A finales del año 2019 finalizaba el plazo para que todas las empresas cotizadas de California incorporaran como mínimo a una mujer en sus juntas directivas. Haciendo un análisis de la situación a finales del año pasado, The New York Times explica que algunas organizaciones aún no se habían adaptado a esta nueva ley o lo habían hecho muy recientemente.

A principios de la década de 1990, Bill Entringer, entonces Director Ejecutivo de Selective Insurance, decidió que quería que se uniese a su junta directiva Joan Lamm-Tennant, profesora titular en la Villanova University con un Doctorado en Finanzas.

Lamm-Tennant nunca antes había sido parte de una junta directiva y, ciertamente, no tenía las letras C.E.O. en su currículum.

Sin ese tipo de antecedentes, una empresa de búsqueda "nunca me habría llamado,” explicó Lamm-Tennant. Entringer la nombró de todos modos, la primera y única directiva de la compañía.

Han pasado casi tres décadas y las cosas están empezando a cambiar.

En septiembre de 2018, California se convirtió en el primer estado de EEUU en obligar legalmente a la diversidad de la junta directiva con una ley que obliga a que todas las empresas cotizadas del estado tengan a finales de 2019 al menos a una directiva mujer. La ley desencadenó una lucha para encontrar a cientos de directoras, muchas de las cuales no se ajustan al molde tradicional.

Si las empresas no cumplen con dicho mandato, se enfrentan a una multa de 100.000 dólares.

A finales de 2021 aumentarán los requisitos que exige la ley, obligando a aquellas empresas con cinco miembros en la junta a tener al menos a dos directoras y al menos tres en juntas integradas por seis personas. Si las compañías continúan incumpliendo la ley, se enfrentan a una multa superior a 300.000 dólares por cada uno de los asientos que debería ser ocupado por una mujer.

El texto de la ley, firmado por el ex Gobernador Jerry Brown, cita varios estudios que vinculaban una junta directiva diversa con un mejor desempeño de las compañías, aunque los investigadores también enfatizaron que dicha relación no era una evidencia de causa y efecto.

Durante años, los gobiernos de toda Europa han estado haciendo esfuerzos similares. Noruega se convirtió en el primer país del mundo en establecer una cuota de género en 2008, y Francia, Alemania, España e Italia han seguido su ejemplo.

Sin embargo, el mandato de California no está exento de controversia.

Dos demandas presentadas este año argumentan que la ley es inconstitucional porque "busca obligar a los accionistas a perpetuar la discriminación basada en el sexo,” según explica uno de los demandantes, Creighton Meland Jr., accionista de OSI Securities.

En Estados Unidos, las mujeres ocupan aproximadamente el 20% de los puestos en las juntas directivas de las compañías que figuran en el índice bursátil Russell 3000, frente al 17% del año 2018, según la organización sin fines de lucro 2020 Women on Boards. De las más de 600 empresas con sede en California que cotizan en una bolsa de valores importante, casi un tercio no contaba con mujeres en su junta directiva cuando se aprobó la ley.

A pesar de que se acerca la fecha límite del 31 de diciembre, entre 30 y 60 de esas empresas aún no han incorporado a una mujer en su junta. Los investigadores que estuvieron siguiendo esta cuestión a lo largo del pasado año no se ponen de acuerdo con la cifra final porque se ha producido una oleada de actividad reciente, ya que algunas compañías nombraron a directoras en las últimas semanas. Una empresa, Clean Energy Fuel Corp., nombró como miembro de su junta a una mujer el martes pasado y, dos días después, OSI Securities también nombró a una directora.

Kathleen Kahle, profesora de Finanzas en la University of Arizona, ha controlado de cerca el cambio en California. Kahle explicó que las compañías que aún no han incorporado a ninguna mujer tienden a ser empresas jóvenes del sector de la alta tecnología o de la biotecnología con pequeñas juntas directivas y con capitalizaciones de mercado relativamente pequeñas.

Para estas empresas, incorporar a un miembro adicional a la junta puede ser costoso. El salario medio de un directivo en todas las empresas de California se acerca a los 181.000 dólares (casi el doble del coste de la multa de 100.000 antes mencionada) y, además, hay que tener en cuenta costes adicionales por viajes relacionados con las reuniones de la junta, añadió Kahle.

Otro obstáculo es la falta de experiencia que se ha percibido. Históricamente, las juntas directivas buscaban a candidatos que hubieran trabajado como directores ejecutivos de una empresa cotizada. Y debido a que dichas empresas, durante décadas, han sido dirigidas mayoritariamente por hombres, los candidatos a ser directores generalmente han sido también hombres.

"Estamos tratando de enseñar a las juntas directivas a que nos dejen presentar a mujeres 'listas para ser parte de la junta',” afirmó Jeanne Branthover, Socia y Manager de la firma de reclutamiento a nivel ejecutivo DHR International. Se refiere a mujeres con experiencia sénior en el nivel de la alta dirección que podrían haber trabajado antes en juntas de organizaciones sin fines de lucro, en juntas de centros educativos o que podrían haber presentado sus propias juntas. Sin embargo, Branthover se apresuró a enfatizar que eso no significa que la calidad de las candidatas sea más baja.

"Están cualificadas y están listas,” explicó Branthover.

Otras compañías han propuesto a mujeres de dentro de su propia red, explicó Kahle. "En muchos casos, la mujer que se incorporó fue alguien que ya contaba con una información privilegiada de la compañía,” añadió. "Incluso, tal vez puede ser la asesora legal o, en el caso de las empresas de biotecnología, algún tipo de médico."

Ese cambio ha reinventado lo que cada miembro de la junta debe aportar a la mesa y, por lo tanto, ha ampliado los talentos del grupo.

Los puestos de la junta directiva se están redefiniendo como roles funcionales "en lugar de que todos sean ex CEO y CFO sin un conocimiento profundo de ciertas funciones,” explicó Robin Toft, Fundadora de Toft Group Executive Search, con sede en San Francisco, especializada en situar a mujeres en juntas directivas. En el último año, su firma realizó más búsquedas para juntas directivas de las que había hecho en los últimos 10 años.

La ley de California también ha tenido un efecto dominó, ya que los legisladores estatales en Nueva York y Nueva Jersey han tomado en consideración mandatos similares. Las empresas de todo el país, alentadas por inversores activistas, como BlackRock, han diversificado activamente sus juntas directivas.

"Ya sabes, como dice un viejo dicho: ‘Una mujer es una presencia, tres es una voz’,” afirmó Lamm-Tennant, que actualmente forma parte de las juntas directivas de AXA Equitable Holdings, Element Financial Management Corp. y Ambac Financial Group.

Para cuando dejó su puesto como Directora en Selective Insurance en 2015, había contribuido a que otras tres mujeres se incorporaran a su junta directiva.

 

Haridasani, Gupta. "California Companies Are Rushing to Find Female Board Members". The New York Times, 17/12/2019 (Artículo consultado online el 19/12/2019).

Acceso a la noticia: https://www.nytimes.com/2019/12/17/us/california-boardroom-gender-quota.html

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.