¿Cómo está cambiando el mundo del trabajo a raíz de la pandemia? Según Financial Times, se espera que a medida que se flexibilicen las restricciones vayan reviviendo los centros de las grandes ciudades. Sin embargo, también se destaca que el teletrabajo ya permite a algunos trabajadores mudarse fuera de los grandes núcleos urbanos, optando por lugares más alejados y asequibles. Está por ver qué tendencia se acabará imponiendo.

En la empresa de software irlandesa 3D Issue, los empleados trabajan cuatro días a la semana. Paul McNulty, su Fundador, explica que esta política ayuda a atraer talento local. Desde que comenzó la pandemia, la empresa, con sede en el condado de Donegal, a unas 140 millas de Dublín, tiene que competir también con los grandes grupos tecnológicos de la capital para conseguir nuevas contrataciones. 

El trabajo remoto ha significado que los trabajadores de tecnología en regiones como Donegal hayan podido postularse para trabajos mejor pagados en Twitter, Google y Microsoft, sin tener que mudarse.

Mientras tanto, a las zonas rurales de Irlanda se están escapando algunos empleados de tecnología que anteriormente residían en Dublín y que huyen del aumento de los precios de las propiedades en la capital irlandesa. Es un patrón que el gobierno de Irlanda desea acelerar: acaba de presentar un plan para alentar el traslado de personas de las principales ciudades al resto del país que incluye la creación de una red de más de 400 hubs de trabajo remoto y exenciones tributarias para individuos y empresas que apoyen el teletrabajo.

A medida que se relajan los cierres, parte del panorama del mundo laboral post-pandémico está comenzando a emerger y las tendencias son diversas. No ha habido un éxodo masivo de los principales centros de actividad. Capitales como Londres, París y Tokio han experimentado ritmos de salida variables durante el último año. Y, a menudo, las personas que se trasladan optan por permanecer igualmente dentro de la órbita de las grandes ciudades.

Las grandes ciudades siguen siendo atractivas y la vida en el centro ahora es más barata

Londres siempre ha atraído a los británicos de veintitantos años y ha perdido a los de treinta y cuarenta. "Soy escéptico de que veamos un cambio total,” afirma Andrew Carter, Director Ejecutivo de Center for Cities, un grupo de expertos en políticas urbanas. Muchos jóvenes se trasladaron a casa de sus padres u optaron por alquileres más baratos fuera de la capital durante los confinamientos, pero explica que hay pocos datos que indiquen hasta qué punto será algo permanente.

Del mismo modo, los que vendieron en 2020 y se marcharon de Londres para ir a otras regiones no alcanzaron un pico anterior que ya había tenido lugar en 2016, según datos de Hamptons, una agencia inmobiliaria. Y de las 73.000 viviendas que los londinenses compraron como nuevas viviendas principales fuera de la capital el año pasado, el 69% estaban en el sur de Inglaterra, a poca distancia de la capital.

Un estudio reciente de la London School of Economics sobre la pandemia y el mercado de la vivienda encontró que algunos de los mayores aumentos de precios en 2020 en comparación con 2019 fueron para casas unifamiliares lo más cerca posible del centro de Londres, no situadas en ubicaciones remotas.

"Las ciudades han sobrevivido a innumerables catástrofes naturales, epidemias o pandemias,” decía el estudio. “Aunque a largo plazo algunas adaptaciones como el uso de Zoom o más teletrabajo pueden quedarse, las ciudades se recuperarán de la pandemia de Covid-19. La gente todavía querrá vivir en las ciudades.”

Sin embargo, Londres ha perdido muchos trabajadores extranjeros. Unas 700.000 personas nacidas en el extranjero abandonaron Londres el año pasado debido a la pandemia y al Brexit, pero Carter señala que si el Reino Unido sale de la pandemia y vacuna a la población según lo planeado, podría percibirse como un "refugio seguro" y atraer a partir de entonces a más trabajadores extranjeros.

En general, "la opción de simplemente esperar y ver qué pasa es muy poco valorada en este momento,” afirma. Cita empresas, en la industria bancaria en particular, que se han "adelantado" en la reducción de su huella inmobiliaria. "Y creo que algunas de ellas en 12 o 24 meses se pueden arrepentir."

Trabajar cerca de casa es el nuevo trabajar desde casa  

Mientras tanto, la mayor tendencia es a "trabajar cerca de casa", donde los espacios de trabajo hiperlocales son útiles para los residentes que quieren salir de casa pero no quieren trasladarse diariamente hasta el centro de la ciudad. Business First, un proveedor de espacios de trabajo, dispone de nueve oficinas en ciudades alrededor de Manchester. Sarah Fretwell, su Directora, explica que durante la pandemia "se han alquilado oficinas para satisfacer esta demanda en las áreas locales donde viven los empleados.” También se observa dicha tendencia en otras ciudades, como Nueva York, y es algo que los proveedores de coworking más grandes pueden aprovechar. 

En EEUU los expertos en propiedades comerciales dicen que la huella de las oficinas post-pandemia se reducirá entre un 20 y un 30%. Y las empresas están luchando por desarrollar planes inmobiliarios a 10 años para adaptarse al cambio.

Debra Moritz, Directora de Consultoría Estratégica de Cushman & Wakefield, estima que el número de empleados que trabajarán completamente fuera de la oficina se doblará desde el 5%, mientras que un 10 o 20% trabajará en la oficina cinco días a la semana. El resto dividirá su tiempo entre el hogar y la oficina.

Las ciudades más pequeñas atraen a los recién llegados

Algunos pueblos y ciudades, como Miami, Florida y Austin ofrecen ventajas fiscales, préstamos con tasas de interés bajas y otros incentivos económicos para alentar a las empresas a trasladarse hasta ellas.

En Europa, una buena infraestructura de transporte y las ganas de trabajar desde casa han provocado un repunte del número de personas que se van del centro de París y Berlín. Algunas ciudades intensificaron su marketing para atraer a aquellos que buscan hacer una mudanza permanente.

En Alemania, la pandemia ha cambiado las actitudes hacia el teletrabajo. Una encuesta a 500 empresas realizada por el Fraunhofer Institute for Industrial Engineering y la German Association for Human Resource Management encontró que el 90% estaban abiertas a ofrecer más opciones para teletrabajar. Matthias Günther, economista del Pestel Institute, afirma: "Cuando solo tienes que ir a la oficina dos veces por semana puedes expandir el radio de tu búsqueda de piso."

Incluso antes de la pandemia, la llegada de parisinos a Burdeos no siempre fue bien apreciada. En 2019, aparecieron pegatinas por toda la ciudad que decían “Parisian, go home.” Más al norte en cambio, Fabrice Joubert, Subdirector de Desarrollo de Nantes-Saint Nazaire, una organización entre cuyos objetivos está atraer empresas y talento de París a las dos ciudades, explica que las empresas locales están preocupadas por si las compañías parisinas pueden “robar” talento local altamente cualificado. 

Aproximadamente uno de cada 10 parisinos abandonó la capital durante el primer confinamiento, según el instituto nacional de estadísticas francés Insee, y solo una pequeña parte -4.000 de 208.000- ha regresado por ahora. Los expertos señalan que las empresas se han vuelto más flexibles para responder al creciente deseo de los parisinos de vivir en áreas más alejadas. Algunas empresas incluso someten a votación sus decisiones vinculadas a traslados o aperturas de segundas oficinas. 

En Japón, las reubicaciones también se han concentrado en las áreas circundantes a la capital. El coronavirus ha supuesto un acicate para quienes estaban considerando mudarse, pero "la gente todavía quiere estar en áreas que se encuentren a poca distancia de la oficina,” afirma Hiroshi Takahashi, Presidente del Furusato Kaiki Shien Center, una organización sin ánimo de lucro que apoya a las personas que regresan a sus lugares de origen o que se mudan al campo.

Cultura

La cultura laboral ha demostrado ser durante mucho tiempo un escollo en la adopción del teletrabajo en Japón. La pandemia ha puesto de manifiesto las ineficiencias de la vida laboral tradicional centrada en el presentismo. 

El teletrabajo y las oficinas satélite han despegado en corporaciones con visión de futuro como Fujitsu. Pero el cambio ha sido más lento en las empresas más pequeñas que carecen de infraestructura y mentalidad de gestión.

Encuestas recientes muestran que más de tres cuartas partes de los empleados de las empresas japonesas aún no han adoptado el teletrabajo. Sin embargo, algunos apuestan porque las oficinas cambiarán para adoptar prácticas más flexibles. Las cifras del Gobierno demuestran que ha habido más personas que se marcharon de Tokio que las que se mudaron a la capital durante casi todos los meses desde mayo del año pasado, un fenómeno no visto desde 2013.

Tanto si las personas deciden mudarse de las principales ciudades como si permanecen en una órbita cercana, un aspecto positivo de trabajar desde o bien cerca de casa es que las personas "se conectan mucho más con sus vecindarios,” afirma Lynda Gratton, profesora de Práctica de Gestión en la London Business School. "Me encantaría ver que otras ciudades se desarrollan del mismo modo.” 

 

Conboye, Janina; et al. "From Tokyo to Bordeaux – the future of work takes shape". Financial Times, 01/04/2021 (Artículo consultado online el 09/04/2021).

Acceso a la noticia: https://www.ft.com/content/7db6dbe2-5ac5-4e08-9ec5-f72f0bc1f5aa

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.