A menudo se habla del techo de cristal que impide a las mujeres llegar a posiciones directivas dentro de las empresas. Pero existe otro techo, quizás menos conocido pero igualmente duro de romper, que hace que las personas del colectivo LGTBI se vean expulsadas de posiciones directivas. Para evitar que la orientación sexual penalice a los trabajadores se ha creado la asociación empresarial REDI, que tiene como objetivo dar visibilidad a la diversidad de género.

"Es un doble techo. En mi vida laboral he sufrido discriminación por ser mujer y por ser lesbiana”, resume Miren Garay, directora de proyectos globales de la multinacional de servicios Sodexo. Garay es también vocal de la asociación empresarial REDI, que se ha presentado en Barcelona y que quiere visibilizar la diversidad de género en la empresa para evitar que la orientación sexual penalice a los trabajadores.

El techo de cristal de las mujeres que les impide llegar a posiciones directivas en las empresas es conocido y se cuantifica, pero tan duro o más de romper es el techo con el que se encuentra el colectivo LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales). “El primer freno es que tienen más dificultades para encontrar trabajo, tanto si es una persona es amanerada como si declara abiertamente que es gay o lesbiana”, dice Óscar Muñoz, codirector de REDI. “En las cúpulas de las empresas si hay personas del colectivo LGTBI es porque lo ocultan, por eso sólo el 28% de los jóvenes que llegan a un entorno laboral sale del armario”, añade. Muñoz explica que prefieren no decirlo para no ver truncada su carrera dentro de la empresa. Por eso el porcentaje de jóvenes que desvelan su orientación es inferior al de la media de trabajadores, que está en el 38%. El 62% restante prefiere no revelar cuál es su orientación sexual.

Normalizar esta situación en las empresas es el objetivo de la asociación REDI, que cuenta con más de 90 empresas que pagan su cuota. Entre estas empresas, que dan empleo a 100.000 trabajadores, hay grandes multinacionales como Sodexo, Accenture, BBVA, Allianz, Cepsa, Cuatrecasas, Inditex , Repsol, Seat o Telefónica. La patronal CEOE forma parte de sus órganos consultivos.

¿La asociación es un lobby? “Si por lobby se entiende gente que colabora para dar a conocer la diversidad, sí. Pero en realidad lo que hacemos es trabajo de divulgación dentro de las empresas”, contesta Muñoz. El codirector reconoce que no sabe cuántas de las casi un centenar de empresas asociadas participan con ánimo de cambiar las cosas y cuántas lo hacen por imagen. “Lo importante es que se hable con naturalidad del tema”, añade.

REDI nació en el 2015 como la primera red interempresarial que trabaja por la diversidad y la inclusión del colectivo LGBTI en España, a imagen de otras iniciativas similares en otros países.

En un informe elaborado por la consultora Mpátika se constata que casi el 60% de los millennials LGBTI que hace pública su orientación sexual “vuelve a entrar en el armario cuando empieza su carrera profesional”. Según la asociación, este comportamiento se debe en gran medida a que “ciertas actitudes y expresiones poco inclusivas todavía son muy frecuentes en el puesto de trabajo”. Tanto es así que el 86% de las personas LGBTI dice haber escuchado chistes o comentarios homófobos, tránsfobos o rumores sobre su orientación sexual o la de alguna otra persona en su entorno laboral.

El confinamiento y la pandemia han agravado la situación en la que se encuentra el colectivo. Según Muñoz, las videoconferencias de trabajo han obligado a retirar fotos o banderas que puedan revelar cuál es su orientación sexual.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.