¿Es aceptable discutir sobre política en el lugar de trabajo? Lo cierto es que los conflictos derivados de este tipo de discusiones pueden ser perjudiciales para las organizaciones pero, tal y como explican desde Human Resource Executive Magazine analizando el reciente caso de las elecciones presidenciales de EEUU, prohibirlas puede llegar a ser contraproducente.

Desde gorras del "Make America Great Again" hasta letreros en jardines dónde se podía leer "Biden/Harris", no se puede negar que estamos sumidos en la agonía de un año de elecciones presidenciales. Según todos los pronósticos, se perfila como uno de los enfrentamientos más polémicos de la historia de Estados Unidos. Con las emociones en todo lo alto, las empresas deben encontrar la mejor manera de gestionar la conversación política en el entorno laboral, tanto si es virtual como si es presencial.

“Absolutamente, las empresas deben preocuparse por ello y prepararse para poder abordarlo,” afirma Doug Kauffman, Socio de Balch & Bingham LLP en Birmingham (Alabama). “Ya están teniendo que lidiar con problemas y la situación va a ser cada vez más compleja a medida que nos acerquemos a noviembre.”

En relación a las actitudes de los empleados hacia las discusiones políticas en el lugar de trabajo, existe una falta general de consenso sobre lo que es aceptable. Según una nueva encuesta realizada por la firma especializada en Recursos Humanos Robert Half, con sede en Menlo Park (California), el 22% de los profesionales cree apropiado hablar de política con sus compañeros, mientras que el 26% considera que en ningún caso está bien. Poco más de la mitad (53%) cree que depende de la situación."

Mucha gente está dispuesta a hablar de política si se puede hacer de manera respetuosa,” afirma Paul McDonald, Director General de Robert Half. "Vemos que esas conversaciones se producen con más frecuencia en la actualidad, puesto que la gente busca cosas sobre las que hablar desde que están más desconectados unos de otros debido a la pandemia.

"En el clima político profundamente polarizado de hoy en día, ¿cómo puede una empresa evitar que las conversaciones amables de los empleados se conviertan en discusiones que podrían dañar las relaciones profesionales, crear un ambiente de trabajo tóxico e, incluso, alejar a los clientes? Si bien algunas empresas pueden verse tentadas de prohibir directamente los debates políticos, Kauffman desaconseja hacerlo.

“Si dices, 'No puedes discutir sobre política en el lugar de trabajo', te resultará complicado hacerlo cumplir y será difícil distinguir la política de otros asuntos personales,” afirma Kauffman. "También podría ser perjudicial desde el punto de vista de las relaciones públicas si se considera que la empresa intenta impedir que las personas expresen sus opiniones personales."

Dicho esto, Kauffman advierte a las empresas de que no se dejen engañar por los empleados que afirman que la Primera Enmienda les garantiza el derecho a discutir sobre cualquier tema -incluida la política- en el lugar de trabajo. El derecho constitucional a la libertad de expresión se aplica solo a los lugares de trabajo vinculados al Gobierno, explica, no al sector privado.

Aunque una empresa privada podría desalentar legalmente las discusiones sobre política, McDonald afirma que es mucho más recomendable proporcionar una guía básica para evitar que las conversaciones se vuelvan demasiado polémicas. Recomienda que las empresas den tres consejos a los trabajadores para dirigir los debates políticos que puedan tener con sus compañeros:

  • Andarse con cuidado: si eliges participar en una conversación política, debes intentar que sea constructiva. Si la discusión se vuelve conflictiva, pasa a otro tema.
  • Rechazar cortésmente: si no te sientes cómodo compartiendo tus opiniones políticas, simplemente sal de la conversación y deja que los demás sepan que prefieres no intervenir.
  • Hablar: si un compañero dice o hace algo que te incomoda, llévalo aparte y explícale lo que te molesta. Para asuntos más serios, consulta con tu mánager o a Recursos Humanos.

Dado que muchas personas siguen trabajando en remoto, hay menos oportunidades de compartir charlas improductivas alrededor de la máquina de café. Sin embargo, al igual que las redes sociales a menudo hacen surgir el temperamento y las faltas de respeto de personas que básicamente "se esconden detrás de un teclado de ordenador,” aquí entra en juego un fenómeno similar.

“A veces, la gente es más descarada cuando escribe cosas porque no tiene que decirlo a la cara,” afirma Kauffman. "En algún momento, Recursos Humanos debe estar listo para decir: 'Esto se ha convertido en una conducta no deseada y simplemente no es apropiada para el lugar de trabajo porque genera demasiadas divisiones'.”

Proporcionar un camino respetuoso para discutir sobre las elecciones presidenciales y otros temas candentes es clave para desarrollar una cultura laboral moderna y sana, afirma Ali Fazal, Director de la plataforma de gestión de personas Hibob, con sede en Nueva York. Sugiere crear grupos de debate, no necesariamente organizados por Recursos Humanos, pero "ponerlos encima de la mesa, para que la gente no los haga en secreto.” Recursos Humanos debería asistir para monitorizar las conversaciones y observar dónde surgen los conflictos.

Según Fazal, es demasiado tarde para volver al estilo de relaciones profesionales “del rey va desnudo, el lugar de trabajo es sagrado, aquí no hablamos de política.” Los empleados de hoy son más abiertos sobre su filiación política. Es probable que dicha tendencia continúe, ya que casi un tercio (32%) de los empleados de entre 25 y 40 años creen que las conversaciones sobre política en el lugar de trabajo son aceptables, en comparación con el 13% de los que tienen entre 41 y 54 años y el 9% de los de 55 años o más, según la encuesta de Robert Half. Es probable que ese deseo de discutir sobre política se extienda más allá de la noche de las elecciones, ya que los empleados necesitarán procesar los resultados."

Esta elección es muy importante para determinar el futuro para mucha gente y cómo nuestro país y el mundo se formarán y evolucionarán,” afirma. “Puedes esperar que mucha gente se sienta decepcionada con el resultado, por lo que darles el espacio para procesarlo sin que se considere poco profesional será realmente importante.”

 

Cook Ramirez, Julie. "How should HR handle political talk in the new workplace?". Human Resource Executive Magazine, 03/09/2020 (Artículo consultado online el 27/11/2020).

Acceso a la noticia: https://hrexecutive.com/how-should-hr-handle-political-talk-in-the-new-workplace/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.