Dicen los actores que, sobre las tablas, la naturalidad y la improvisación, elementos imprescindibles de la dramaturgia, son dos de las cosas que más se ensayan. Lo mismo afirman los reclutadores y los responsables de recursos humanos, encargados de la selección de los candidatos, la preparación de las entrevistas –el paso más temido por estos– y, finalmente, la elaboración de los informes con los que las compañías eligen a sus nuevas incorporaciones.

Su mundo ha cambiado mucho en los últimos meses. Con la llegada de la pandemia del coronavirus han explotado también los procesos de selección online, una modalidad que se estaba empezando a incorporar poco a poco en algunas compañías punteras y que ahora, en mitad de los brotes y los rebrotes provocados por el virus, se han generalizado de un modo que hace un año hubiese resultado poco menos que imposible. “Los procesos de selección y las entrevistas, en esencia, siguen siendo los mismos, pero ha habido unos cuantos cambios en la forma de hacerlos”, recuerda Alfredo Santos, director general de Morgan Philips Executive Search y Fyte.

Los expertos subrayan esta idea de que el proceso de selección presencial y online es fundamentalmente el mismo porque, a sus ojos, la posibilidad de pasar una entrevista laboral desde casa ha relajado ciertas costumbres. “La selección online sigue siendo un proceso de evaluación, con lo que hay que guardar la formalidad que esto merece”, destaca también al respecto Teresa Vila Pedraza, directora del máster de Recursos Humanos de IMF Institución Académica. Imágenes de candidatos vistiendo ropa más cómoda que seria –han visto incluso algún que otro pijama– o con un aspecto algo más desaliñado que de costumbre han sido durante los meses de encierro más habituales que cuando las entrevistas laborales se producen en las oficinas de la empresa, donde el ambiente es más tenso y hay más protocolo.

Esto proporciona ventajas a quienes entran a una entrevista online con la misma actitud que si fuera física. La clave, coinciden los reclutadores, está en la preparación. “Si la entrevista es a las 12.00, no podemos conectarnos a las 11.50 para ver si la conexión funciona”, recalca Santos. Por eso, escoger un sitio ordenado, adecuado y alejado de ruido y de distracciones, con un fondo neutro, y elegir varias horas antes el dispositivo a través del cual se va a establecer la conexión con el entrevistador son los primeros pasos que se deben seguir para lograr una entrevista laboral exitosa. “No es mala idea recibir antes una llamada de prueba para comprobar que la conversación no se interrumpe”, explica Vila. Todo, claro, vistiendo de manera acorde a la ocasión y, sobre todo, evitando la tentación de vestir solo de cintura para arriba, pues no es extraño que ciertos modelos de entrevista obliguen en algún punto a levantarse al candidato, y pillar a alguien en un renuncio en esto puede resultar embarazoso.

Además, detalles como evitar tener sobre la mesa documentos que puedan distraer al candidato, mantener la luz natural frente al rostro o no rehuir la mirada de los ojos del reclutador pueden ayudar a que la experiencia sea exitosa. Conviene además hacer todo esto rápido: “Hay que tener en cuenta que las nuevas tecnologías han acortado los procesos. Tengo la impresión de que las entrevistas online van más al grano y que se han acortado con respecto a las presenciales al menos 10 minutos”, explica Santos, quien estima también una reducción de al menos un 10% en el tiempo que ahorran los responsables en recursos humanos trabajando a distancia.

Un nuevo panorama

Se trata de un nuevo contexto en el que, como explicó la responsable global de adquisición de talento de BBVA, Ophélie Richard en el seminario El sistema financiero en la crisis del Covid-19. Retos y compromisos, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), tener un trabajo en un lugar físico no significa necesariamente ocupar una lugar más alto en la jerarquía de una empresa. Esto ha abierto las posibilidades de contratación. Así lo ve también Santos: “Antes, si teníamos que buscar un cargo intermedio en Madrid, no lo buscábamos por ejemplo en Ciudad Real, nos parecía fuera de lugar. Ahora ya no filtramos de esa manera”.

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.