Los responsables de Recursos Humanos adquieren valor con la crisis y con los recortes, ya que aunque no despidan a los trabajadores, tienen que frenar las contrataciones y empezar a repartir mejor el presupuesto disponible, que da para menos.

Las crisis económicas, antes o después, tocan el bolsillo de toda empresa. Porque el consumo se contrae. Entonces, se quiere comprar más barato. La facturación cae, el negocio también... Y se reúne el comité de dirección de la compañía y sus integrantes se giran rápidamente pidiendo explicaciones al director comercial. El consumo baja, los competidores venden más barato..., o lanzamos un producto innovador o bajamos los precios, sugiere. Bajar los precios no, piensan los máximos responsables de la empresa mientras se vuelven hacia el director financiero en busca de un programa de recorte de costes. Una conclusión que lleva al comité de dirección a dirigirse hacia el responsable de personal en espera de una reducción de empleo.

Así es como el director de recursos humanos y organización de Vodafone, Pedro Díez Rodríguez-Valdés, narraba en una reunión de profesionales del ramo organizada por la empresa de selección de personal The Seletia Group el pasado jueves cómo los directores de recursos humanos están ganando fuerza en las organizaciones españolas. Los responsables del personal adquieren valor con la crisis, con los recortes. Porque, aunque no despidan a sus trabajadores, tienen que frenar las contrataciones y empezar a repartir mejor el presupuesto disponible, que da para menos. Su papel cobra fuerza en la medida en que su departamento gestiona uno de los "gastos" más pesados de la organización: la plantilla.

No hay que olvidar que el paro creció en más de 95.000 personas el pasado mes de septiembre, superando los 2,6 millones de desempleados, la cifra más alta desde 1997 y que coloca a España al frente de los países de la Unión Europea, una situación que no se recuerda desde hace años y que nos devuelve a épocas pasadas que Manuel Pimentel, ministro de Trabajo entre 1999 y 2000 con el Gobierno del PP, mira con tristeza. Lo peor: aunque el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero prevea que el año que viene el paro se sitúe en el 12,5% de la población activa, lo cierto es que los expertos calculan que será en este ejercicio cuando se acerque a ese porcentaje, frente a la previsión oficial del 10,4%, ya superada.

Pero ¿qué están haciendo los directores de recursos humanos ante la crisis? Desde el punto de vista común para todas las empresas y todos los departamentos de aquilatar al máximo los costes, la mayoría de los responsables de personal están optando por la congelación salarial, "que los trabajadores suelen aceptar", según Pedro Díez. En lo que coincide Salvador Torres, de Santander Global Facility: "En tiempos de crisis podemos negociar mejor el convenio. A lo mejor el año que viene ofrecemos una subida salarial inferior al IPC".

También por una nula o escasa contratación -Vodafone, por ejemplo, prevé fichar este año a más de 250 personas para cubrir la rotación de su plantilla (casi 4.300 trabajadores en España), del 6% anual-; por un recorte en los planes de formación, tal y como pusieron de manifiesto en la citada reunión los representantes de KPMG, Pfizer o

Ingenor; por volver la vista hacia el personal que ya está dentro de la compañía y analizar mucho mejor su trabajo a fin de saber quiénes son los candidatos al ascenso o a los puestos que van quedando vacantes.

Y hay más cambios. Los directores de recursos humanos consideran que, en tiempos de crisis, es fundamental la comunicación. Decirles a los empleados la situación por la que atraviesa su empresa y el esfuerzo de contención que se les pide. "La crisis es una oportunidad para el departamento de recursos humanos. Para hablar claro a la gente y evaluarla mejor", según Mauricio Serra, gerente de recursos humanos de Acciona.

Sin embargo, son pocas las empresas que están siguiendo este camino, con la justificación de que no conocen el alcance de la crisis. De hecho, el director general de The Seletia Group, Santiago Charro, aseguró que las compañías españolas están recortando los presupuestos del área de comunicación. Aunque algunas sí lo hacen, como puso de manifiesto Enrique Serrano, de

Matchmind: "Mostrando la cuenta de resultados a los empleados, cómo no cumplimos el presupuesto fijado y cómo eso nos lleva a apretarnos el cinturón y a hacer algún despido selectivo. Y las personas de la plantilla lo entienden".


Tirar de la gente de dentro

Ante el escaso presupuesto para contratación que tienen las empresas españolas actualmente, los departamentos de recursos humanos empiezan a mirar con más atención a los profesionales que tienen dentro de la casa y a "moverlos en la compañía. Entonces, al hacerlo, se aprecia que en la plantilla hay menos absentismo y menos rotación", según Salvador Torres, de Santander Global Facility.

En el mercado de trabajo hay más profesionales ofreciéndose, "se empieza a ver que el paro afecta ya a gente con más preparación y que había alcanzado mejores puestos, no sólo al personal poco cualificado", explica Elena Pérez Berjón, directora de Selección del Banco Popular, que este año tiene en proceso unas mil contrataciones (menos que en 2007). A lo que Elena Mediavilla, de KPMG, añadió: "Tras años en los que nos costaba mucho reclutar a la gente, ahora ya no". "Es más fácil captar el talento. Entre otras cosas porque la inflación de salarios se ha bajado de las alturas", remataba Miguel Soldán, de Naturener.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.