La interacción entre las personas y las nuevas tecnologías da lugar a la denominada fuerza de trabajo aumentada, un fenómeno que ya está cambiando la forma de trabajar en muchas organizaciones.

La unión entre las personas y la tecnología no es cuestión de futuro, sino de presente. La adopción de las nuevas tecnologías permite aumentar las capacidades de la fuerza de trabajo, algo que ya está transformando la manera de trabajar de los profesionales. En el último año, la pandemia ha acelerado la implantación de estos cambios, que incrementan la productividad, mejoran la experiencia de empleado y crean puestos de trabajo más inteligentes y seguros.

Entre los últimos avances que han protagonizado las empresas, destacan los esfuerzos relacionados con la digitalización de la colaboración entre profesionales y la interacción entre empleado y empleador. Además, la adopción de tecnologías de automatización, analítica e inteligencia artificial facilita las interacciones sin contacto físico en el actual contexto de distanciamiento social y eleva la eficiencia ante la presión por los costes, como señalaron los expertos en el encuentro digital Tendencias en RRHH: Personas y tecnología, organizado por EXPANSIÓN junto a EY España.

Cultura corporativa

Ante el escenario planteado por el Covid-19, las compañías tuvieron que reaccionar rápido revisando sus protocolos de teletrabajo, y apoyándose en la tecnología y la escucha activa. "La planificación estratégica de los equipos debe hacerse de forma colaborativa y corresponsable entre negocio y RRHH", señaló Pere Torrens, director global de estrategia de recursos humanos y people insights de Banco Santander. Por otra parte, Torrens hizo hincapié en que "en un entorno tan desafiante y al mismo tiempo lleno de oportunidades, la cultura es el nexo que hace que todas las piezas encajen".

A raíz de la mayor integración entre personas, tecnología y algoritmos impulsada por la pandemia, "el puesto de trabajo evoluciona hacia una plataforma multiaplicaciones que garantice una experiencia digital integrada, para facilitar la colaboración y la productividad y extender las capacidades del empleado", apuntó Jorge Aguirre, socio responsable de Workforce Advisory de EY. Frente a la visión tradicional de la tecnología como una amenaza para el futuro del trabajo, Aguirre subrayó que "la aparición de estas nuevas soluciones que facilitan la interacción entre el empleado y la tecnología y le ayudan a mejorar sus capacidades y su empleabilidad, convierten la tecnología en una oportunidad".

Más allá de la continuidad del negocio, "la clave está en cómo la tecnología nos permite mantener a los equipos más cohesionados y conectados con el propósito de las organizaciones, habilitando contextos que les permitan cubrir necesidades básicas como la salud y la colaboración con sus compañeros", indicó Antonio Budia, director de márketing y operaciones de Microsoft España. Asimismo, destacó los beneficios que obtienen las empresas que invierten en proporcionar una mejor experiencia a sus empleados: "Podemos conseguir un impacto directo sobre su compromiso, pero también tener clientes más satisfechos e incluso ganar en rentabilidad".

La aceleración de estos cambios debe impulsar a las compañías a realizar algunas reflexiones, según resaltó Jaime Sol, socio responsable de People Advisory Services de EY. Sobre todo, "es necesario determinar cuál va a ser la gobernanza de estos desarrollos para que exista un orden, el proceso de transformación tiene que llegar a todos los niveles de la organización y las empresas deben ser capaces de cuantificar el impacto de estas medidas en términos económicos y monetarios".

En cuanto a los asuntos pendientes, Santiago García, cofundador de Future for Work Institute, remarcó que "una cultura de confianza en los trabajadores es fundamental para que esto salga adelante". En el mismo plano, García también incidió en la importancia del liderazgo: "Los líderes tienen que ser más facilitadores y empoderadores, más atentos a las situaciones de estrés o incapacidad y con la capacidad de crear escenarios de seguridad psicológica".

Plataformas

Otro de los principales aceleradores de estos cambios ha sido la utilización de las plataformas no-code/low-code, que combinan las estrategias de no codificación con las de baja codificación y permiten desarrollar a gran velocidad soluciones como apps, RPAs, chatbots y algoritmos para cubrir las necesidades urgentes que ha generado la pandemia. Además, estas plataformas contribuyen a democratizar la tecnología y ponerla al alcance de todo el mundo, incrementando la capacidad para abordar la transformación digital y reinventar la interacción con la tecnología.

En este sentido, "las plataformas low/no-code van a marcar diferencias significativas entre los profesionales que las adopten proactivamente y los que no, debido al alto valor que se puede crear y a la eficiencia con la que se genera dicho valor", aseguró Pedro Egea, socio de Workforce Advisory de EY. En términos generales, añadió que "el puesto de trabajo digital está aumentando las capacidades de la fuerza de trabajo, lo que se traduce en más innovación y calidad en el delivery, mejor experiencia de empleado y mayor productividad".

En definitiva, Mónica Solaun, responsable global de digital workplace de Mapfre, expresó que "el Covid-19 ha situado a las empresas y a sus empleados ante un auténtico momento de la verdad: ha supuesto un antes y un después". Por esa razón, Solaún concluyó que la compañía afronta esta transformación con el objetivo de "avanzar con paso firme hacia un espacio de trabajo digital con fórmulas híbridas y experiencias de empleado más digitales, con cambios en las formas de trabajar y relacionarnos con equipos deslocalizados".


LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

  • Pere Torrens, director global de estrategia de RRHH y 'people insights' de Banco Santander. "En un entorno tan desafiante y lleno de oportunidades, la cultura es el nexo que encaja todas las piezas"
  • Mónica Solaun, responsable global de 'digital workplace' de Mapfre. "El Covid-19 ha situado a las empresas y a sus empleados ante un auténtico momento de la verdad"
  • Santiago García, cofundador de Future for Work Institute. "Debemos avanzar hacia un liderazgo más facilitador y empoderador, atento a las situaciones de estrés o incapacidad"
  • Antonio Budia, director de márketing y operaciones de Microsoft España. "La tecnología permite mantener a los equipos más cohesionados y conectados con el propósito corporativo"
  • Jorge Aguirre, socio responsable de Workforce Advisory de EY. "El puesto de trabajo va hacia una plataforma multiaplicaciones que garantiza una experiencia digital integrada"
  • Pedro Egea, socio de Workforce Advisory de EY. "El puesto de trabajo digital se traduce en más innovación, mejor experiencia de empleado y mayor productividad"
  • Jaime Sol, socio responsable de People Advisory Services de EY. "Entre las reflexiones que deben hacer las empresas, es clave cuantificar el impacto de estas medidas"

INNOVACIÓN

Cada vez más profesionales pueden personalizar su puesto de trabajo aumentando sus capacidades con la automatización, la inteligencia y el uso de datos.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.