El trabajo híbrido flexible se impone en los planes de las principales compañías, que no terminan de perfilar del todo cómo será el regreso a sus centros por la pandemia y la Ley del teletrabajo.

Arranca el curso prácticamente igual que acabó. Aunque septiembre parecía ser el mes elegido para la gran vuelta a la oficina gracias a los avances en el ritmo de vacunación, las continuas olas de la pandemia y la implantación de la Ley del teletrabajo están frenando el regreso. Semanas de cuatro días laborables, smart working, libertad para trabajar desde cualquier lugar, flexibilidad horaria, nuevos modelos de trabajo... Las empresas experimentan con una amalgama de soluciones cambiantes para equilibrar el trabajo presencial con el teletrabajo (que con la pandemia dejó de ser una opción para convertirse en obligación) en una situación inédita que se prolonga ya un año y medio.

A día de hoy, el modelo híbrido flexible sigue siendo el rey para articular el desfile de empleados a los centros de trabajo, con un dilatado abanico de opciones en el que gana terreno el teletrabajo. La mayoría de las empresas mantienen los protocolos previos al verano. La excepción la pone BBVA, que acaba de reformular su hoja de ruta: el miércoles sus empleados de corporativo aparcaron la asistencia voluntaria para trabajar un 60% en la oficina y un 40% en remoto. Este formato de 3 días presenciales y 2 de teletrabajo es también el favorito de L'Oréal, de Google (de cara a su regreso en octubre) y por el que opta Iberdrola para los empleados que lo soliciten. Mutua se decanta por entre 2 y 4 días de teletrabajo y Acciona por un día en remoto.

La mayoría de las empresas ya han reincorporado a sus profesionales, que acuden por turnos para cumplir un aforo medio del 50%, salvo Naturgy y Sanitas que pueden alcanzar el 60%, e ING que tiene un 20%. Para ello, empresas como Telefónica, CaixaBank y Repsol optan por el trabajo presencial en semanas alternas, aunque con predominio del teletrabajo para la operadora, que además innova con la jornada de 4 días. Y Naturgy apuesta por dar la cara en días alternos.

Santander y PwC trabajan sin una pauta fija de asistencia, al igual que Everis, que ha dado manga ancha a sus empleados para teletrabajar hasta el 100% de su tiempo. Algo similar ocurre en Liberty, que aún no tiene fecha para el regreso a la oficina y cuando vuelvan será con un máximo de dos días presenciales.

En el extremo opuesto están Iberdrola, Mercadona y algunos despachos de abogados, que tienen al 100% de su plantilla trabajando en oficinas o lo tendrán este mes.

Pendientes del calendario están Siemens Gamesa, que reabre el 13 de septiembre sus oficinas (pero la vuelta es voluntaria), y los empleados de Mapfre, que esperan novedades a partir del 15 de septiembre, cuando finaliza su jornada continua.

Naturgy, L'Oréal e ING cambian su sede y otras la adaptan

Nueva realidad con nueva o rediseñada oficina. Éste parece ser el mantra de grandes compañías como Naturgy o ING, que se han mudado de sede en pleno Covid-19. Pero no son las únicas. L'Oréal se trasladará el próximo año y otras compañías como Repsol, Sabadell o Siemens Gamesa han aprovechado las nuevas fórmulas de trabajo afianzadas con la pandemia para transformar sus oficinas corporativas eliminando ordenadores y puestos fijos, y haciendo sus espacios más diáfanos, flexibles y colaborativos.

Naturgy ha estrenado en los últimos tres meses cuartel general en Madrid y en Barcelona. Sus nuevas sedes son más digitalizadas, sostenibles y flexibles. La de Madrid, en Avenida de América, tiene oficinas sin papeles e infraestructura de carga de vehículos eléctricos. Sus equipos ya se han reincorporado a la oficina, pero trabajan con aforos de entre el 50% y el 60% para los que acuden en días alternos.

En septiembre de 2020, ING cambió su sede al Campo de las Naciones de Madrid para garantizar la seguridad y comodidad de su plantilla con la nueva realidad laboral. La dotó de espacios libres de ruidos, áreas de recarga y salas agile. El banco nativo digital instauró en junio el modelo eWork que da la opción a sus empleados de administrar su lugar y horario de trabajo siempre que desconecten a las 19 horas.

L'Oréal quiere que ir a la oficina "tenga un valor añadido y se convierta en toda una experiencia". Con esa premisa, el gigante de la cosmética se trasladará a finales del próximo año a un nuevo cuartel general más sostenible en la calle Alcalá, 546 que "estará dirigido por la tecnología para el bienestar de los empleados". L'Oréal acaba de estrenar un modelo híbrido que combina tres días en la oficina y dos en remoto.

Las sedes de Google también se apuntan al futuro con la vuelta a la oficina. Sus empleados podrán disfrutar de innovaciones tecnológicas como módulos de trabajo transformables, salas al aire libre o escritorios que se adaptan a las preferencias de cada empleado (como la altura del monitor o la temperatura ambiente) con sólo pasar su tarjeta personal.

BBVA exige ir 3 días a su sede y aparca el trabajo híbrido voluntario

Se acabó el trabajo híbrido voluntario implantado en julio de 2020 para los 5.600 empleados de BBVA que están en su sede de Las Tablas (Madrid). Después de año y medio casi sin aparecer por su cuartel general, la entidad inauguró el miércoles un modelo híbrido flexible en el que cada empleado de servicios corporativos debe ir tres días a la sede y trabajar dos en casa o, lo que es lo mismo, trabajar un 60% del tiempo de forma presencial y un 40% en remoto. Esta nueva fase laboral "no es definitiva y se seguirá adaptando en función de las necesidades y de los datos sanitarios", según fuentes del banco. De esta manera, el banco otorga flexibilidad para elegir los días, pero los equipos deben intentar que coincidan presencialmente sus miembros durante las mismas jornadas, y siempre teniendo en cuenta las restricciones de aforo del 50% que todavía se mantienen.

Además, para gestionar el uso de los espacios de trabajo y los límites de aforos, la entidad que preside Carlos Torres puso en marcha a mediados de agosto una app para gestionar la demanda de espacios de manera holística, tanto puestos de trabajo compartidos (hot desking) como reserva de parking o salas de reuniones. Para reducir posibles contagios, BBVA ha fomentado en todo momento la jornada continua y la entrada y salida flexibles. Además, la entidad impulsa los espacios abiertos en detrimento de los puestos individuales.

Telefónica: flexibilidad para todos y piloto de semana de 4 días

"El trabajo no puede ser totalmente remoto", aseguraba este verano José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica. De hecho, a su sede de Las Tablas (Madrid) se ha incorporado la gran mayoría del personal cumpliendo un aforo máximo del 50% en una modalidad de flexibilidad "basada en la confianza", explica la compañía. Sus empleados van a la oficina en semanas alternas pero, además, el 40% del tiempo de trabajo que tienen presencial lo pueden realizar en remoto. La operadora afronta una apuesta total por la flexibilidad para toda la plantilla y ofrece fórmulas innovadoras como un piloto de semana de cuatro días (de lunes a jueves) que arranca el 1 de octubre, durará tres meses, supone una reducción del sueldo y tendrá un 20% de bonificación. Además, cuando finalicen las medidas antipandemia, cerca de 16.000 profesionales de Telefónica España tendrán acceso a las nuevas formas de trabajo a distancia: teletrabajo y smart work. Así, cerca de 11.000 empleados podrán teletrabajar de forma flexible, y otros 5.000 se podrán acoger a la modalidad de smart work destinada a comerciales. Esta última opción supone una evolución del teletrabajo y está basada en objetivos y en el no presentismo. Además, permite elegir dónde trabajar sin importar la cantidad de horas.

Repsol reformula sus oficinas y las vacía a las 15 horas

Al regreso de vacaciones, los empleados de Repsol se han encontrado que la empresa ha implementado prácticamente al 100% en sus tres sedes de Madrid (Campus Repsol, Repsol Tech Lab y Tres Cantos) los nuevos espacios de trabajo. Esto ha sido fruto del programa Repsol Digital Work Place, que se ideó y testó hace más de dos años y que supone una nueva forma de ver y materializar el trabajo desde el punto de vista de las personas, la digitalización y los espacios de trabajo, "que nos permiten contar con más espacios colaborativos, de innovación y de trabajo en equipo", explica Carmen Muñoz, directora general de personas y organización de Repsol.

La empresa energética que pilota Josu Jon Imaz destaca que esta vuelta a la oficina que iniciaron de forma gradual en mayo de 2020 la hacen "con la tranquilidad que nos ha proporcionado la experiencia de haber optado por un modelo híbrido: trabajo presencial con un aforo máximo, que actualmente es del 50% de la plantilla de nuestras oficinas, y teletrabajo". Para ello, acuden al trabajo en semanas alternas. En esta empresa de multienergía tratan de ser realistas y no barajan fechas concretas para el regreso de toda su plantilla de forma simultánea. Las oficinas de sus centros corporativos se cierran a las 15 horas para reducir el contacto, desinfectar y evitar la hora de la comida.

Santander: sin pauta fija para ir a sus oficinas corporativas

Santander brilla por su flexibilidad laboral. No en vano lleva años trabajando con un programa llamado Flexiworking. El banco que preside Ana Botín aún no ha establecido una metodología concreta para ir a sus oficinas corporativas. De hecho, desde que estalló la pandemia cada equipo se organiza en función de sus necesidades para ir a su sede de Boadilla (Madrid) siempre que se garanticen las medidas de seguridad y los aforos. En su sede -donde trabajan 7.000 personas- y en las instalaciones de Santander España de la madrileña calle Luca de Tena, la ocupación ronda el 55%. La entidad apuesta por un modelo híbrido y flexible para aprovechar las ventajas de teletrabajar aprendidas estos meses, a la vez que impulsa el trabajo presencial, ya que es fundamental para fomentar las "relaciones de confianza, la colaboración y el compromiso", indica. Santander cree que es "pronto" para concretar qué porcentaje de su plantilla teletrabajará en el futuro.

Mapfre: el 15 de septiembre podría tener nuevo protocolo

Los empleados de la aseguradora que capitanea Antonio Huertas cuentan los días para que llegue el 15 de septiembre, que es cuando finaliza su jornada intensiva y la compañía podría modificar su protocolo para ir a la oficina. Mapfre tiene actualmente al 90% de sus 11.000 empleados en las oficinas. Para garantizar los aforos, la mitad de ellos trabaja en remoto un día en semana y la otra mitad en semanas alternas. El 10% restante que teletrabaja de forma continua son personas con riesgos, enfermedades, prevalencias y que no se han reincorporado desde el confinamiento. De hecho, Mapfre prevé que después de la pandemia el teletrabajo sea precisamente para ese 10% y "para puestos específicos con tareas operativas muy concretas", del mismo modo que sucedía antes del Covid. Asimismo, determinados puestos podrán optar por un día a la semana de trabajo en remoto.

Acciona implanta el teletrabajo un día a la semana

La compañía que preside José Manuel Entrecanales comenzó a incorporar a la oficina de forma progresiva a sus equipos en septiembre de 2020 y a día de hoy la mayoría ha vuelto ya a la normalidad en España bajo un modelo híbrido, que combina trabajo presencial y desde casa. Acciona también ha lanzado un proyecto piloto en España denominado home office para que sus empleados puedan teletrabajar un día en semana. En este plan ya participan 1.200 personas, de las 23.349 que emplea en toda España, y el grupo de infraestructuras espera que a finales de octubre, tras seis meses de andadura, se puedan acoger a él más personas. Pero Acciona no sólo ha modificado su modelo laboral con el Covid, también cuenta con robots propios de limpieza capaces de eliminar todos los virus con luz ultravioleta concentrada, un nuevo comedor exterior y un centro médico en el aparcamiento de su sede central de Alcobendas (Madrid).

Siemens Gamesa: vuelta voluntaria el 13 de septiembre

En una semana los 2.800 empleados de oficinas de Siemens Gamesa en España podrán volver al trabajo presencial de forma voluntaria y totalmente flexible. No obstante, sus centros abrieron hace un año para quien quisiera organizar reuniones de forma presencial siempre que el aforo no superase el 5%. A partir del 13 de septiembre, la única condición para ir físicamente a trabajar es que no se supere una ocupación del 50%. Y cuando vuelva la normalidad (que para esta empresa será cuando el número de positivos por Covid en la región no supere los 10 casos por 100.000 habitantes), Siemens Gamesa pondrá en marcha un programa de Smart Working que permitirá que cada empleado acuerde con su jefe los días que quiere trabajar desde casa, que podrán ser los cinco de la semana. También será posible teletrabajar desde cualquier parte de España.

Iberdrola ya lleva más de un año trabajando en las oficinas

Mientras la gran mayoría de las grandes empresas trata de hilvanar el protocolo para regresar a sus oficinas, Iberdrola protagonizó su particular gran vuelta a la oficina hace ya más de un año. Desde julio de 2020 el 100% de sus 4.000 empleados de sus sedes de Bilbao y Madrid trabajan de forma presencial, ya que la compañía que preside Ignacio Galán considera "imprescindible el contacto directo entre personas" para construir equipos. Con el fin de lograr la plena ocupación de sus cuarteles generales, el mayor grupo energético español activó más de un centenar de medidas entre las que destacan la realización de test de antígenos a toda la plantilla antes de su reincorporación, la separación de los puestos de trabajo de dos metros, la imposición de que sus empleados sólo puedan moverse por la planta donde trabajan, la recomendación de no compartir documentos físicos, la suspensión de visitas de personal externo, y la prohibición de realizar reuniones presenciales. Además, desde este mes, sus empleados de oficina pueden trabajar en remoto dos días en semana, según marca el convenio colectivo que firmó Iberdrola en marzo y que, entre otras medidas alineadas a la nueva normativa que regula el teletrabajo, contempla el pago de 50 euros anuales de ayuda al teletrabajador. Para facilitar el trabajo en remoto Iberdrola proporciona a sus empleados portátiles y WiFi.

CaixaBank aumenta el aforo de sus centros corporativos al 50%

CaixaBank admite que es pronto para saber cuándo se podrán recuperar las antiguas rutinas laborales, pero acaba de dar un paso más en su estrategia para volver a la nueva normalidad. La entidad, que este año se ha fusionado con Bankia, ha elevado esta misma semana el aforo de sus centros corporativos del 35% al 50%. Sus empleados de corporativo, que desde antes de la pandemia tenían la opción de teletrabajar un día a la semana, rotan entre trabajo en remoto y presencial. Los turnos se establecen por semanas completas.

Para garantizar un entorno de trabajo seguro, cada lunes, antes de acudir a la oficina, sus profesionales se hacen un autotest de antígenos por muestra en saliva que les proporciona la entidad junto con un kit de mascarillas semanales. Al llegar a los centros corporativos, todos deben dejar sus enseres personales en las taquillas. Las mesas están señalizadas con puntos rojos o verdes en función de su uso. Y tienen instaurada una política de mesas limpias no nominales, que supone que al final de la jornada, los puestos deben quedar vacíos de objetos personales y materiales de trabajo, que se guardan en armarios o taquillas. Además, sus empleados deben llevar a casa su equipo portátil todos los días por si fuera necesaria la cuarentena domiciliaria.Las consultoras

PwC, EY y KPMG abrazan el trabajo híbrido

Los modelos de trabajo híbridos triunfan entre consultoras como PwC, EY y KPMG, que aunque ya han reincorporado a sus plantillas, todas tienen a su personal teletrabajando al 50% para cumplir los aforos.

PwC espera que en los próximos meses se reincorporen más empleados a sus oficinas "cuando se suavicen las normas de seguridad y de distanciamiento social". Para la asistencia a sus oficinas no hay un criterio único y sus equipos se organizan mediante turnos rotatorios en función de sus necesidades.

EY tiene a su personal separado en dos grupos burbuja para minimizar contagios. Esta firma de consultoría tiene claro que su modelo de trabajo será híbrido. EY trabaja con un modelo de smart working 2.0 en el que sus empleados pueden trabajar en remoto, desde sus oficinas o desde las oficinas de los clientes. Estar cerca de los equipos y del cliente seguirá siendo "uno de los pilares de nuestra organización", admite José Luis Risco, socio de Talent de EY.

Los planes de KPMG cuando finalice la pandemia pasan por ajustar el trabajo a distancia al cumplimiento de determinados principios que aseguren que todos sus empleados que lo deseen puedan seguir teletrabajando parcialmente y la oficina pasará de ser un mero lugar de trabajo a convertirse en un espacio de colaboración e innovación.

Inditex y Mercadona siguen rumbos muy dispares

Inditex y Mercadona han vivido realidades muy diferentes en los peores momentos del Covid-19. En Inditex han aprovechado la pandemia para "experimentar nuevos modelos de trabajo, que nos han permitido seguir adelante", indica la compañía. Durante el confinamiento, el gigante textil creó colecciones en remoto e hizo sesiones de fotos online que sustituyeron a las tradicionales fotos en sus platós. En sus oficinas y sedes corporativas, implantaron un sistema laboral híbrido, que combina jornadas presenciales con trabajo en remoto. Los porcentajes de teletrabajo varían en función de las áreas de negocio y del departamento. Así, las áreas de Tecnología y Digital, tienen más empleados trabajando en remoto, mientras que en las divisiones de Producto, Logística o tiendas, la naturaleza de su actividad es presencial. La empresa indica que cada sección va retomando su actividad natural de forma ordenada y segura en función de los requisitos de los mercados en los que opera. Sin embargo, Inditex no da pistas de sus planes para la vuelta a sus centros al 100%.

Mercadona, que emplea a un total de 95.000 personas, de las que un 8% son de oficinas, ha trabajado en todo momento a pie de pista. En los peores momentos del Covid sólo envió a casa a 2.609 empleados (embarazadas y enfermos crónicos) y quienes no pudieron adaptar sus puestos al teletrabajo recibieron igualmente el 100% del salario.

Mutua: teletrabajo hasta 4 días semanales sujeto a productividad

Un tercio de los empleados de Mutua acude actualmente de forma asidua a las oficinas. Sin embargo, la apuesta de la aseguradora que preside Ignacio Garralda se aleja de una gran vuelta a la oficina, ya que pretende que, a finales de año, el 100% de su personal pueda trabajar en remoto entre 2 y 4 días a la semana dependiendo del departamento, tras comprobar con el Covid que el teletrabajo dio "muy buenos resultados". Para ello, Mutua ha evolucionado su modelo laboral de Soy Móvil a un nuevo formato híbrido de trabajo bautizado como Darwin, que está vinculado a indicadores que impliquen productividad. En junio, volvieron a sus oficinas bajo este modelo de trabajo a modo de piloto 400 personas de las áreas de Prestaciones, call center, Hogar, Auditoría Interna y Organización. En función de sus resultados y de la evolución de la pandemia, durante este mes "está previsto que se incorporen más colectivos al modelo, con el objetivo de llegar al 100% de la plantilla a final de este año", explica Eduardo Blázquez, director de organización de Mutua. La aseguradora también tiene un plan de flexibilidad laboral que permite a sus profesionales ajustar su jornada con horas flexibles de entrada y salida en función de sus necesidades y las de sus áreas de actividad.

Google y Goldman exigen a sus empleados estar vacunados

El avance en la vacunación ha provocado que grandes compañías exijan a sus profesionales estar inmunizados frente al Covid-19 para poder acceder a su sede. El archiconocido buscador indicó a finales de julio a sus empleados que quienes vuelvan a sus oficinas de Estados Unidos deben tener la pauta de vacunación completa, una obligación que será extensible al resto de países. No obstante, la empresa admitirá excepciones médicas para trabajar de forma presencial sin estar inmunizado. Aunque sus empleados no tienen prisa por volver a desfilar por sus oficinas, según una encuesta interna, la compañía ya ha fijado en su calendario el 18 de octubre para que vuelvan a sus centros un mínimo de tres días en semana. Además, deberán residir cerca de sus oficinas, si no quieren sufrir una rebaja salarial para ajustar su sueldo al coste de la vida.

En el sector financiero, el banco estadounidense Goldman Sachs, que desde el primer momento se mostró contrario al teletrabajo, ha dado un paso más y no sólo exigirá desde esta semana estar vacunados a sus equipos de EEUU, sino también a sus clientes. Los no vacunados deberán teletrabajar. En sus sedes europeas no es necesario estar inmunizados, aunque la mayoría ya lo están. Y en España, donde Goldman tiene alrededor de 50 empleados, prima el modelo híbrido y cada banquero elige dónde trabajar.

Las oficinas de Meliá y Barceló mantienen un aforo del 50%

El Covid ha sido el capítulo más negro en la historia de Meliá y Barceló, que tuvieron que cerrar todos sus hoteles de un día para otro. Desde entonces, en Meliá todo gira en torno a su programa de salud y bienestar llamado Stay Safe. La mitad de sus empleados de oficinas ya se han reincorporado a sus puestos y la empresa ha retomado los viajes de negocios. El grupo ha instalado medidores de CO2 para mantener la calidad del aire en los niveles apropiados y en sus hoteles ha creado la figura del embajador Covid, que interactúa con los clientes. Barceló, que ha creado el sello de seguridad propio We Care About You, ha reincorporado ya al trabajo al 79% de su plantilla de hoteles, mientras que en sus oficinas rotan al 50% entre trabajo presencial y remoto. De cara al futuro, esta hotelera analizará lo aprendido con las nuevas formas de trabajo y en función de las necesidades, los proyectos y los objetivos de cada equipo definirá unas nuevas pautas laborales.

Latham y Pérez-Llorca retoman la normalidad

En sector de la abogacía se impone la presencialidad. La gran vuelta a la oficina ya es casi cosa del pasado para la firma española Pérez-Llorca, dado que se materializó en mayo de 2020. Sin embargo, el despacho norteamericano Latham & Watkins, que cuenta con cerca de cien empleados en España, tiene programado el regreso de toda su plantilla a mediados de este mes. "Tenemos espacio suficiente para hacerlo con las medidas de seguridad y distanciamiento social", asegura Natalia Cabeza, directora de oficina de Latham & Watkins en Madrid. Actualmente, este despacho tiene al 60% de su personal trabajando de forma presencial y voluntaria. En Pérez-Llorca antes de reincorporar a sus equipos, auditaron su protocolo contra el coronavirus para conseguir el certificado de Empresa Segura Covid-19 e hicieron tests serológicosen la vuelta a la oficina, tras los periodos vacacionales y a los nuevos fichajes.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.