El coronavirus está impactando de forma significativa en el mercado laboral. Una de sus consecuencias ha sido el aumento de la brecha de género en el empleo, que se ha situado en cifras que no se veían desde los años previos a la crisis financiera de 2008. Lo demuestra el siguiente dato: la tasa de paro en el tercer trimestre llega al 18,39% en las mujeres, cuatro puntos por encima de la de los hombres.

La crisis sanitaria y económica del coronavirus ha disparado la brecha en el empleo hasta máximos que no se veían desde los años previos a la crisis financiera de 2008, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) analizados por BBVA Research en el informe Diversidad de género y formación, presentado este martes. A cierre del tercer trimestre de 2020, según los números de Estadística, la tasa de paro de las mujeres era del 18,39%, exactamente cuatro puntos porcentuales por encima de la de los hombres (14,39%).

Aunque las respectivas tasas de desempleo han estado en algunas ocasiones casi a cuatro puntos de distancia nunca han llegado hasta este extremo, y hay que remontarse hasta el tercer trimestre de 2007 para ver una diferencia mayor (6,25% ellos y 10,39 ellas). Entre 2002 y 2004, la brecha llegó a ser en algunos trimestres de más de ocho puntos porcentuales, y fue disminuyendo a partir de la crisis de 2008, cuando la genérica llegó a superar el 26% en 2013.

En este aumento de la brecha ha sido clave el cambio del segundo al tercer trimestre en el empleo. De uno a otro periodo, la tasa de desempleo en los varones creció apenas unas décimas y pasó del 14,13% al 14,39%. Por su parte, la de las mujeres del 16,72% al 18,39%, casi dos puntos porcentuales.

Como primera aproximación, recoge el informe de BBVA, la crisis sanitaria y económica ha golpeado con fuerza al mercado laboral español. Sin embargo, el número de mujeres ocupadas ha retrocedido algo más que el de hombres entre octubre de 2019 y junio de 2020, y la recuperación del empleo en el tercer trimestre de 2020 ha sido ligeramente mayor entre ellos, ampliando la diferencia de género.

Según datos del INE, "la difícil situación económica ha supuesto una pérdida de empleo del 18,5% en el segundo trimestre de 2020" en términos interanuales y del 5,7% en el tercer trimestre de 2020, explica el informe. Sin embargo, esta caída no se ha comportado de igual forma entre hombres y mujeres, según se desprende de los datos por género.

De esta forma, el Covid-19 "ha generado un descenso muy brusco del número de ocupados durante el primer semestre de 2020, más fuerte en las mujeres que en los hombres”, ha explicado Alfonso Arellano, autor del estudio. El economista de BBVA Research ha expuesto cómo “la recuperación del empleo vivida del segundo al tercer trimestre del año ha sido algo mayor en hombres que en mujeres, ampliando la brecha de género".

Parte de la explicación radica en que "más del 50% del empleo de las mujeres" se concentra en cuatro sectores: comercio, hostelería, educación y servicios sanitarios y sociales, "directamente implicados en el impacto de la pandemia”, afirma Arellano. Y aunque por el momento el Covid-19 mantiene la representatividad de hombres y mujeres en los sectores en su conjunto, sí se observa un efecto composición en las mujeres ocupadas, que reducen su peso en la hostelería frente a una subida en las actividades sanitarias y de servicios sociales. Son precisamente los sectores con peor comportamiento en términos de empleo los que más han aumentado la representatividad de las mujeres.

El análisis de BBVA también analiza el peso de la educación en las oportunidades de encontrar y mantener el empleo. Así, recoge el informe, las diferencias de representatividad entre población y ocupación se reducen con la formación, que tiene mayor importancia en las mujeres, "pues comparando las diferencias de género en la tasa de paro, estas se reducen con el nivel de educación". Esto indica, afirma el economista, "que la educación se convierte en un elemento diferenciador para los trabajadores, muy especialmente para las mujeres”. Mientras que la brecha de género en el grupo de analfabetos es de 19,55 puntos porcentuales, esta se reduce hasta 1,2 puntos para la educación superior.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.