Las medidas de contención del coronavirus impuestas en el ámbito laboral tienen importantes efectos en los derechos fundamentales del trabajador como su derecho a la intimidad, la inviolabilidad del domicilio o incluso el secreto de las comunicaciones, así como en la protección de sus datos personales. Estas injerencias en la esfera privada del empleado deben ser las mínimas e imprescindibles para conseguir su fin último: salvaguardar la salud de los trabajadores en el desarrollo de su trabajo. 

Esto significa que la empresa, y en particular, los servicios de prevención de riesgos laborales, necesitarán de la cooperación activa y voluntaria de los empleados para conseguir este objetivo.

Las empresas tienen la obligación de proteger la salud de sus trabajadores. Tras el verano algunas organizaciones decidieron que sus empleados volvieran a los centros de trabajo, implantando medidas para que evitar riesgos sanitarios, mientras que otras mantuvieron el teletrabajo. Ambas opciones de contención del coronavirus conllevan intromisiones en la esfera privada de los empleados. En un caso, volver a la oficina implica que los trabajadores sigan unos protocolos de seguridad para evitar rebrotes, entre los que está el deber de informar si se contagian, es decir, desvelar un dato personal referido a su salud. Y en el otro, que los empleados desarrollen su trabajo desde su domicilio privado, genera la posibilidad de que el empleador invada en cierta medida la intimidad del trabajador para la realización de las labores de control y de prevención de riesgos laborales del empleador. 

Sin embargo, a pesar de la excepcionalidad de la situación de pandemia no todo vale. Estas interferencias en la esfera íntima del empleado han de ser proporcionadas y limitadas a la finalidad que se pretenda en cada caso, ya sea la salud pública, la prevención de riesgos laborales o el control de la actividad laboral. En este sentido, la colaboración voluntaria del trabajador siempre será la mejor opción para cumplir con la prevención de riesgos laborales ya sea en el centro de trabajo o en su propio domicilio.

 

Publicado en el número 359 de la revista, de diciembre de 2020.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

 

Adjuntos:

Descargar este archivo (c568-cesiones-de-la-privacidad-del-trabajador-ante-la-pandemia.pdf)
Cesiones de la privacidad del trabajador ante la pandemia
[7 págs. - pdf - castellano ], 239 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.