El ministro de Trabajo e Inmigración asegura tras la primera reunión del diálogo social, que ante la presente situación económica el Gobierno buscará que en 2009 'se aproxime a un punto cero ' la contratación de trabajadores extranjeros en origen.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró ayer, tras la primera reunión del diálogo social, que ante la presente situación económica el Gobierno buscará que en 2009 'se aproxime a un punto cero ' la contratación de trabajadores extranjeros en origen. Además, admitió que la economía necesita medidas 'coyunturales ' para el corto plazo, como la reforma del Servicio Público de Empleo y la evaluación de todos los programas de políticas activas para el empleo.

Ayer se dio el pistoletazo de salida al diálogo social con la primera reunión de la comisión de evaluación y seguimiento. Pero la gran novedad del encuentro la aportó el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, con un deseo que trasciende a los posibles acuerdos entre patronal y sindicatos.

Corbacho aseguró que va a reducir al mínimo el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, donde se recoge la necesidad que tiene la economía española para contratar inmigrantes en origen. 'No parece razonable que en la situación actual del mercado laboral español sigamos acudiendo a la contratación en origen ', aseguró el ministro. Este es un cambio en la estrategia del Gobierno, que hasta ahora admitía la necesidad de contratar fuera de España como único mecanismo para la entrada de trabajadores extranjeros en situación legal. 'El año que viene no voy a llevar al Consejo de Ministros un catálogo tan generoso y tan amplio ', añadió, con excepción de los convenios en vigor con terceros países.

De enero a julio se han contratado 88.000 personas en sus países de origen, pero ante la coyuntura de 2,5 millones de parados, la llegada de inmigrantes legales 'se aproximará a un punto cero ', según el ministro.

De la primera reunión del diálogo social, a la que acudieron los números dos de UGT, CC OO, CEOE y Cepyme (aunque dejaron al ministro el papel de portavoz único de todos ellos) también se produjeron algunas novedades. Ante los datos de 103.00 nuevos desempleados en agosto, el ministro admitió la necesidad de 'medidas más de la coyuntura ' o con resultados a corto plazo.

En concreto, citó cuatro medidas coyunturales, que tendrán que estar listas antes de final de año. Todas ellas ya son conocidas y anunciadas por el Gobierno, pero ahora se les otorga la calidad de urgentes.

Por un lado, la 'mejora y modernización ' de los servicios públicos de empleo ante 'las nuevas necesidades del mercado laboral ', en coordinación con las comunidades autónomas, ya que las competencias sobre estos organismos están transferidas. Además, se abordará la reforma de la formación profesional para dignificarla.

Como tercera medida coyuntural, el ministro quiere priorizar el desarrollo de la Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo para 'aprovechar la potencialidad de las capacidades individuales de la sociedad y para garantizar un nivel de protección social diferente al que hasta ahora estos trabajadores han tenido '.

Pero la gran novedad a corto plazo llegó con el cambio de planes en las políticas activas de empleo. El martes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, habían anunciado un plan para 2009 que recogiera la necesidad de recolocaciones para 100.000 desempleados de la construcción. Estos parados irían a trabajos de 'interés colectivo ' como la rehabilitación de viviendas, servicios sociales o la prevención de incendios. El propio Zapatero aseguró en la víspera que explicará este plan el próximo miércoles en el Congreso.

Sin embargo, tras la reunión entre el Ejecutivo y los agentes sociales, el ministro rebajó las expectativas. De momento, para antes de final de año, se evaluarán 'todas las políticas de empleo que existen ', incluidas las de las comunidades autónomas. 'Vamos a ponerlas en un punto cero ', aseguró Corbacho. A partir de ahí, llegarán las propuestas consensuadas con sindicatos y patronal.

La otra pata importante para las mesas de debate será 'el diálogo social reforzado ', como lo bautizó Zapatero, que son las medidas a largo plazo entre las que se incluyen las políticas industriales, energéticas o de viviendas para favorecer los cambios estructurales. Para la próxima reunión de la comisión de seguimiento, Corbacho se comprometió a informar a los interlocutores sociales de la situación en la que se encuentran las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros extraordinario del pasado 14 de agosto.

LAS MESAS DE DEBATE

De la comisión de seguimiento de ayer, los interlocutores sociales llegaron al acuerdo de que sigan operativas las mismas mesas de diálogo de la legislatura pasada. Sólo si la situación lo necesita, se crearán nuevas para tratar otros posibles temas.

Corbacho ve posible que el Inem entre en déficit

El ministro de Trabajo asumió ayer que ve posible que el Servicio Público de Empleo Estatal (el antiguo Inem) entre en déficit debido al repunte del desempleo, que ha aumentado en 501.000 personas en un año.

En una entrevista a Radio Nacional de España declaró que este organismo todavía tiene superávit, 'aunque es posible que acabe agotando todo el presupuesto y puede entrar en déficit, que se ha de pagar con los Presupuestos Generales del Estado '. En julio, el gasto por prestaciones por desempleo se disparó un 37,7%. Sólo en ese mes, el gasto ascendió a 1.678 millones de euros (para un total de 1,73 millones de beneficiarios). En los primeros siete meses, el Servicio Público ha empleado 10.861 millones de euros provenientes de las cuotas que pagan los trabajadores, el 68,9% del total de los 15.777 millones presupuestados para todo el ejercicio.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.