La pandemia de la Covid-19 supone un importante desafío para los líderes de Recursos Humanos y managers. Sin embargo, según afirman desde Human Resource Executive Magazine, se deben buscar también las oportunidades que ofrece este cambio forzado, empezando por la transformación de las formas de colaboración y de trabajo en equipo. 

Muchos profesionales de Recursos Humanos se están esforzando en desarrollar estrategias que mantengan a los empleados seguros en su regreso al trabajo. Y hay muchas más preguntas que respuestas: ¿Se les debe tomar la temperatura antes de que entren al edificio? ¿Se les debería obligar a usar mascarillas o guantes? ¿Cómo se puede mantener el distanciamiento social? 

A medida que el mundo se recupera lentamente de la pandemia de la COVID-19, los profesionales de Recursos Humanos se enfrentan ahora al que puede ser el mayor desafío de sus carreras: administrar y hacer crecer su negocio en el que parece ser un entorno de trabajo impracticable. Sin embargo, algunos están descubriendo algunos claros entre las nubes de tormenta. El cambio forzado a menudo presenta oportunidades que pueden allanar el camino para que las empresas desarrollen una forma más inteligente de trabajar y, en última instancia, revolucionen la forma en la que los empleados trabajan juntos. 

Los directivos de Yoh se han reunido al menos dos veces por semana durante varios meses, preparando el lugar de trabajo para cuando los empleados regresen físicamente, afirma Kirt Walker, Vicepresidente de Recursos Humanos de esta organización de servicios en selección y contratación. Los líderes de Yoh han estado considerando muchos cambios en su estrategia post-pandemia: realizar controles diarios de temperatura a los empleados; exigirles que usen mascarilla y guantes; rediseñar las oficinas con paneles de separación de mayor altura; organizar la vuelta al trabajo físicamente en fases; desarrollar un proceso de reservas mediante el cual los empleados puedan pedir un espacio de oficina en días específicos en lugar de que se les asigne un área de trabajo permanente. 

Los empleados también han estado respondiendo a cuestionarios semanales sobre su posible exposición a la COVID-19. Entre las preguntas: ¿has estado en contacto físico con alguien que dio positivo por la enfermedad? ¿tienes algún síntoma? ¿has viajado a algún punto con alta incidencia?  

El equipo directivo de la compañía también preguntó a los empleados qué esperaban a su regreso. "Estaban preocupados por los equipos de protección individual, los desinfectantes para las manos, el distanciamiento físico y por cómo pueden estar seguros de que no van a contraer el virus si entran en contacto con alguien que se haya infectado", explica Walker.  

Independientemente de cómo y cuándo los países permitan a las personas regresar físicamente a sus lugares de trabajo, afirma Walker, los líderes de su empresa no permitirán la vuelta hasta que sientan que están preparados.  

"Sin alentar la histeria, debes ser franco con la gente", afirma, y añade que los líderes de Yoh explican periódicamente a los empleados cómo la COVID-19 está afectando a la empresa, qué se está haciendo para reducir dicho impacto, cómo se están preparando para que todos los empleados puedan volver y qué se espera de ellos.  

Trabajo en curso  

UST Global ha desarrollado pautas de regreso al trabajo para sus líderes en 25 países. Esta compañía digital y tecnológica cuenta con 25.000 empleados en todo el mundo, la mayoría de los cuales trabajaron desde sus hogares durante el pico de la pandemia. 

No va a haber un “Lunes Big Bang” donde todos los empleados regresen a la vez el mismo día, explica Michael Adamson, Vicepresidente de Operaciones Globales de Recursos Humanos en UST. Las pautas recomendadas aconsejan que las personas vuelvan a trabajar por fases y después de que las oficinas hayan sido limpiadas en profundidad.  

También sugieren usar escáneres térmicos para medir la temperatura de los empleados o pedir a los que trabajan en oficinas pequeñas que tomen su propia temperatura diariamente; rediseñar espacios interiores para que las personas se sienten a más de metro y medio de distancia; instalar desinfectantes para manos en los puntos de entrada y en los baños; y limpiar intensamente todas las áreas comunes, incluidas las manijas de las puertas y los botones del ascensor. Además, los líderes de la compañía participan en webinars para compartir los retos que surgen a diario y sugerencias sobre cómo adaptar las pautas en lugares varios. 

Adamson cree que las emociones y los comportamientos de los empleados pueden necesitar ser monitorizados de cerca por un tiempo. Los líderes de Recursos Humanos deberían preguntarse, ¿cómo están reaccionando y asumiendo las cosas los trabajadores? 

Evitar limpiar la casa 

Una de las preguntas clave que los profesionales de Recursos Humanos han formulado a Karina Sterman, Socia del bufete de abogados Greenberg Glusker, es si todos los empleados deben regresar al trabajo al mismo tiempo. “La primera ola de personas que regresa es algo que RRHH puede hacer de forma escalonada”, explica.  

Si algunos empleados no se sienten cómodos regresando al trabajo, pregunta el motivo. Tal vez se les haya diagnosticado estrés postraumático y no puedan estar rodeados de compañeros o clientes. ¿Qué proponen como acuerdo alternativo? Si es razonable, afirma, impleméntalo y comunica a la fuerza de trabajo restante que has incorporado la sugerencia de un empleado que hace que el lugar de trabajo sea más seguro. 

Por otra parte, debes tener cuidado al utilizar la COVID-19 como una excusa para despedir, puesto que puede tener como resultado una demanda por discriminación. "Por lo general, las empresas dicen que algunos trabajadores han perdido relevancia en los últimos cinco años, pero no habían hecho nada antes al respecto y creen que ahora es un buen momento para deshacerse de ellos", afirma Sterman. "Mi pregunta es, ¿por qué no despidieron a esa persona hace unos meses, antes de la COVID-19? Si no puedes articular las razones sobre lo que es diferente ahora... puedes ir preparándote para una demanda por despido improcedente." 

Conectar y comunicar 

Uno de los errores más comunes que pueden cometer los profesionales de Recursos Humanos en este momento es asumir que lo que funcionó o no antes de la pandemia lo hará o no del mismo modo en el futuro, añade John Bremen, Director de Gestión de Beneficios del Capital Humano y Jefe de Investigación en Liderazgo e Innovación en Willis Towers Watson. Recursos Humanos debe abandonar todos los supuestos anteriores y volver a colocar todas las ideas sobre la mesa, afirma. Pero, sobre todo, debe comunicar los cambios en el lugar de trabajo -cuáles son y sus motivos- antes de que los empleados regresen para que no sientan que les han tendido una emboscada.  

Lo mismo ocurre con la comunicación de las nuevas políticas o prácticas para los empleados. Debes decirles que ahora es necesario usar mascarillas o que, si se sienten enfermos, deben irse a casa. Además, debes valorar la posibilidad de colocar a asesores de Programas de Ayuda al Empleado (EAP) para ayudarles a lidiar con las emociones negativas como el miedo y la ansiedad, así como con el "cambio constante de actividad", afirma. 

Bremen explica que los empleados confían en las empresas que demuestran estos cinco grandes principios: autenticidad, transparencia, empatía, confianza y credibilidad. Estas ideas pueden incluso extenderse a las empresas que han tenido que despedir a trabajadores: algunas compañías están haciendo que las plataformas de búsqueda de trabajo sean accesibles para los trabajadores cuyo puesto ya no existe y ayudarles así a encontrar un nuevo puesto en su empresa actual u otra organización. 

Si bien la pandemia ha trastornado el mundo del empleo, afirma Bremen, también está brindando a los profesionales de Recursos Humanos oportunidades para crecer y cambiar la forma en la que se desempeña el trabajo. 

Tomárselo con calma 

A finales de abril, la compañía de tecnología CDK Global reabrió una de sus oficinas principales en California. 6 de sus 25 trabajadores se ofrecieron como voluntarios para regresar. "Fue una especie de prueba piloto", afirma Amy Byrne, Vicepresidenta Ejecutiva y Directora de Recursos Humanos y Comunicaciones de la compañía.  

"Vamos a tomarlo con calma, a aprender de los demás", afirma Byrne. "No estamos liderando, nos vamos quedando una o dos semanas por detrás de los gobiernos cuando relajan las restricciones para tener algo de experiencia sobre cómo va sin hacer que los empleados se encuentren en una situación de vulnerabilidad.” 

Es importante cambiar el enfoque que tienen los empleados sobre el futuro de la empresa. CDK Global comunica frecuentemente inquietudes y noticias del negocio a los empleados, lo cual les brinda un renovado sentido de esperanza y optimismo. Mirando hacia el futuro, cree que el mundo del trabajo no volverá a la normalidad, si es que lo hace, en el corto plazo.  

"Cuando todos regresen, no habrá cielos azules ni la economía volverá a lo de antes", afirma. "La gente tendrá que seguir luchando". 

 

Patton, Carol. "Creating a Smart, Safe Return-to-Work Strategy". Human Resource Executive Magazine, 15/06/2020 (Artículo consultado online el 15/07/2020). 

Acceso a la noticia: https://www.humanresourceexecutive-digital.com/humanresourceexecutive/june_2020/MobilePagedReplica.action?pm=2&folio=8#pg16

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.