Los ciudadanos que, por unos motivos u otros, no completaron la Formación Profesional (FP) o la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) podrán obtener un título de FP si acreditan tres años de experiencia laboral.

Los ciudadanos que, por unos motivos u otros, no completaron la Formación Profesional (FP) o la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) podrán obtener un título de FP si acreditan tres años de experiencia laboral, según el proyecto de reforma de la Formación Profesional que preparan los Ministerios de Educación y Trabajo y adelantó ayer la Cadena SER. Doce millones de españoles de entre 21 y 55 años pueden beneficiarse de la medida.

Se trata de millones de fontaneros, cocineros o electricistas que llevan años realizando su trabajo, pero no cuentan con un título oficial que acredite sus conocimientos, lo que limita su movilidad laboral y sus posibilidades de acceder a un puesto mejor.

Un grupo de expertos evaluará, mediante pruebas prácticas, la trayectoria y experiencia de cada profesional. Si el resultado es satisfactorio, se dará al trabajador el título, según sus competencias y habilidades. Tales diplomas estarán homologados con los exigidos en toda la Unión Europea.

Para acceder al plan sólo habrá que ser mayor de 21 años y acreditar una experiencia laboral mínima de tres años en los últimos diez.

El proyecto incluye también incentivos para que los trabajadores puedan completar y ampliar su formación mediante cursos a distancia.

Está previsto que el Real Decreto de reforma de la Formación Profesional se apruebe antes de finales de año y que la reforma se aborde en una de las mesas que componen el diálogo social entre Gobierno, patronal y sindicatos. Una vez aprobada la nueva norma, las comunidades autónomas dispondrán de un plazo máximo de un año para desarrollar los distintos comités de evaluación. La medida afectará a más de 140 titulaciones de 26 familias profesionales.

Mayor empleabilidad

El Departamento que dirige Mercedes Cabrera, junto con el Ministerio de Trabajo, diseñan esta reforma de la formación profesional para dotarla de una mejor valoración por parte de la sociedad. Ayer se conoció un estudio que indica que los jóvenes españoles graduados universitarios tienen menos posibilidades de encontrar un empleo estable que los titulados en FP de grado medio o superior. Así se desprende de los datos del Observatorio Joven de Empleo correspondientes al primer trimestre del año, que inciden en que los jóvenes menores de 25 años son el colectivo más perjudicado a la hora de encontrar empleo por la crisis.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.