Seat retomará su actividad en Martorell (Barcelona) en tres fases, que arrancarán con una producción del 33% y solo una parte de la plantilla en fábrica, así como con medidas de protección como mascarillas diarias para todo el personal y la obligación de pasar un autotest antes de entrar.

La automovilística española, que ha aplicado un ERTE por causa de fuerza mayor a la totalidad e la plantilla -más de 14.000 personas- y que aún no ha fijado fecha para la vuelta a la actividad, ha acordado este miércoles con la parte social la estrategia de protección ante el Covid-19, en el marco de la primera reunión del comité intercentros de seguridad laboral, según han informado los sindicatos UGT y CC OO.

En la primera fase, solo trabajará un turno por cada línea -son tres-, el de mañana, y alcanzará una producción del 33%, lo que supondrá 271 coches al día; mientras que en una segunda fase se llegará al 66%, con dos turnos y 640 coches al día; y en la tercera estarán en activo ya los tres turnos.

Un observador de producción velará por que se cumplan las medidas se seguridad, como el mantenimiento de la distancia de dos metros, y por el suministro del material de protección necesario.

Además, en la primera fase, el personal considerado especialmente sensible no irá a trabajar, como son aquellos que tengan más de 60 años, las embarazadas o las personas con patologías crónicas de corazón y pulmón, enfermos de cáncer activo, diabéticos o que estén tomando tratamiento inmunosupresor.

Antes de entrar a la factoría se realizará un autotest de manera presencial o mediante un aplicación y, si el resultado es de posible contagio, se pondrá en contacto al trabajador con el servicio médico.

La compañía automovilística estudiará realizar tests diagnósticos a los trabajadores, pero esta medida dependerá de la autorización administrativa y del 'stock' de estas pruebas. Según el acuerdo, toda la plantilla contará con mascarillas diarias para trabajar y, en los casos en los que no sea posible mantener la distancia de dos metros, se dará a los trabajadores pantallas, mascarillas FPP2, monos desechables y gafas de protección.

Entre otras medidas, se garantizará también que las entradas y las salidas se hagan por puertas diferentes así como se subirá y se bajará por escaleras distintas para evitar los cruces y se tendrá también cuidado en mantener la distancia en los vestuarios, los autobuses y la cantina.

UGT y CC OO presentaron este lunes una denuncia contra Seat ante la Inspección de Trabajo de la Generalitat de Cataluña al considerar que la compañía ha actuado de forma "unilateral" sobre las medidas a adoptar a la hora de volver al trabajo una vez concluido el periodo excepcional de cese de toda la actividad no esencial.

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.