La empresa El Punt del Peix ha despedido a una trabajadora que está en el hospital en coma alegando faltas repetidas e injustificadas de asistencia y puntualidad. La familia estudia pedir 20.000 euros de indemnización.

La empresa El Punt del Peix, con sede social en Palau Solità i Plegamans (Barcelona), ha despedido a una trabajadora que está en el hospital en coma alegando faltas repetidas e injustificadas de asistencia y puntualidad.

El Colectivo de abogados Ronda, de Barcelona, ha denunciado en un comunicado el despido de la mujer, S.T.C., que está en coma desde que el pasado mes de septiembre sufriera un grave accidente de tráfico.

La dirección de El Punt del Piex, una cadena de tiendas de venta de pescado minorista, alega en la carta de despido de esta trabajadora el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, que cita como motivo para echar a un empleado las faltas repetidas e injustificadas de asistencia y puntualidad.

Según el Colectivo Ronda, la actitud de la empresa "es especialmente grave y demuestra un menosprecio total por los derechos de la trabajadora que no sólo está de baja, motivo más que justificado para faltar al trabajo, si no porque además está hospitalizada y en coma".

El abogado de la familia, José Antonio González, miembro del Colectivo, ha explicado que en el trasfondo del despido se encuentra un motivo económico al considerar la dirección de El Punt del Peix que no podrían asumir el coste de la baja de la trabajadora que, dada su situación, podría ser larga. Aunque no se puede calcular una indemnización que pueda compensar el sufrimiento de la familia, ha opinado González, la cantidad que estudia el abogado es de unos 20.000 euros, una cifra que deberá determinar el juez en última instancia

Los abogados han indicado que este despido "sobrepasa" a todo lo que en el campo del despido han debido tratar como profesionales, y lo califican de "despropósito".

La madre de la trabajadora ha calificado la actitud de la empresa de "vergonzosa"y ha asegurado que la familia está "moralmente destrozada" por lasituación. Montserrat Casares ha explicado que la familia comunicó el accidente que sufrió su hija a la empresa El Punt del Peix, donde trabajaba, el pasado mes de septiembre y que desde entonces ha entregado los partes de baja, tal y como marca la legislación laboral.

"Este despido no tiene justificación -ha indicado Casares-. No lo puedo entender. Para mí, es vergonzoso. Como madre, estoy dolida y moralmente destrozada, igual que toda la familia". Según ha explicado la madre, la mujer despedida volvía a su casa de pasar la tarde con unas amigas cuando cayó y se rompió tres costillas, que le afectaron un pulmón y tuvo una parada cardiorespiratoria.

Desde mediados de septiembre, se encuentra ingresada en la UVI del Hospital del Valle de Hebrón en coma y los médicos han comentado a la familia que podría quedar en estado vegetativo.

Accés a Col·lectiu Ronda: http://www.cronda.com

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.