que se hace una reforma adecuada del Estado de bienestar", ironizó Cameron.

La propuesta presentada en enero por los conservadores sugiere que los menores de 21 años que lleven más de tres meses en paro participen en tareas comunitarias a tiempo completo para cobrar el subsidio. "Queremos que se acostumbren a salir de casa y hagan algo cada día. Se ha de acabar eso de pasarse el día en casa sin hacer nada a cuenta de los subsidios", proclamaron entonces. En realidad su objetivo no era ahorrar dinero al Estado, sino conseguir que los jóvenes británicos batallaran por los trabajos que en la vida real se llevan los inmigrantes: uno de cada dos nuevos empleos.

Pero el método y el espíritu se parecen mucho a lo que ahora proponen los laboristas. "Vivir de los subsidios no es una opción", proclamó ayer en los Comunes James Purnell, ministro de Trabajo y Pensiones. Por eso, los parados que lleven más de dos años sin empleo deberán realizar trabajos comunitarios o ir a firmar cada día para seguir cobrando el subsidio.

El ministro propuso reformar el sistema de bajas de larga duración y los subsidios por incapacidad completa, que se fundirán en un sistema único.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.