La pandemia ha puesto de manifiesto que saber ajustar rápidamente la capacidad y los recursos a un entorno cambiante es la clave del éxito. En concreto, la reorganización de las plantillas ha sido una de las fórmulas más utilizadas. Según refleja un nuevo informe de Mercer, el 70% de las empresas ha facilitado el intercambio de talento internamente para crear modelos de plantilla más flexibles.

Reinventar la flexibilidad es el principal foco de los departamentos de recursos humanos en estos momentos. Así lo señala el 59% de las compañías, según el informe Tendencias Globales de Talento 2021, elaborado por la consultora Mercer. “La flexibilidad es un concepto que aparece tanto a nivel organizacional como desde el punto de vista de la oferta. Las empresas están viendo cómo adaptarse a esta nueva realidad”, explica el líder del área de consultoría de capital humano de Mercer, Juanvi Martínez.

La pandemia ha puesto de manifiesto que saber ajustar rápidamente la capacidad y los recursos a un entorno cambiante es la clave del éxito. En concreto, la reorganización de las plantillas ha sido una de las fórmulas más utilizadas. Según refleja el informe, el 70% de las empresas ha facilitado el intercambio de talento internamente para crear modelos de plantilla más flexibles. Un porcentaje al que se suma el 20% que tiene pensado hacerlo a lo largo de 2021.

Antes de la expansión del Covid-19, las empresas consideraban que el principal obstáculo para ejecutar una transformación organizativa exitosa era no contar con las habilidades adecuadas para ello. Ahora, dirigir la capacitación de los empleados hacia grupos de talentos críticos (57%), mantener el presupuesto de 2020 para el reciclaje de las plantillas (50%) e, incluso, aumentar los fondos disponibles para esta función (18%) son algunas de las prioridades inmediatas en las que están poniendo el foco los planes de transformación.

Para ello, resulta fundamental que las empresas sean conscientes de cuáles son las habilidades que necesitarán para enfrentarse a los retos del futuro y, sobre todo, conocer cómo están conformados sus equipos. “Tengo que definir dónde y qué habilidades tengo de manera interna para poder mapearlas correctamente. Así entenderé con cuáles ya cuento, cuáles tengo que desarrollar y qué otras hay que buscar fuera”, expone Martínez.

Sin embargo, de la teoría a la práctica hay un largo camino por recorrer, ya que solo el 26% de las empresas está recopilando información sobre las habilidades actuales de los individuos. Un dato que, según apunta el mencionado informe de Mercer, se mantiene bajo año tras año. Además, para conseguir el desarrollo real de las capacidades de las plantillas, la consultora insiste en la necesidad de premiar la adquisición de nuevas habilidades. No obstante, solo el 5% de las organizaciones planea recompensar estos aprendizajes y solo el 12% considera pasar a estructuras de pago por ello. “Las empresas que vinculan las carreras profesionales y la compensación con el desarrollo de futuras habilidades específicas democratizarán las oportunidades de formación y crearán una cultura que incentive la transformación empresarial”, reza el informe.

Fomentar el aprendizaje, sin embargo, no es la única tarea pendiente en la agenda de los recursos humanos; el teletrabajo, que se generalizó a lo largo de 2020 como consecuencia del confinamiento, plantea a su vez nuevos retos. Así, los datos de desempeño vinculados con el trabajo flexible están en el punto de mira para el 45% de los departamentos de recursos humanos, que deberán decidir si siguen ofreciendo –y con cuánta frecuencia– el trabajo en remoto como una opción de cara a la recuperación de la normalidad. “Es fundamental para atraer y retener el talento. También brinda la oportunidad de acceder a un mercado de trabajo más global”, recuerda Martínez. Un reto al que, en España, se la suma la necesidad de adaptarse a la nueva legislación en este ámbito.

Salud

La pandemia no ha traído consigo únicamente la necesidad de crear nuevas formas de trabajar, sino que también ha generado situaciones límite, tanto personales como profesionales en las organizaciones. Es por eso que la importancia de la salud mental, que ya había cobrado más relevancia en los últimos años, será un eje fundamental de los planes de recursos humanos de cara a 2021. “El confinamiento ha sido un entorno muy agresivo mentalmente y se ha mantenido más tiempo del que se preveía”, considera el portavoz de Mercer, quien defiende que la inmediatez en el acceso a estos servicios será la principal demanda. Así, la telemedicina dará el salto también al mundo corporativo: el 30% de las compañías pretenden instaurar el chequeo médico a distancia en el nuevo curso.

 

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.