Pasado ya un año del estallido de la pandemia y con algunas lecciones aprendidas, aterrizamos los conceptos que ya han quedado instaurados y tratamos de perfilar las tendencias que se vislumbran para la segunda parte del año. Han pasado seis meses desde mi anterior participación en esta tribuna y el tiempo no ha hecho más que confirmar lo que sentíamos entonces: la pandemia ha puesto nuestras vidas patas arriba y el mundo del trabajo no es ninguna excepción. Las noticias que comparto a continuación son prueba de ello.

Para empezar, en el estudio «Las empresas españolas frente a la revolución del reskilling», que llevamos a cabo con la colaboración de EY España y cuyas conclusiones presentamos en el mes de octubre, los directivos de RRHH. entrevistados nos explicaban cómo la crisis alteró las prioridades de sus organizaciones en materia de gestión de personas de tal manera que cuestiones tácticas como el cuidado de la salud de los trabajadores, la gestión del trabajo a distancia y las comunicaciones con empleados, se convirtieron de un día para otro en la principal (sino la única) prioridad para la mayoría de las empresas encuestadas, desplazando de la agenda otras cuestiones, en principio más estratégicas, como el reciclaje profesional de sus trabajadores, los programas de «employer branding» o incluso la planificación estratégica de su fuerza de trabajo.

A lo largo de estos meses también preguntamos a las empresas, esta vez mirando a futuro, sobre cómo cambiará la forma en que trabajan una vez termine la pandemia. Lo que descubrimos fue que, una vez que las empresas (y sus trabajadores) han comprobado que teletrabajar no es imposible, el número de organizaciones que no permitirán trabajar a distancia a sus empleados, o solo se lo permitirán a una proporción muy pequeña de ellos, se reducirá significativamente. En paralelo, aumentará el tiempo promedio que trabajarán a distancia las personas a quienes se les permite trabajar de este modo. No obstante, las empresas «distribuidas», en las que casi todos sus empleados trabajan a distancia casi todo de su tiempo, continuarán siendo la excepción en nuestro país. Siguiendo con los cambios, las empresas participantes en el sondeo también anticipaban un aumento de la automatización de tareas y procesos, un descenso en el número de reuniones y encuentros cara a cara, una disminución de los viajes de trabajo y el rediseño o reforma de sus espacios de trabajo.

 

Publicado en el número 364 de la revista, de mayo de 2021.

 
Adjuntos:

Descargar este archivo (c578-senales-del-futuro-del-trabajo.pdf)
Señales del futuro del trabajo
[4 págs. - pdf - castellano ], 432 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.