Crisis y RSE son dos términos asociados por empresas y expertos que debaten las mejores fórmulas para encajar la RSC en el actual escenario, según las conclusiones de la sexta jornada de RSE organizada por el Club de Excelencia en Sostenibilidad.

La secretaria general de Empleo e Inmigración, Maravillas Rojo aseguró durante su participación en la sexta jornada sobre responsabilidad corporativa para la alta dirección de la empresa, organizada por el Club de Excelencia en Sostenibilidad, que en medio de la crisis las empresas están aprendiendo a producir y a consumir de otra manera, 'con valores que tienen que ver más con la responsabilidad y la sostenibilidad '.

Rojo, que reconoció que cuando se habla de responsabilidad social corporativa no siempre todo el mundo se refiere a lo mismo, recomendó ahondar en el debate 'porque la RSC es el exponente de cómo una empresa puede ir más allá de lo que la legislación exige y profundizar en nuevos valores de hacer empresa teniendo en cuenta la igualdad, la conciliación o la recolocación de los trabajadores por encima de expulsión. La RSC es la demostración evidente de que se pueden conseguir mejores resultados con mayor implicación de la responsabilidad '.

Maravillas Rojo también criticó los movimientos tendentes a prejubilar a trabajadores, 'a expulsarles del mercado antes de tiempo ' y puso de manifiesto las contradicciones de debatir sobre el sistema de pensiones cuando por otro lado en ocasiones se abusa de los expedientes de regulación y de las prejubilaciones. También relacionó la RSC con la necesidad de innovar, de tener ideas y de aplicarlas para salir de la crisis. La secretaria general de Empleo declaró que 'el cambio de modelo productivo para conseguir la senda de crecimiento económico se conseguirá por la suma de responsabilidad de Gobiernos, empresas y ciudadanos '.

Las jornadas contaron además con la participación del presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad, Eduardo Montes, para quien los tres pilares del modelo del Club, creado hace seis años, siguen vigentes. Esos pilares son medio ambiente, la prudencia económico-financiera y el gobierno corporativo.

Montes subrayó que la dirección por objetivos a medio y largo plazo sí tiene sentido, pero no así los bonus a corto plazo. 'Luchemos contra el balance que es el corto plazo y luchemos por la responsabilidad corporativa que es el largo plazo ', insistió.

También el decano del Colegio de Economistas y director del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, se manifestó sobre la falta de responsabilidad que supone la percepción de bonus a corto plazo sin tener en cuenta los resultados a largo.

Iranzo destacó el papel de las agencias de rating a la hora de desencadenar la crisis y abogó por endurecer su sistema de responsabilidad jurídica para equipararla, por ejemplo, a la de los auditores. También consideró necesario extender la responsabilidad financiera que recae sobre los administradores a los directivos 'que disponen de mucha más información sobre la empresa que los consejeros. Así que, cuanto menos, deberían tener la misma responsabilidad patrimonial que tienen los miembros de los consejos '.

Francisco Román, consejero delegado de Vodafone España, explicó que la RSC tiene un origen ético, un aspecto estético, pero sobre todo, una función práctica, 'ya que se puede traducir en ventajas competitivas. En tiempos de crisis sólo sobreviven las empresas que tienen mayor capacidad de adaptación, que son las empresas que tienen un enfoque de responsabilidad corporativa '.


El consumidor, poco informado

No es el primer estudio que arroja un resultado poco positivo respecto al conocimiento que tienen los ciudadanos respecto a los beneficios de la aplicación de políticas de responsabilidad social por parte de las empresas. El presentado el pasado viernes durante la sexta jornada sobre responsabilidad corporativa para la alta dirección de la empresa, elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad en colaboración con Nielsen y el Ministerio de Trabajo, concluye que los consumidores reconocen tener un gran desconocimiento sobre las actuaciones relacionadas con el consumo responsable y el desarrollo sostenible de empresas y Administraciones.

En este sentido, demandan recibir más información y una mayor transparencia sobre las actuaciones de empresas y administraciones públicas en materia de responsabilidad. Otra de las conclusiones del informe es que la concepción espontánea de la mayoría de los españoles sobre el consumo responsable y el desarrollo sostenible se centra en los aspectos medioambientales. Además, un 15% del mercado estaría dispuesta a apoyar el consumo responsable y sostenible.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.