Mens sana in ‘corporate’ sano es la adaptación del famoso aforismo latino que propone este artículo de The Economist. Existen muchas evidencias científicas que demuestran que una mayor actividad física conduce a una mejor salud física y mental. Si eso lo llevamos al terreno laboral, el ejercicio promovido desde las organizaciones puede llevar además a mejores resultados económicos.

La frase en latín más amada por todos los antiguos maestros de escuela británicos era mens sana in corpore sano, una mente sana en un cuerpo sano. Con esa idea, el pedagogo podía despachar a grupos de escolares temblorosos en camiseta y pantalones cortos para que hicieran una carrera de tres millas campo a través.

Pues resulta que esos tutores tenían razón en algo. Una mayor actividad física se asocia con una mejor salud mental y física. Y también podría estar relacionado con una mayor productividad de los trabajadores y, por lo tanto, con un crecimiento económico más rápido. Esa es la conclusión de un nuevo informe de RAND Europe, un laboratorio de ideas al cual Vitality, una aseguradora de salud británico, le encargó la investigación.

Ya ha sido ampliamente demostrado que la actividad física reduce los riesgos de enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, derrames cerebrales y algunos tipos de cáncer. Y un informe elaborado en 2018 por el Comité Asesor de Pautas para la Actividad Física de Gran Bretaña descubrió que realizar aproximadamente 30 minutos de ejercicio al día puede reducir la probabilidad de depresión en más de un 40%. RAND realizó una encuesta en lugares de trabajo en siete países y descubrió que aquellos que registraban niveles más altos de actividad (equivalentes a 150 minutos a la semana de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio a un ritmo más elevado) tenían de media una mejor salud mental.

¿Eso les hace mejores trabajadores? Estudios anteriores han sugerido que aquellos que hacen más ejercicio tienden a ganar un 5-10% más de media. Sin embargo, son varios los factores que podrían explicarlo. Quienes participan en deportes de equipo pueden hacer contactos en el vestuario que les pueden resultar útiles en sus carreras. O podría ser simplemente que los que ganan más pueden permitirse el lujo de aprovechar más las instalaciones deportivas, por ejemplo haciéndose socios de un gimnasio.

El estudio de RAND analiza diferentes parámetros: absentismo (cuando los trabajadores cogen la baja por enfermedad) y presentismo (cuando se presentan a trabajar pero son menos productivos debido a una enfermedad). El último parámetro fue autoinformado por los propios empleados, a quienes se les preguntó si su trabajo se veía afectado negativamente por problemas de salud. La encuesta sugiere que se pierden entre 3 y 4,5 días hábiles cada año como consecuencia de la inactividad física de los trabajadores. Esto representa entre el 1,3% y el 2% del tiempo de trabajo anual. La mayor parte de este tiempo se tradujo en presentismo.

Otra ganancia potencial que implica el hecho de tener una mejor forma física es la reducción de costes en atención médica. En muchos países, estos corresponderían al sector público. Sin embargo, en Estados Unidos, donde la atención médica a menudo se brinda a través de planes de salud corporativos, las empresas podrían salir beneficiadas. Es difícil saber qué proporción de estos costes podría recortarse, pero RAND estima que el ahorro total en la salud de los estadounidenses podría ser de hasta 6.000 millones de dólares anuales para 2025 (utilizando los mismos objetivos para un ejercicio moderado o más elevado antes mencionados).

Se trata de una corrección insignificante en una factura anual por atención médica en Estados Unidos que ronda los 3,5 billones de dólares. De todos modos, con la ayuda de métricas económicas muy sofisticadas, los autores del estudio concluyen que si las personas cumplieran con estos objetivos de ejercicio, el PIB global podría ser alrededor de un 0,17 a un 0,24% más alto para 2050. Y eso no es nada desdeñable en un mundo de crecimiento más lento, aunque existen incertidumbres a la hora de hacer pronósticos para períodos tan largos de tiempo, lo cual implica que tales estimaciones deben tratarse con extrema precaución.

¿Cómo se puede alentar a los trabajadores para que sean más activos? Los incentivos son útiles pero solo si tienen una serie de condiciones. Pagar a todos los empleados la pertenencia a un gimnasio no parece funcionar. Otro estudio de RAND Europe examinó un programa en el cual los trabajadores recibían un Apple Watch, cuyo precio con descuento se podía pagar a plazos. Sin embargo, dicho descuento era únicamente para aquellos que aceptaban controlar su actividad física y los pagos mensuales dependían de cuánto ejercicio realizaran. Los que cumplieron con los objetivos, terminaron pagando solamente el 10% del precio original del reloj; los que no hicieron ejercicio pagaron el reloj entero.

Este enfoque aprovecha una tendencia conductual conocida como “Aversión a la pérdida”: las personas están encantadas de evitar pagar más. De media, los participantes en la prueba del reloj realizaron un 30% más de ejercicio que antes.

El problema es que muchas personas son demasiado optimistas en cuanto a su salud, subestimando los riesgos a los que se enfrentan. Esto significa que la participación en planes de ejercicio en entornos laborales tiende a ser baja, alrededor del 7% según la muestra estudiada por RAND.

Las empresas no son las únicas que pueden fomentar un estilo de vida más saludable. Es probable que los amigos y las familias sean más importantes. Sin embargo, las empresas podrían jugar un papel mucho más relevante. Y si RAND tiene razón, esto podría reportarles beneficios financieros. Las personas con rol directivo en las empresas quizás aún pueden cogerle cariño al proverbio adaptado: mens sana in ‘corporate’ sano.

 

"Take the money and run". The Economist, 09/11/2019 (Artículo consultado online el 28/11/2019).

Acceso a la noticia: https://www.economist.com/business/2019/11/09/take-the-money-and-run

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.