Un estudio que ha durado 25 años realizado por la Universidad de Florida entre 13.000 personas, señala que los hombres sexistas cobran 8.500 dólares (casi 6.000 euros) más al año.

El modelo tradicional (el hombre trabajando y la mujer en casa) es más rentable para ellos que el de un varón colaborador y partidario de la igualdad. Al menos ésa es la consecuencia que se extrae de un estudio comenzado en 1979 por la Universidad de Florida con casi 13.000 personas. A lo largo de 25 años, se siguió la evolución de estas personas, y se les fueron haciendo encuestas periódicas en las que se les preguntaba sobre el reparto de los papeles en la pareja, quién debería trabajar fuera de casa, qué pasa cuando hay niños en la familia y otros temas relacionados con la igualdad entre hombres y mujeres. El resultado es que a aquellos que tenían posiciones más conservadoras les fue mejor (al menos, económicamente). La diferencia media de sueldos era en 2005 de 8.500 dólares anuales (casi 6.000 euros al cambio de hoy).

Curiosamente, también las mujeres con ideas tradicionales salían beneficiadas, aunque mucho menos: las machistas ganaban al final del estudio una media de 1.500 dólares (algo más de 1.000 euros) más al año.

Los investigadores, en un estudio avalado por la Asociación Americana de Psicología, apuntan a que en las parejas más tradicionales el reparto de papeles hace que el hombre se dedique a su carrera profesional sin hacer concesiones a la vida familiar: ellos no sacrifican ascensos o destinos alejados por estar más tiempo en casa, ni dedican tiempo a los niños si va en detrimento de su trabajo. Por el contrario, los hombres que son más partidarios de la igualdad entre géneros están más dispuestos a ganar menos a cambio de disfrutar más de su vida familiar y de tener más tiempo libre.

En el caso de las mujeres intervienen los mismos factores, pero en sentido inverso: ellas ven normal renunciar a ascensos o a puesto que les exijan más tiempo a cambio de ocuparse de la casa y los hijos.

Además, el estudio muestra otras conclusiones extrapolables: los hijos de parejas en las que ambos trabajaban son más proclives a tener relaciones más igualitarias; la edad hace que aumente la proporción de machistas y las personas casadas o muy religiosas tienden a repetir los modelos más conservadores.

Pero hay otras conclusiones. La principal, que en general se observa que ganar más dinero no implica estar más contento o más satisfecho con la vida que se lleva. Aunque esto hay que estudiarlo más a fondo, advierten.

Acceso a University of Florida: http://www.ufl.edu

Acceso a American Psychological Association: http://www.apa.org

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.