Ante la falta de competencias legislativas en el ámbito laboral, el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies apuesta por conseguir los máximos consensos a través de la concertación social.

La Generalitat, las patronales y los sindicatos han acordado una serie de recomendaciones para empresas y personas trabajadoras que hoy retoman la actividad a raíz del levantamiento del confinamiento total decretado por el gobierno español.La Generalitat, las patronales y los sindicatos han acordado una serie de recomendaciones para empresas y personas trabajadoras que hoy retoman la actividad a raíz del levantamiento del confinamiento total decretado por el gobierno español.

Dada la situación compleja e inédita en la que nos encontramos, el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies ha procurado buscar los máximos consensos en materia de concertación social. El Consell de Relacions Laborals de Catalunya se reunió de urgencia el pasado domingo, para revisar el documento de recomendaciones para empresas y personas trabajadoras sobre el coronavirus SARS-COV-2, que consensuó y publicó el 9 de marzo y se actualizó el 21 de marzo pasado.

Además de los miembros natos del Consell de Relacions Laborals de Catalunya (CCOO de Catalunya, UGT de Catalunya, Foment del Treball i PIMEC), participaron en la reunión extraordinaria los Departaments de Vicepresidència, Economia i Hisenda; Salut, Territori i Sostenibilitat; Empresa i Coneixement, i Interior, además de  Treball, Afers Socials i Famílies, que coordina el órgano.

Se ha llegado a un acuerdo amplio, que hace suyo el Govern, para dar una serie de recomendaciones a las empresas y las personas trabajadoras de Catalunya ante la nueva situación que afrontamos a partir de hoy, teniendo en cuenta que, en este ámbito, los consensos y la concertación son muy importantes para la Generalitat que no dispone de las competencias para legislar.

Entre otras recomendaciones, el documento indica que se deben cumplir con todas las disposiciones y resoluciones y tener en cuenta las indicaciones de las autoridades sanitarias y laborales establecidas para restringir la movilidad de las personas y favorecer el confinamiento domiciliario, potenciando, cuando sea posible, el teletrabajo y el trabajo a distancia.

Medidas previas a la reanudación de la actividad

El documento recoge la necesidad de prever y planificar en qué medida la situación actual puede afectar a la empresa y al sistema productivo, con el fin de identificar los procesos esenciales para su funcionamiento y determinar cuál será el equipo presencial mínimo de trabajadoras y trabajadores.

La organización preventiva deberá valorar el riesgo de infección por SARS-CoV2 en el seno de la empresa y establecer protocolos y procedimientos adicionales para minimizar el contagio, planificando las medidas a implantar y modificando, si es necesario, los procedimientos de trabajo necesarios, para conseguir llevar a cabo la reanudación de la actividad en condiciones de seguridad.

Es imprescindible que en cada compañía se elabore un plan de contingencia o protocolo general de seguridad y salud, que debe ser consensuado entre empresa y representantes de los trabajadores. La necesidad de equipos de protección individual (mascarillas, guantes, etc.) y/o medidas de protección colectiva son obligatorias en los centros de trabajo para aquellas actividades en las que sean necesarios. Del mismo modo, la utilización de equipos de protección respiratoria y otros tipos de mascarillas quirúrgicas y/o higiénicas incorporarán obligatoriamente, de acuerdo con la evaluación de riesgos de los puestos de trabajo, indicaciones de los servicios de prevención o siguiendo las recomendaciones de la autoridad sanitaria.

Mientras se mantengan las recomendaciones de distanciamiento social, se incluyen también algunas recomendaciones como, por ejemplo, establecer y mantener sistemas de teletrabajo y trabajo a distancia siempre que sea posible, flexibilizar horarios, reducir el tiempo de permanencia en el centro de trabajo al mínimo posible, y establecer horarios y turnos especiales para reducir el número de personas trabajadoras presentes al mismo tiempo.

Medidas a aplicar en zonas comunes y otras áreas

Entre las medidas a adoptar en las zonas comunes, se incluyen, entre otros, establecer zonas de entrada y salida diferenciadas para evitar la aglomeración de personal y garantizar las distancias de seguridad, establecer entradas por turnos y flexibilizdad de horarios , fomentar el uso de las escaleras en lugar del ascensor o limitar el uso del comedor siempre que sea posible, así como prever un uso escalonado de zonas comunes.

Otras medidas relacionadas con las zonas de trabajo se centran en garantizar la ventilación adecuada de los locales y evitar las reuniones presenciales, favoreciendo las videoconferencias u otros sistemas no presenciales. En locales con acceso al público se adoptarán medidas para garantizar la distancia de seguridad o instalar elementos de separación tanto entre las personas trabajadoras así como entre la clientela.

Medidas higiénicas y de desinfección

Para evitar la dispersión y el contagio del coronavirus, habrá que aplicar medidas higiénicas, tales como garantizar la disponibilidad y fácil acceso a agua y jabón y/o soluciones desinfectantes para la limpieza de manos, distribuidas por la empresa. Asimismo, se recomienda realizar una limpieza y desinfección de los espacios de trabajo de forma periódica, especialmente de las superficies que se tocan con las manos como manijas, pulsadores, teclados, mesas, mostradores, herramientas, pasamanos en escaleras, etc. así como de las zonas comunes.

Medidas de coordinación empresarial

Todas las medidas adoptadas para evitar el contagio del coronavirus deberán hacerse extensivas a otros trabajadores que accedan al centro de trabajo (proveedores, subcontratistas, empresas de obras o servicios o trabajadores autónomos) y, del mismo modo, habrá que garantizar que los trabajadores propios queden protegidos cuando se desplacen a realizar su trabajo en otros centros de otras empresas o clientes.

Medidas de movilidad

Entre otras medidas, se recomienda también flexibilizar los horarios de entrada y salida para evitar las horas punta del transporte público y evitar aglomeraciones; limitar el número de desplazamientos a través de medidas organizativas y de flexibilidad que permitan reducir el número de días que hay presencia física en el centro de trabajo, o valorar, por parte de la empresa, facilitar un transporte privado colectivo a los trabajadores, siempre limitando el empleo a 1/3 y manteniendo distancia de 1,5 metros.

Medidas de flexibilidad empresarial

Finalmente, el documento recomienda el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, el teletrabajo (e-trabajo) y el trabajo a distancia (flexibilidad locativa). También se proponen otras medidas de flexibilidad interna (de manera acordada, temporal y equilibrada), como ajustes de la producción, bolsas horarias o posibles adaptaciones del calendario laboral, entre otros.

Se recuerda asimismo que hay que tener en cuenta el cierre de los centros educativos y centros de día, entre otros establecimientos públicos y privados. En consecuencia, se establecerán medidas para que las personas puedan ausentarse del trabajo ante la necesidad de atender el cuidado de familiares a su cargo, sin verse afectadas negativamente en el ámbito laboral.

El documento de recomendaciones del Consell de Relacions Laborals también incluye medidas específicas para determinados colectivos, como los sanitarios, sociosanitarios, de residencias sociales y los de atención domiciliaria.

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.