La empresa Bynder, dedicada a ofrecer soluciones en la nube para la gestión de archivos digitales, “expulsa” durante una semana al año a todos sus empleados para que trabajen desde otros entornos, en espacios situados lejos de la oficina escogidos por ellos mismos. Fast Company explica que esta curiosa iniciativa tiene múltiples beneficios, ya que favorece una mejor conciliación, reduce el estrés e incrementa la productividad.

Hete aquí el dilema: cuando intentas hacer crecer una organización rápidamente, es fácil dejarse llevar por el trabajo y permitir que todo lo demás se quede por el camino. Sin embargo, parte del crecimiento de una empresa verdaderamente exitosa tiene que ver con el hecho de saber crear un ambiente de trabajo donde los empleados puedan mantener un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal. Es por eso que hace tres años lanzamos la Remote Week.

Cada verano, durante una semana, alentamos a los empleados a conectarse desde entornos que les hagan sentir más cómodos, inspirados y productivos. Podría ser el despacho en casa, una hamaca en el patio trasero o en la cafetería de tu misma calle. Para algunos de nuestros trabajadores significa conectarse desde una playa de Croacia o desde un barco en los canales de la campiña inglesa. Simplemente no puede ser desde nuestra oficina.

Se ha investigado mucho sobre los beneficios del trabajo remoto, pero queríamos demostrar cómo la confianza y la flexibilidad son más importantes que la ubicación física de un empleado para obtener resultados. Después de cada Semana Remota, encuestamos a los empleados para conocer su experiencia y, de este modo, vamos reformando nuestras propias políticas de trabajo remoto y flexible para el resto del año.

Y esto es lo que hemos aprendido:

EL ÉNFASIS EN LA CALIDAD, NO EN LA CANTIDAD, AUMENTARÁ LA MOTIVACIÓN

Un lugar de trabajo donde todos intentan trabajar más horas que la persona que está a su lado tiene como consecuencia un pobre equilibrio entre el trabajo y la vida personal y, en última instancia, alimenta una cultura tóxica. Descubrimos que el trabajo remoto ayuda a fomentar un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida al poner énfasis en la calidad del trabajo producido por los empleados, en lugar del tiempo que les lleva realizarlo.

La Remote Week lo resuelve de dos maneras principales. Primero, la experiencia ofrece una oportunidad única para enfocarse completamente en los resultados en vez de en los elementos para conseguirlos. Cuando todos trabajan de forma remota, nadie controla cuántas horas están conectados los empleados. Eso es bueno. Los managers deberían poder confiar en que todos los que trabajan para ellos están haciendo lo que pueden para su trabajo, estén o no monitorizados mientras lo hacen.

Segundo, y quizás más importante, cuando fomentamos el trabajo flexible durante la Remote Week, estamos enviando el mensaje de que realmente queremos que los empleados usen sus beneficios; no solo están a disposición porque quedan bien sobre el papel. Casi el 70% de nuestros 320 empleados afirmaron que se sentían felices y relajados durante la Remote Week, lo que demuestra que este tipo de iniciativas pueden hacer maravillas por la positividad y por la moral, ayudando a que la utilidad del trabajo remoto se convierta en algo comprobado y no únicamente en una moda.

LOS EMPLEADOS ENCONTRARÁN SUS ZONAS DE PRODUCTIVIDAD REMOTAS

Tener un respiro de las distracciones cotidianas de la oficina es uno de los grandes aspectos positivos de la experiencia. El año pasado, más del 50% de nuestros empleados explicaron que se sentían más concentrados durante esa semana que en la oficina.

Para algunos empleados el ruido de la oficina es una distracción y, trabajar en un lugar de su elección, les permite concentrarse y dedicar toda su atención a tareas más complejas.

Alentar a los empleados a trabajar donde se sientan más productivos e inspirados crea, en última instancia, un lugar de trabajo más exitoso, por lo que es algo que más empresas deberían adoptar.

LA COMUNICACIÓN SIEMPRE SERÁ CLAVE

Puede que esta no sea la idea más innovadora, pero es crítica: hay que tomarse el tiempo necesario para comunicarse con los demás cuando se trabaja de forma remota. Para los managers eso significa establecer unas expectativas claras, llevar a cabo unos controles diarios estandarizados y estar disponibles cuando dices que lo estarás.

Más del 88% de los empleados encuestados al finalizar la Remote Week del año pasado indicaron que herramientas como Zoom, Google Hangouts y Slack fueron altamente efectivas para permitir una comunicación en tiempo real y favorecer un inestimable cara a cara que igualmente ya sabemos que es más fácil de conseguir en un espacio de trabajo físico.

Con una comunicación adecuada y con la enorme cantidad de tecnología que tenemos al alcance, no hay razón para que las empresas no puedan ser efectivas incluso si están dispersas por todo el mundo.

LOS EMPLEADOS INVERTIRÁN EN CRECIMIENTO PERSONAL

De manera similar, muchos de nuestros empleados indicaron que una de las mejores cosas de la Remote Week era evitar el viaje, a veces ahorrándoles hasta dos horas al día. Al trabajar de forma remota, los empleados pudieron dedicar ese tiempo al desarrollo de habilidades profesionales, hobbies, ejercicio y demás, reduciendo así el estrés.

Este año, los empleados de todos los departamentos tuvieron acceso al Portal de Aprendizaje de LinkedIn, una plataforma educativa en línea que ayuda a los profesionales a descubrir, desarrollar y refinar las habilidades empresariales, tecnológicas y creativas a través de videos de cursos dirigidos por expertos. Alentamos a los empleados a dedicar tiempo a desarrollar sus pasiones tanto dentro como fuera del entorno de trabajo, de modo que cuando llegó el momento de regresar a la oficina, los empleados se sintieron descansados ​​y listos para comenzar de nuevo. Muchos miembros del equipo aprovecharon este momento, visionando en conjunto un total de 311 horas de videos de desarrollo profesional que abarcaban todo tipo de temas, desde seguridad de la información, marketing de contenidos y formación en gestión de proyectos, hasta escucha activa.

Cada año, vemos durante la Remote Week cómo la colaboración y la productividad no necesitan tener lugar bajo el mismo techo, y esta semana ha demostrado ser una de las más productivas del año. Los empleados regresan con mucha energía, entusiasmados por ver de nuevo a sus compañeros de trabajo y escuchar cómo otros pasaron el tiempo fuera de la oficina.

 

Hickey, Bob. "We lock our employees out of the office for one week each year”. Fast Company, 09/10/2019 (Artículo consultado online el 17/10/2019).

Acceso a la noticia: https://www.fastcompany.com/90414235/why-bynder-hosts-a-mandatory-remote-week-each-year

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.