La firma de bebidas espirituosas Diageo ha diseñado un entorno laboral distendido, que choca aparentemente con los tiempos de crisis: prescinde de jerarquías estrictas, facilita la movilidad y la flexibilidad de horarios y paga unos sueldos 'a la carta '.

La firma de bebidas espirituosas Diageo ha diseñado un entorno laboral distendido, que choca aparentemente con los tiempos de crisis: prescinde de jerarquías estrictas, facilita la movilidad de sus empleados, establece flexibilidad de horarios y paga unos sueldos 'a la carta '.

Cuando los nubarrones de la crisis se ciernen sobre la empresa, los directivos españoles suelen optar, casi de inmediato, por reducir plantilla para amortiguar los costes y poder afrontar la crisis con las mayores garantías posibles. Algunos expertos en Recursos Humanos desaprueban esta táctica, por pecar de cortoplacismo (a la larga necesitarán recuperar personal, y siendo el talento una de las materias primas que más escasea en el mundo empresarial, la tarea se presenta más que complicada). Los planes de regulación de empleo o los recortes salariales, dicen los expertos, deben estar acompañados por cambios más profundos en la estructura de la compañía, cambios que en el largo plazo beneficien al negocio. Un plan de gestión de personas dirigido a aumentar el compromiso de los empleados a base de incrementar su motivación puede impedir a los tiempos de crisis hacer estragos en los resultados de una compañía; no evita las dificultades, pero ayuda a superarlas.

Diageo como ejemplo

Diageo, firma que acoge a las bebidas espirituosas J&B, Baileys y Cacique, entre otras, reconoce abiertamente que ha sufrido durante los últimos cinco años una etapa de crisis, propiciada por ciertos cambios estructurales que han tenido lugar en la sociedad española: cambios demográficos, de usos y hábitos y normativos, principalmente. Su estrategia en todo este tiempo ha sido valerse de los empleados, tenerlos motivados para que aportaran valor a la empresa y así superar el bache. La directora de Recursos Humanos de Diageo España, Clarissa Nunes, asegura que su compañía "trata de que el entorno de trabajo sea informal y alegre. En nuestra sede no hay despachos, sólo algunas salas para celebrar reuniones. No es una empresa nada jerárquica".

En tiempos difíciles, la firma trata de motivar a los empleados "trabajando muchísimo en la comunicación. Atravesamos las crisis con planes e informamos acerca de estos, para que nadie piense que vamos a estar sentados esperando a que todo pase". Así se logra que la gente confíe "en la ética de los líderes, en su conducta, en la compañía. Los trabajadores ven consistencia, sienten que la empresa tiene una estrategia".

Dentro de los valores que se infunden desde el departamento de Recursos Humanos está el valorar a los demás. "El trabajo es muy competitivo, algo que nos ayuda a crecer". Pero que sea competitivo no significa que deban producirse disputas entre trabajadores. Los empleados aceptan el reto de competir, de superarse, y la empresa encauza estos deseos.

Invertir en las personas

"Uno de los pilares más importantes de Diageo es la inversión en las personas", asegura Clarissa Nunes. Un empleado que se siente estancado en su puesto de trabajo sucumbirá cuando vengan mal dadas. En cambio, si siente que su trabajo le hace progresar rendirá bien, sin que la situación externa lo condicione. En este sentido, la apuesta por la formación es una baza a favor, tanto de la empresa como de los empleados. "Tenemos una herramienta con la que nuestros empleados comunican cómo quieren que sea su carrera profesional, qué ambiciones tienen, qué quieren hacer en el futuro". Así, los superiores tratan de orientar a los empleados para poder satisfacer sus deseos de crecer dentro de la compañía y favorecen así la movilidad interna, alejándose de la rutina diaria.

"Yo soy un buen ejemplo de ello", apunta la directora de Recursos Humanos. Clarissa Nunes es brasileña y comenzó a trabajar en Diageo en su propio país. No tardó en ampliar su zona de influencia al Cono Sur. Pero ella deseaba algo más, y acabó considerando que España era el destino idóneo para ella. "Primero fijas dónde quieres ir, qué quieres hacer. Tenemos un sistema muy transparente para saber cuáles son las vacantes disponibles, así que cuando el puesto al que aspiraba quedó libre, me vine a España". Para ser una candidata con posibilidades de tener éxito, tuvo que trabajar duro, formarse, siempre con la ayuda de la empresa "Al final, tratamos de hacer coincidir lo que Diageo puede necesitar, con lo que el trabajador puede necesitar".

La compañía dueña de J&B trata de prestar facilidades a sus empleados, y fomenta que los trabajadores concilien su vida laboral con la vida personal y familiar. Los horarios son flexibles y en verano se concede una jornada reducida. La empresa amplía voluntariamente el permiso por maternidad, más allá de lo estipulado en la ley. Incluso permite que los empleados puedan trabajar desde casa.

También los sueldos son una herramienta de motivación. Cuentan con una parte fija y una variable, sujeta a la consecución de unos objetivos. "Los trabajadores de Diageo pueden, de alguna forma, cobrar a la carta". La parte fija de su sueldo lo pueden destinar, parcialmente, a la adquisición de un ordenador o a pagar la guardería de sus hijos, por ejemplo. "Es un sistema complicado, pero merece la pena", admite Nunes.

'Beat, marcamos el ritmo '

Durante esta semana, Diageo Iberia ha invitado a sus 550 trabajadores a un hotel de Punta Umbría (Huelva), para celebrar una convención que no había tenido lugar en los dos últimos años. "Queremos celebrar el año que ha pasado, reconocer el esfuerzo de la gente", explica Clarissa Nunes. ‘Beat, marcamos el ritmo’, es el lema con el que han titulado la reunión. "Con ello queremos transmitir que la fuerza de todos juntos, pero cada uno con su propio papel, su ritmo, podemos hacer que la empresa sea líder". Lo que hace de ésta una convención diferente es el tono distendido con el que se ha llevado a cabo.

No ha habido presentaciones de Power Point. En Diageo confían en que así, con presentaciones musicales y humorísticas, el mensaje que se quiere lanzar a los empleados se comprenda mejor (resultados de la empresa, objetivos para la nueva campaña, responsabilidad social). También han aprovechado la ocasión para estrechar los lazos entre los empleados: "Es posible que un comercial en Valencia no conozca al de La Coruña, y es interesante que se relacionen", afirma Nunes. La convención es también un modo de devolver a los trabajadores lo que han dado a la empresa: han disfrutado de tiempo libre, de un concierto de Coti y de un regalo, un iPod para cada uno.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.