Hay entidades que forman emprendedores pero muy pocas que se preocupen de esta gente en la fase de instalación, consolidación y expansión. La Secot cumple una función cada vez más necesaria, la de guiar al emprendedor en sus primeros pasos.

Mire, le hablamos de microempresa para abajo, de emprendedores, de semilla... Hay entidades que forman emprendedores pero muy pocas que se preocupen de esta gente en la fase de instalación, consolidación y expansión. Hoy en muchas escuelas se enseñan planes de viabilidad, de marketing, pero cuando el emprendedor sube la persiana el primer día se encuentra solo. Aquí empezamos nosotros", explica Enrique Puig, miembro de Secot (Seniors españoles para la cooperación técnica) y ex director de división de Olivetti.

Lo que diferencia la actividad de sus miembros es "que en nuestra aproximación a los que empiezan, nos olvidamos de los libros de las escuelas de negocios y les explicamos nuestros pequeños fracasos, qué trampas evitar, poniéndonos en su lugar. Hoy se prepara a mucha gente en muchos sitios. Y cuando salen, saben fórmulas pero acostumbra a fallar el contenido", tercia Antonio Calatayud, ex director en Barcelona de Walter Thompson. Sintetizan en dos frases su trabajo: "enseñamos a pescar, pero no damos peces, tratamos de hacer reflexionar a la gente y les advertimos de los peligros, pero nunca les hacemos el trabajo". Lo hacen ellos. "Ha de quedar claro que aplicamos nuestra experiencia, no la explicamos. La diferencia es muy significativa", sentencia Puig.

Pero las demandas de la gente son cada vez más sofisticadas, "lo que nos obliga a ponernos al día. Para ello, hacemos formación continuada en grupos de personas. Tenemos hasta 24 temas diferentes", apunta Ferran Jornet. presidente de Secot Barcelona y ex subdirector de Nestlé. "Al margen de la puesta al día que nos piden nuestros clientes hacemos grupos multisectoriales y multigeneracionales para complementar la formación, con la aportación experiencial de cada uno", dice Ramón Prat, ex jefe de marketing de Nestlé.

Hay que decir que el nivel de entrada -previa selección-que se exige en Secot es alto. El perfil del miembro es una persona mayor de 55 años, normalmente con formación universitaria y una dilatada experiencia en cualquiera de los campos de la dirección de empresa, que mantiene al día sus conocimientos y que de forma voluntaria y altruista los ofrece a quienes tienen necesidad de ello, según reza la definición oficial. Además, la Secot tiene una auditoría anual de AENOR y el control de calidad se realiza de forma interno. Secot Barcelona celebra próximamente sus 20 años de andadura.

Pero, ¿que pide la gente? Lo que más les demandan son tutorías. A través de su desarrollo van saliendo todos los problemas con que se encuentran al iniciar su aventura. "Siempre vamos dos personas, uno de los cuales es generalista, que es el que calibra los problemas de la empresa. A la vista de los mismos se designa la persona que más pueda ayudar. Dicho de otro modo, le podemos cambiar el tutor en función de las necesidades", dice Puig.

TUTORÍAS PRÁCTICAS

El tipo de tutoría que aplican siempre es de orden eminentemente práctico. "los problemas, uno detrás de otro, hay que ordenarlos y priorizarlos", apunta Calatayud. Otro aspecto es que en las microempresas una persona lleva muchos "gorros" al mismo tiempo. "Eso es así, ypor esta causa no tiene tiempo de pensar en estrategias, ya que lo normal es que le desborde el día a día. Muchas veces la sola presencia de una persona con experiencia ya es una ayuda. Sólo la posibilidad de hablar de los problemas, ya supone un alivio psicológico en muchos casos", comenta Jornet. Por otro lado, Prats afirma que estas tutorías "tratan de aplicar una solución inteligente a través de los JASP (jubilados aunque sobradamente preparados), que vierten su experiencia". Y no sólo a emprendedores sino también a empresas pequeñas. "Nuestra diferencia es la experiencia".

Llegados a este punto surge una pregunta. ¿No están haciendo una competencia desleal a colegas y ex colegas? Jornet responde taxativamente. "Cuando alguien hace gratis un trabajo que puede hacer otro profesionalmente es competencia desleal. Pero en nuestro caso hay un aspecto diferencial, ya que nos dirigimos a empresas que normalmente no pueden pagar los servicios de un asesor profesional. Yo diría, pues, que no sólo no estamos haciendo competencia desleal, sino que ayudamos a que la gente que empieza en el vivero crezca sana en sus primeros años y luego pueda llegar a ser cliente de esos colegas que cita. Si se queda por el camino, nunca será cliente de nadie".


¿Y ahora qué haremos con papá?

El momento de dar el paso y dejar la actividad profesional no resulta fácil para mucha gente que ha dedicado toda su vida a la empresa, con años de responsabilidad en la misma, y de repente se encuentra que debe ceñirse al ámbito familiar. "¿Y ahora quéharemos con papá?", más de una hija se habrá preguntado dirigiéndose preocupada a su madre en esta tesitura. Una alternativa posible es incorporarse a una asociación como Secot.

Enrique Puig define muy bien el sentimiento de "hundimiento del mundo" que prevalece en estos momentos y durante un tiempo, mientras hace el símil de que un jubilado o prejubilado es como una "mesa con tres patas". "A lo que se enfrenta este perfil de sénioren su futura vida es que sólo prevalecen y se priorizan tres patas. La primera es la salud, la segunda es ´como llegar a fin de mes´y la tercera ´sentirse ocupado´,como antes de jubilarse. Hay una cuarta que es comúna todas las etapas de la vida: disfrutar del ocio y del tiempo libre". En definitiva, añade, "dedicarse a esta actividad le podríamos llamar altruismo social y profesional por tratar de devolver lo que hemos tenido, hemos disfrutado y/ o sufrido. Pero desde un punto de vista estrictamente personal, también nos incorporamos a SECOT por lo que podríamos llamar un ´sano egoísmo personal´, es decir, algunos individuos pueden sentirse anticipadamente ´expulsados´de su anterior rol profesional o pueden vivirlo así. Por ello entrar en SECOT implica autopotenciar de forma positiva la tercera pata, la de sentirse ocupado y no perder el sentido de ser útil a la sociedad". "Es una forma de recuperar en parte el ´network ´que has perdido y que te deja un vacío tremendo. El asesoramiento hace que te sientas vivo. Venimos a hacer, no a que nos hagan. De todos modos, la etapa de la posjubilación no está resuelta a nivel de individuo. Nadie te ha enseñado a ello, no está prevista y el problema es mayor cuando la esperanza de vida se alarga. Yo no creo que se pueda empezar nada cuando te jubilas, como golf, barcos... has de continuar por otro camino", dice Jornet.

Acceso a Secot: http://www.secot.org

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.