Más de un 20% de las empresas españolas planteará un incremento cero para sus ejecutivos. La congelación salarial en el 2009 se debe a la incertidumbre de la duración y la magnitud de la crisis el año próximo, así como la reducción de costes.

Pintan bastos en todas partes. La congelación salarial en el 2009 puede alcanzar a las esferas directivas de algunas empresas. Un motivo domina sobre los demás: la incertidumbre sobre lo que pueda ocurrir el año próximo tras el marasmo de cambios - a la baja- en las previsiones de la actividad económica. Primitivo Valldeperes lleva muchos años haciendo previsiones - y acertando- sobre las subidas salariales de los directivos en las empresas de este país. El socio de Delta Recursos Humanos este año tiene un dilema, ya que el modelo que siempre le ha funcionado, basado en el PIB y el IPC, da un resultado confuso, por la poca claridad de las perspectivas. "Por ello, hemos hecho un sondeo exprés entre más de cien empresas y los resultados que aparecen se ajustan más a lo que va a ser la realidad. La media de subida de remuneraciones a ejecutivos estará alrededor del 3%, con un dato que me parece muy significativo: el 22% de las empresas consultadas no plantea subidas para sus directivos". El dato es significativo y novedoso. ¿Qué argumentos dan estas empresas que congelan el sueldo a sus directivos? "Fundamentalmente dan dos. La necesaria reducción de costes ante la crisis y el desconocimiento de la magnitud y duración de la crisis. Además, las empresas que han decidido bajos incrementos se hallan entre las que muestran mayor incertidumbre".

Añade que "los incrementos del personal no ejecutivo - convenio- pueden ser superiores a los de directivos y mandos intermedios, aunque sea por estrecho margen. Este hecho es la primera vez que se da en los 30 años que venimos realizando el estudio". Y concluye, "aunque hay rumores de que algunas empresas reducirán sus salarios, ninguna de las consultadas se ha manifestado al respecto. Algunas comentan que van a minimizar los fijos y ampliar el tramo variable".

Para Ceferí Soler, profesor y director del departamento de recursos humanos de Esade, "el 3% de aumento para el 2009 me parece justo, viendo cómo irá la inflación. Pero lo que quiero destacar es que las empresas se sinceran y aceptan que no saben muy bien qué va a ocurrir, mientras los políticos no pueden decirlo". A Manel Barriga, director de desarrollo personal y política social de TMB, la cifra le parece coherente y acepta que estamos ante un año muy duro en que "habrá ajustes fuertes en las plantillas por razones de costes o de producción. El ajuste puede venir sólo por dos vías: o por precio o por número de personas. Y no debemos olvidar que en muchos casos hay convenios ya firmados y el único camino será el de rebajar la plantilla".

De la crisis resulta obligado sacar punta a los aspectos positivos que puede conllevar. Soler comenta entre ellos la revisión de puestos de trabajo que habrá que hacer, la recuperación de valores, el análisis para aprender de los errores, una valoración superior al cliente... Pero destaca uno en especial por las derivadas que tiene. "La situación nos obligará a hilar muy fino en las remuneraciones variables. Habrá muy poco dinero y se tendrá que repartir de forma justa. Ello obligará a muchos directivos a tener que reunirse con su gente y razonarles por qué dan más dinero a uno que a otro. Los motivos que aduzcan tienen un efecto didáctico muy interesante, ya que les forzarán a explicarse más y mejor". "Es bueno que sea así, comenta Barriga. La propia gente te pide en muchos casos que se premie el buen desempeño en el puesto de trabajo". Y Soler concluye que sí, que "la gente está ya harta de que los jefes no se mojen y de que se premie a gente que no se lo merece, en función de motivaciones extraprofesionales".


Blindajes y otras cosas

Uno de los aspectos más controvertidos en esta crisis ha sido el de la salida a la luz de los blindajes de algunos altos ejecutivos de grandes empresas que se han hundido. Pagos multimillonarios junto a la miseria circundante han tenido un enorme eco mediático, lógico en momentos de zozobra. Ciertamente, los beneficiarios, en porcentaje sobre el total de las empresas, suponen una cifra infinitesimal - corresponden a las grandes organizaciones-, pero no deben ser tampoco minimizados, porque puede haber más blindados de lo que a veces pensamos.

"Los fondos tienen mucho que decir en la extensión de esta cultura. Al comprar una empresa, para venderla al cabo de pocos años, tienen interés en mantener a los ejecutivos, ya que la gestión se vende en el pack y los retienen con un jugoso blindaje, entre otras cosas", apunta Ceferí Soler. El blindaje tiene sentido al tratar de proteger el talento unos años. El problema es si acaba haciéndose una pelota sin sentido que beneficia sólo a un grupo reducido de personas que acaba creando un mercado virtual.

Para Soler, algunos cazadores de talentos han tenido mucho que ver con este efecto, ya que han jugado con el mismo ejecutivo en empresas sucesivas... y el producto no siempre es de calidad. "El mecanismo es perverso, pero las empresas han empezado a darse cuenta y ya separan a los verdaderos profesionales de los fantasmas del sector". Manel Barriga dice que "la retención cada vez pasa menos por el blindaje en las empresas normales. Se retiene por otros aspectos profesionales y complementarios, como pagar más formación, seguros, proyectos interesantes, buen trato, posibilidades de carrera... En otros casos es el nuevo contrato psicológico. Si no se puede ofrecer ni un gran salario ni carrera, está la participación".

Esta idea de la cooperación según Soler, debería estimularse. "Mondragón es un caso singular. Ha decidido no subir salarios y estos van por debajo del mercado. Pero nadie se va. Saben que tienen trabajo para siempre, aunque no sea en la misma cooperativa. ¿El secreto? Están todos muy implicados en el proyecto".


Sube el director de logística

En el informe de Delta RH, Remuneración de los directivos de España 2008-2009, se comprueba como el director de logística es el que más rápidamente avanza en la escala de remuneraciones. "Ha subido tres puestos en pocos años. Y es lógico ya que puede tener un papel muy significativo en la crisis", comenta Primitivo Valldeperes. Como otros perfiles más buscados en estos momentos cita "al financiero, sobre todo, controllers; al comercial, con más incentivos, y también el de recursos humanos, aunque en este caso en su vertiente de gestión más dura".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.