Daniel Sapiña no acudió ayer a la Oficina de Trabajo de la Generalitat exclusivamente a buscar empleo, sino a solicitar uno de los créditos que el Gobierno catalán ha anunciado para ayudarse a pagar la formación.

Este ex jefe de personal de una empresa de software, ahora en paro, necesita esta ayuda para pagar un master que empieza el mes que viene. "Me han dicho que no saben todavía cómo va a funcionar, que lo están mirando con los bancos, y que me han abierto ya el expediente", explicó ayer Sapiña, satisfecho, en general, de la ayuda de la orientadora.

Uno de los requisitos para acceder al crédito (de un máximo de 5.000 euros), explicó, era pasar por la entrevista de uno de los primeros 150 orientadores laborales que ayer empezaron su función de las oficinas públicas de empleo. Sapiña lo hizo ayer en el centro ubicado en la calle de Aragó de Barcelona y le comunicaron que las ayudas a la formación que él busca "se empezarán a gestionar el 1 de diciembre".

La profesional que lo atendió, Isabel Villena, lleva años trabajando en esa misma oficina, pero acaba de ser promocionada como orientadora laboral, aunque asegura que se han incorporado a este equipo de orientadores profesionales personas también procedentes de la empresa privada.

Su función consiste en "ayudar a la gente a hacer un autodiagnóstico sobre las capacidades que las personas tienen y las oportunidades que el mercado de trabajo les puede ofrecer, un seguimiento sobre las áreas en que se pueden formar", explicó Villena.

En el caso de Daniel Sapiña, el recetario ha sido el siguiente: "Debo mirar las ofertas por Internet y aprovechar las redes sociales como Facebook para profesionales para hacer contactos, y estar a abierto a otros empleos distintos al que busco", explica este ex directivo de recursos humanos.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.