En el actual entorno cambiante, los directivos valoran cada vez más a los trabajadores híbridos y flexibles, con capacidad de aprender y adaptarse a la nueva normalidad laboral que ha dejado la pandemia de la Covid-19. Algunas de las competencias transversales más buscadas son la capacidad analítica, la comunicación, la atención al cliente, la gestión de equipos y de proyectos, la resolución de problemas, entre otras. 

El coronavirus ha acelerado cambios que ya estaban latentes en la empresas, como el proceso de digitalización, la innovación tecnológica, el aumento de la automatización y las nuevas maneras de trabajar. Todo ello ha obligado a los directivos a buscar perfiles mucho más híbridos y flexibles, profesionales ágiles a la hora de aprender nuevas tareas y adaptarse a la nueva normalidad laboral. Y más si tenemos en cuenta que el 50% de los trabajadores necesitará volver a formarse para 2025, a medida que aumente la adopción de la tecnología, según el informe “El futuro del Empleo 2020” del Foro Económico Mundial. Todo ello sin olvidar que –como predice otro informe, “Talent Trends Report 2019”– el 85% de los empleos del 2030 aún no se ha inventado.

En un mundo cambiante y retador, las competencias transversales alcanzan cada vez más importancia. Hoy son la prioridad formativa para el 40% de las empresas, según el “Estudio de tendencias de RRHH 2021”, elaborado por Randstad, en colaboración con la CEOE. Entre estas competencias transversales prioritarias destacan habilidades como capacidad analítica, comunicación, atención al cliente, gestión de equipos, presentaciones, resolución de problemas, gestión de proyectos, etc. Para Jorge Mendoza, psicólogo y con una larga experiencia en departamentos de recursos humanos, “hoy las empresas buscan personas, especialmente en el caso de los directivos, que tengan una visión global y amplitud de mira, que sean organizadas, honestas, que tengan capacidad de trabajar bajo presión y en equipo. Con el teletrabajo se ha visto la importancia de saber hacer equipo”, subraya este experto.

Cambios y oportunidades

“En los próximos diez años vamos a ver más cambios que en los últimos cien, y estos cambios generan oportunidades en todos los sectores. No hay ningún sector ajeno a una potencial disrupción”, apunta Joan Riera, profesor de Esade y fundador y CEO de Active Development, quien añade: “Vivimos un periodo de liberación porque vamos con patrones antiguos y es necesario desaprender para ver qué pasa hoy”. Desaprender para aprender de nuevo, pero con otra mirada. Una mirada como la de Simon Dolan, presidente de la Global Future Of Work Foundation (GFWF), para quien las soft skills son las competencias necesarias para la nueva economía, para los nuevos puestos digitales. “La técnica, la tecnología, son importantes, pero lo que cuenta más es aquello que hasta ahora no se ha enseñado en las universidades, como saber trabajar en equipo, formarse a lo largo de la vida... En definitiva, saber adaptarse al cambio”, explica este gurú del mundo del trabajo.

La adaptación al cambio es una de las soft skills que más valora en su plantilla el 50% de las empresas, aunque también es una de las cualidades más difíciles de encontrar entre los profesionales, apunta una encuesta realizada por InfoJobs.

Dionís Guzmán, director de ISDI Barcelona, escuela de negocios pionera en formación digital de España, considera que hoy las habilidades más necesarias son las sociales y emocionales, como liderazgo, capacidad de comunicación, empatía, creatividad, resiliencia, pensamiento crítico, dotes de negociación, etc. “que son aquellas que nos hacen humanos y que nos van a garantizar la empleabilidad”.

Guzmán aconseja a los directivos “apostar por la gente que aprende rápido”, y añade: “De todas las capacidades que necesitamos, la más importante es ‘estar en capacidad constante de aprender’, estar en versión beta permanente, y actualizarse cada vez que sea necesario, trabajemos en lo que trabajemos. En un mundo en el que el cambio es constante, la capacidad de avanzarnos es muy importante”, remarca.

Para ello, Natalia Olson-Urtecho, consejera de Innovación de la Casa Blanca durante el mandato de Barack Obama, recomendó –en la conferencia que impartió hace unos días en el certamen de emprendedores Bizbarcelona– crear programas de corta duración para formar a los jóvenes teniendo en cuenta que los negocios están cambiando “y debemos tener personas capacitadas para la transformación digital que viven todos los sectores”.

La palabra ‘cambio’ también está en boca de Yolanda Treviño, fundadora de Valkiria Hub Space, un espacio de trabajo innovador en el corazón del 22@. Treviño explica que vivimos una época de cambio constante. “En nuestra vida profesional nos vamos a reinventar cuatro o cinco veces de forma radical y, por ejemplo, un médico pasará a ejercer de veterinario. Es necesario vivir diferentes experiencias para saber adaptarnos a estos cambios y aprender de los errores”. Para lograrlo, Treviño considera imprescindible aprovechar todo tipo de formación que ayude a “pensar fuera de la caja”.


RESKILLING

¿Estaría dispuesto a adquirir nuevas habilidades y conocimientos diferentes a los de su puesto de trabajo?

75% de los trabajadores totalmente de acuerdo
23% solo si es necesario
2% totalmente en desacuerdo


*Fuente: 2020 BCG/The Network

 

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.