La desescalada será asimétrica y gradual también en el mundo laboral, dependiendo de la situación y los ritmos de cada empresa o centro de trabajo. Por ese motivo, el Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez ha establecido contactos con una decena de grandes compañías con el fin de intercambiar impresiones y recomendaciones para la vuelta al trabajo.  

El Gobierno mantiene desde hace días contactos informales con algo más de una decena de grandes empresas para organizar la desescalada que comienza el 4 de mayo, y que será gradual y asimétrica también en el mundo laboral, en función de la situación y los ritmos de cada compañía y centro de trabajo. Fuentes del Ministerio de Transición Ecológica confirman estos contactos no oficiales en los que se intercambian impresiones y recomendaciones sobre la desescalada, pero evitan dar nombres propios. Otras fuentes conocedoras de estas rondas hablan de algo más de una decena de grandes compañías, entre las que se encontrarían Iberdrola, Acciona, EY, Santander o Telefónica, que declinan hacer comentarios al respecto. “Al ser empresas de servicios esenciales ha habido contacto desde el comienzo de la crisis, y ahora empieza a organizarse la desescalada”, explican. La vuelta generalizada a los trabajos debería empezar si todo va según lo previsto a partir de la fase tres, no antes del 10 de junio.

Por el momento, el regreso en turnos escalonados, disponer de materiales de protección y mantener el teletrabajo, recomendado hasta tres meses después del estado de alarma, “es lo más efectivo que pueden hacer” los empleadores, explicó ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que volvió a desaconsejar que las propias organizaciones hagan test del virus a sus trabajadores, algo que debe coordinarse desde el Ejecutivo, insistió, pidiendo a quien tenga test que lo notifique.

Mientras tanto, fruto de estas conversaciones informales, las grandes empresas han diseñado planes personalizados para un retorno paulatino que, en algunos casos, comenzará a partir del 11 de mayo. Otras mantendrán el teletrabajo y desembarcarán algo más tarde. Estas directrices, para las que varias compañías han intercambiado información y consejos, se ciñen a cada caso y casuística concretos, pero por lo general cuentan con varios puntos comunes que se repiten a lo largo de todos los protocolos, tanto los elaborados por energéticas como los redactados por telecos o bancos.

Desplazamiento

Sobre el desplazamiento al trabajo, las empresas subrayan la necesidad de intentar respetar las distancias de seguridad fijadas, tanto en el transporte público como en vehículos privados, así como en transporte corporativo o coches de empresa. Varias compañías se comprometen en sus protocolos a desinfectar los transportes corporativos entre usos "siempre que así sea posible". También recuerdan a los empleados la recomendación de llevar mascarillas protectoras en transportes como el cercanías, metro o autobús.

Llegada a la oficina

En la entrada a la oficina, según los protocolos de algunas de estas compañías, habrá una zona de desinfección general, donde se dará a los empleados soluciones de hidrogel. También se contará con un punto de toma de temperatura corporal. Otras compañías han instalado áreas con “pavimentos o elementos antideslizantes con una solución desinfectante para la limpieza de suelas de zapatos”, detalla uno de estos documentos. Otras, por ejemplo, han creado zonas de cuarentena para las mercancías no perecederas y correspondencia no urgente que reciban en las sedes, así como señalización específica para que se mantengan las distancias de seguridad. Para los paquetes de urgencia, algunas compañías se comprometen a desinfectarlos antes de entregarlos a su destinatario final.

Entre otros puntos, al llegar al trabajo también se recomienda guardar todos los objetos personales dentro de una mochila o bolso y mantenerlos dentro durante toda la jornada laboral. Otros protocolos enfatizan en la necesidad de no dejar ningún tipo de material personal (gafas, móviles, portátiles o monederos y tarjeteros) en zonas comunes.

Jornada

Durante la jornada laboral, estos documentos enfatizan en la necesidad de evitar reuniones y aglomeraciones. Los despachos y puestos de trabajo individuales podrán ser utilizados únicamente por sus usuarios habituales, y aquellas salas de reuniones que no sean lo suficientemente grandes para mantener la distancia de seguridad serán cerradas temporalmente o verán reducido su aforo, detallan varios documentos. También se han rediseñado los puestos de trabajo para evitar que dos personas se sienten una enfrente de otra. Así, en una mesa rectangular en la que habitualmente trabajan seis personas, solo podrán sentarse tres: dos en uno de los lados, cada uno en un extremo, y un tercero en el lado contrario, pero en la silla central. Casuísticas similares se han organizado para otro tipo de mesas y espacios de trabajo. “Es una forma de garantizar que la vuelta por turnos se cumpla”, sostienen las fuentes consultadas. También se recuerda a los empleados la necesidad de despejar las mesas para favorecer la limpieza posterior.

Zonas comunes

En todos estos protocolos, las zonas de cafetería y comedor permanecerán cerradas, con la posibilidad, en algunas empresas, de desplegar un servicio individual de distribución de comida interno. A su vez, todos recomiendan el lavado intenso de manos antes y después del uso de dispensadores de agua, reprografía, máquinas de vending o cajeros automáticos. También se aconseja, por ejemplo, el uso de la escalera frente a los ascensores, que tendrán que acotar su capacidad de aforo y solo podrán utilizarse cuando sea estrictamente necesario. Dos de estos protocolos establecen que, en condiciones normales, menos de tres pisos deben subirse o bajarse por las ecaleras. Los vestuarios "podrán ser utilizados siempre que sea posible mantener la distancia social recomendada, evitando en todo momento la aglomeración de personas", describe uno de los protocolos.

Los gimnasios con los que cuentan las sedes de muchas grandes empresas permanecerán cerrados, tal y como reflejan estos documentos. Lo mismo sucederá con otros servicios adicionales como las guarderías o lavanderías, comunes en muchas de estas grandes sedes. Ademas, se intentará no hacer uso de los aseos por más de una persona a la vez.

Detalles

En los equipos de climatización y de aporte de aire primario se incrementará la frecuencia de limpieza de los filtros. Si la empresa dispone de un sistema de tratamiento de aire, deberá funcionar de forma permanente. En caso contrario, se intentará ventilar mediante medios naturales al menos diariamente, intentando una renovación completa del aire interior.

Las puertas se intentarán mantener siempre abiertas, al igual que las ventanas. Además, se incrementará la frecuencia de los servicios de limpieza, con especial foco en los pomos de las puertas, los tornos de acceso, los botones de los ascensores, las perchas, los dispensadores de agua, los grifos de los baños o las ranuras de las máquinas de vending.

Vuelta a casa

Los normas de seguridad y prevención en el transporte son las mismas tras terminar la jornada laboral. Sin embargo, varios protocolos recuerdan la necesidad de no relajarse en estas pautas, ya que pasadas las primeras horas de la jornada, es posible que muchos profesionales puedan ser más laxos a la hora de aplicar las directrices y consejos.

 

   

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.