Los empleados de Lehman Brothers en Londres dejan las oficinas de la entidad con una mezcla de tristeza, enfado y resignación, al igual que otros empleados de oficinas de todo el mundo, tras la noticia del cierre del banco por la crisis financiera.

Los empleados de Lehman Brothers en Londres dejaban ayer las oficinas de la entidad con una mezcla de tristeza, enfado y resignación y cargados con cajas repletas de efectos personales de todo tipo. Tras la noticia del cierre del banco, empleados de todo el mundo comenzaban a recoger sus pertenencias mientras esperaban saber, al menos, si se les pagaría el último mes de trabajo. Algunos ejecutivos confesaban haber comenzado a buscar alternativas laborales ayer mismo, aún antes, incluso, de haber terminado de recoger sus cosas en la oficina.

'Todo el mundo está hablando por el móvil y contactando con cazatalentos ', aseguraba Duo Ai, empleado de 26 años de edad de la división de investigación cuantitativa de renta fija, mientras salía de las oficinas de Lehman en Canary Wharf, en Londres. 'Todo esto es un caos. La única duda que tenemos ahora es si recibiremos la paga de este mes ', señalaba, tras reconocer que los empleados del banco están muy enojados. 'Cualquier resultado sería mejor que éste '.

Lehman cuenta con unos 6.000 empleados en toda Europa. En el caso de los españoles, la plantilla no acudió a trabajar ayer, mientras en Londres unos 40 reporteros, 10 cámaras de televisión y fotógrafos llegaban a la sede que la compañía tiene en la ciudad, un edificio de vidrio de 32 pisos, dispuestos a entrevistar a los empleados que dejaban las oficinas. Media docena de policías se encontraban en la escena para controlar la situación.

Un empleado de Lehman en la capital británica, de 21 años de edad y que prefirió no ser identificado, explicaba cómo él y unos 90 de sus colegas profesionales fueron llamados y despedidos por el departamento de recursos humanos. Todos ellos habían empezado a trabajar hacía apenas una semana. Mientras, una portavoz de Lehman en Londres, que pidió el anonimato, señalaba que la empresa no haría comentarios sobre la situación. 'Es terrible ', se quejaba Kirsty McCluskey, de 32 años, mientras cruzaba la calle frente a las oficinas. Algunos trabajadores se apresuraban a completar sus cuentas de gastos; otros dejaban el edificio con sus artículos personales amontonados en cajas, y un tercer grupo miraba por la ventana mientras hablaban, nerviosos, por el teléfono móvil.

'Es desastroso, pero pienso que la gente de Lehman es lo suficientemente experimentada y profesional como para aceptar esto ', explicó Burhan Udin, de 30 años, un ejecutivo del departamento de control de productos financieros. 'La Fed no nos rescató ', añadía Khash Sajadi, de 32, vicepresidente de la división de capital hipotecario del banco en Londres. 'Ésta es la decisión correcta. Como contribuyente, más que como empleado de Lehman, uno no debería tener que pagar por las decisiones de otros. Es una historia triste para mí y para muchos otros ', concluía.

En Oriente, mudanza entre dudas

Lehman emplea a 3.000 personas en Asia, excluidas las operaciones administrativas en India. La región suponía un punto destacado para el banco, dado su inserción en nuevos mercados. Sin embargo, también en Tokio, una mujer que se identificó como empleada de la entidad, aseguró que los empleados estaban empaquetando y sacando sus pertenencias rápidamente de las oficinas.

Otro ejecutivo de Hong Kong, que arrastraba una maleta, señaló que había decidido llevarse sus cosas a casa, aunque no estaba seguro de si la subsidiaria asiática de la compañía se declararía en quiebra. 'El fin de Lehman ha sido muy duro ', afirmaba otro.

En Nueva York, tras conocerse la noticia, cientos de personas con tarjetas de identificación de la entidad entraron en la sede, en el 745 de la 7th Avenue, armados con bolsas vacías que llenaron, poco más tarde, con archivos y artículos personales.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.