La metodología de los bootcamps nació en Estados Unidos y no fue hasta 2013 que llegó a España. El sector ha crecido significativamente en los últimos años, especialmente en Barcelona, que con el 40,5% de los centros de cursos intensivos, lidera el sector. Según un estudio de la Mobile World Capital, la mayoría de los alumnos que realizan estos cursos encuentran trabajo antes de seis meses. 

Un 77% de alumnos de cursos intensivos de programación informática que siguen la metodología norteamericana de los bootcamps encuentra trabajo al cabo de seis meses. Son datos de un estudio de la Mobile World Capital, que analiza por primera vez en España esta formación no reglada, alternativa a los grados y másters y enfocada a habilidades específicas. Barcelona, con el 40,5% de los centros, lidera el sector, que creció un 26,70% en 2020, con 26 millones facturados.

Los bootcamps nacieron hace quince años en la costa oeste de los Estados Unidos. Trasladan el concepto militar de entrenamiento intensivo a las disciplinas tecnológicas y buscan una rápida empleabilidad. En 2013 llegaron a España, pero ha sido durante los últimos cinco años cuando el sector ha ido creciendo. El programa de talento digital de la Mobile World Capital, Barcelona Digital Talent, ha analizado la actividad de 28 de los 35 centros que ofrecen este tipo de formación. El estudio, en el que ha colaborado la Generalitat, ha revelado que el 55% de los alumnos que acaban estos cursos de corta duración encuentra trabajo al cabo de tres meses, porcentaje que sube hasta el 77% pasado medio año.

No son cursos baratos. El 89% de las propuestas duran menos de seis meses y el promedio de matrícula es de 4.600 euros, sin IVA. El director de Barcelona Digital Talent, Jordi Arrufí, explica que “la gran mayoría de estos cursos no requieren una formación previa en tecnología”, aunque las escuelas hacen una prueba de acceso que se basa en la motivación “para hacer el sacrificio que hay detrás” y en la capacidad de razonamiento analítico, “clave en desarrollo de software”. La gran mayoría de cursos (89,29%) se centra en aprender a crear programas web y un 96% requiere algún grado de presencialidad.

El sector de las tecnologías de la información y la comunicación creció un 13% en Catalunya en 2020 pese a la pandemia, con la creación de 15.000 nuevos puestos de trabajo, explicó el director general de Innovación y Economía Digital, Daniel Marco, en la presentación del informe. El estudio presenta a los bootcamps como una “alternativa a las vías tradicionales y necesaria para reducir la brecha entre oferta y demanda” de un sector donde faltan trabajadores y que la virtualidad de la pandemia ha reforzado. Este tipo de cursos permiten incorporarse a puestos de trabajo muy específicos, a diferencia de a los que se pueden optar si se estudia ingeniería informática, que ofrece un bagaje más amplio y teórico.

“El reskilling (reciclaje profesional) es importante ante la crisis en la que estamos”, valora el CEO de la escuela Ironhack de Barcelona, Gonzalo Manrique. Según él, en España las empresas han priorizado los títulos oficiales, pero celebra que “se han ido abriendo a los bootcamps”. Explica que esta formación cuenta con ayudas para los desempleados en Francia y Alemania y considera que en España aún tiene que “mejorar el interés de las administraciones”.

“En Barcelona hay más inversión en startups”, expone uno de los fundadores de Nuclio Digital School, Jared Gil, que ve en la ciudad a unos alumnos más motivados para trabajar en las emergentes frente a Madrid, donde predominan las corporaciones. La capital española es la segunda ciudad con más oferta, un 33,3% del total de cursos.


CURSOS EN CRECIMIENTO Y CON UN 36% DE MUJERES

El estudio de la Mobile World Capital calcula que la facturación de las escuelas crecerá un 71,3% a lo largo de 2021, hasta llegar a los más de 45 millones de euros. En 2020 los bootcamps formaron a 6.240 alumnos y Barcelona Digital Talent estima que lleguen hasta 10.901 este año. El 55% de los estudiantes tienen entre 25 i 35 años y un 19,2% entre 35 y 45%, por lo que el target se diferencia del perfil universitario. Un 82% de los alumnos se matriculan pagando ellos mismos el curso y un 18% llegan a través de empresas.

El sector tecnológico es muy masculino, con solo un 16,5% de los puestos de trabajo, según datos del informe Digital Talent Overview 2020. Sin embargo, el estudio de la Mobile World Capital destaca que los bootcamps analizados tienen un 36% de alumnas. De hecho hay algunas escuelas como Allwomen.tech, con sede en Barcelona, que solo ofrecen programas para mujeres. “Somos un espacio para crear comunidad y referentes entre profesoras y alumnas”, destaca su directora, Laura Fernández.

 

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.