La actividad de las empresas de recursos humanos se desploma. Solo funciona el empleo temporal, que aún así cae un 30%. 

El mercado de trabajo se arrastra lentamente siguiendo el rastro que va dejando el coronavirus a su paso. Seis meses después del estallido de la pandemia, 1,56 millones de españoles han perdido o no se han incorporado aún a su puesto, indica el informe difundido esta semana por Asempleo, la patronal de las empresas de trabajo temporal (ETT), que destaca, pese a la mejoría experimentada desde el mes de mayo, el mazazo asestado a la hostelería y el comercio, donde se generaron 3.000 y 56.000 empleos, respectivamente, cuando el año pasado entre febrero y agosto se crearon 289.000 y 115.000 puestos.

Las ofertas laborales escasean mientras el paro crece y unos 800.000 empleados permanecen en ERTE. Aunque septiembre y la contratación estacional en el sector de la enseñanza ha dado un cierto respiro, las compañías que se dedican a intermediar en el mercado de trabajo han sido fuertemente golpeadas. La plataforma Infojobs registró un 50% menos de vacantes que el pasado año al cierre de agosto, un porcentaje que espera que en septiembre quede en el 40%, aunque dada la estacionalidad del empleo, volverá a descender a partir de este mes. LinkedIn cifra la caída en un 44% hasta junio, sus últimos datos disponibles. Y las empresas de trabajo temporal (ETT) han cerrado cerca de 900.000 contratos menos en lo que va de año, pasando de los 2,86 millones entre enero y agosto de 2019 a los 1,98 millones de este ejercicio.

“Hemos sufrido mucho y seguimos sufriendo”, admite Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, que reconoce que la única filial que no se ha resentido dentro del grupo es Lee Hecht Harrison, especializada en procesos de reestructuración y recolocación. La selección de personal fijo y la consultoría se han desplomado, en tanto que el área de trabajo temporal, que llegó a caer un 70% al principio de la pandemia, en los últimos meses se ha ido recuperando hasta situarse hoy 20 puntos por debajo del año pasado, explica Blasco. Al tiempo que señala que la aparición de rebrotes del virus por toda España está tirando de las contrataciones a la baja de nuevo.

La misma historia se repite en ManpowerGroup y seguramente en Randstad, si bien la empresa no ha respondido a la llamada de este periódico. Manuel Solís, director general de Manpower, cifra en el 30% la caída de la actividad de trabajo temporal y la de la selección permanente, por encima del 50%. Pero asegura que el área que más está sufriendo es la de formación. “La demanda de trabajadores eventuales repuntó en junio, agosto fue un mes de mayor contratación y en septiembre se mantiene esta tendencia”, explica.

Las dos grandes ETT creen que a finales de año los recortes se habrán contenido gracias al tirón del Black Friday y sobre todo de la campaña de Navidad, una opinión que comparte Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, que agrupa a cerca de 80 compañías: “Esperamos un descenso del 12% en el trabajo temporal al cierre de 2020”, mantiene, tras aludir a los dos primeros meses del año, que fueron récord, y a la poca exposición de las compañías integrantes de la asociación al sector de la hostelería, el más tocado de todos por la crisis.

Las empresas de trabajo temporal movieron 5.200 millones de euros el pasado año, después de un aumento del 3%; el mayor volumen de negocio que recuerdan, dice Cruañas, después de varios años con crecimientos de dos dígitos. Un resultado que no podrá mantenerse este año y que está provocando pérdidas en las compañías. Así lo reconoce Adecco, “ahora estamos en negativo, esperamos poder volver a cifras positivas el año que viene, con la mejora de la contratación a partir del primer trimestre. Actualmente existe mucha incertidumbre y las empresas no contratan personal”, asegura Blasco. También están acometiendo despidos, sobre todo de consultores de selección, reconoce Solís, “no ha habido más remedio dado el desplome de la actividad”, afirma. El sector ocupaba a unas 8.000 personas directamente el año pasado.

Manpower estima que cerrará 2020 con el negocio un 10% o 20% por debajo de 2019. “Esperamos un último trimestre razonablemente bueno porque las empresas no quieren comprometerse a largo plazo y optarán por los contratos temporales”, explica Solís. Adecco prevé igualmente una mejoría en la actividad y, si en 2019 intermedió cerca de 150.000 contrataciones, este año se quedarán en unas 110.000, avanza Blasco.

Cierre de oficinas

Las compañías han acometido un importante recorte de gastos, como reconoce Infojobs, y con la implementación del teletrabajo tras el estado de alarma, han reforzado su digitalización y las herramientas que ponen al alcance de los demandantes de empleo. Manpower, de hecho, sigue trabajando en remoto y planteándoselo como su modus operandi definitivo. “Hemos maximizado el e-work y estamos en camino de continuarlo porque no se ha resentido ni la productividad ni el compromiso. Estamos rediseñando el concepto de oficinas como punto de encuentro. Nos deslocalizaremos, pero seguiremos necesitando cierta presencia física”, asegura su director. Además se están volcando en la fidelización de sus clientes reforzando los programas de formación.

En medio de panorama, también hay intermediarios que despuntan, como es Taalentfy, una plataforma dirigida a los candidatos que buscan empleo, que sigue creciendo a pesar de la covid. “Empezamos el año con 100.000 usuarios y ahora tenemos casi 300.000”, asegura su responsable, Alejandro González. Aunque las empresas clientes han disminuido, gracias a la reactivación de las ofertas digitales y de mandos intermedios y a que nuestra plataforma identifica mejor el talento y damos antes con los perfiles que precisan, nos hemos quedado con empresas grandes como Scalpers, Revolt o Virtual Software".


DE DÓNDE LLEGAN LAS CONTRATACIONES 

Contrataciones. Los negocios que han mantenido vivo el mercado de trabajo desde el estado de alarma son la logística, el comercio electrónico, la alimentación, la salud y la tecnología, según las firmas consultadas. Infojobs señala que las ofertas de empleo en sanidad repuntaron un 50% en septiembre e informática y telecomunicaciones fue el cuarto sector en volumen de vacantes en agosto.

Parálisis. En cambio, turismo y restauración son los más perjudicados, con una caída de las ofertas superiores al 80%.

Teletrabajo. Con 100.000 vacantes en España, LinkedIn asegura que el 60% de la demanda busca teletrabajadores.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.