La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó en mayo de 2007 el Plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores para el periodo 2008-2017. Su coordinador europeo analiza el impacto de una mala gestión de la salud en el trabajo.

El director del Centro Europeo de Medio Ambiente y Salud analiza con ELPAÍS.com el impacto de una mala gestión de la salud en el trabajo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó en mayo de 2007 el Plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores para el periodo 2008-2017. El doctor Rokho Kim es el encargado de coordinar la implementación de sus recomendaciones en Europa, al frente del Centro Europeo para el Medio Ambiente y la Salud Laboral. De paso por Madrid para presentar las conclusiones de la última reunión de los miembros de la red de centros colaboradores de la OMS en salud laboral, Kim ha comentado por teléfono los nuevos datos con ELPAÍS.com.

"Hemos encontrado que 27.000 europeos mueren cada año por accidentes laborales, lo que sumando a los que mueren por enfermedades contraídas por su trabajo nos da 300.000 muertes anuales por causas relacionadas con el trabajo. Casi mil personas al día", explica el doctor Kim. Relata tranquilamente quién es responsable de estas muertes: "la responsabilidad principal es de los empleadores, que no están protegiendo adecuadamente a los trabajadores". "A veces desconocen [los empleadores] la legislación laboral y otras tienen otras prioridades (...) Cuando deciden recortar costes, comienzan por los gastos en salud laboral", relata el médico. El plan de acción de la OMS precisamente insta a los estados a reforzar las inspecciones laborales.

Las conclusiones de los investigadores de la OMS reflejan también el impacto económico de estas muertes: "los países europeos pierden el equivalente al 4% de su PIB cada año por éstas muertes", explica Kim. "Los países que no crecen están perdiendo mucho dinero", prosigue el doctor su análisis de las conclusiones de la reunión. No obstante, las conclusiones distinguen entre Europa Occidental y Europa del Este. Los últimos no disponen de estadísticas fiables y presentan carencias mucho más graves que los occidentales en salud laboral.

Del acoso laboral al cáncer

Las afecciones psicosociales aparecen como novedad entre las preocupaciones de Kim y la red de expertos europea. El Mobbing y el estrés crecen como riesgo laboral en los centros de trabajo. "Entre los problemas más frecuentes encontramos los músculo-esqueléticos, producidos por mantener muchas horas la misma postura frente al ordenador", relata Kim. Destaca el síndrome del tunel carpiano, producido cuando uno de los nervios que va del antebrazo a la mano queda atrapado entre los huesecillos de la muñeca, causando dolor o debilidad en la mano y extendiéndose al brazo.

Otra tipo de enfermedades frecuentes son los cánceres, de mayor prevalencia entre aquellos que trabajan con productos químicos o radiactivos. En ese sentido, Kim cita los estudios del doctor Kogervinas, del Instituto Municipal de Invstigación Médica de Barcelona. Sus informes aseguran que sólo son diagnosticados 60 de los mil cánceres que se producen cada año por causas laborales, la mayoría de pulmón o vejiga.

Acceso a página web sobre Salud Laboral en la OMS: http://www.who.int/occupational_health/en

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.