Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 son un instrumento para mejorar el bienestar de la sociedad y, al mismo tiempo, son una oportunidad para las compañías y para sus estrategias de RSC. Es por eso que, según el V Informe sobre el impacto social de las empresas, elaborado por la Fundación Seres y Deloitte, el 90% de las compañías analizadas afirma contemplar los ODS en sus estrategias de RSC.

La realidad ha demostrado que la responsabilidad social es mucho más que “la cara amable de la empresa”. La RSC se ha convertido en un instrumento para mejorar el bienestar de la sociedad y, al mismo tiempo, en un atributo clave de gestión empresarial y un factor de competitividad en la economía global. Como se apunta en el último Informe Forética, “la RSC no solo ha sobrevivido a etapas de gran exuberancia y a las de mayor depresión económica, sino que ha salido reforzada de cada percance durante los últimos 20 años”.

LOS ODS Y LA RSC

En 2015 los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales –los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)– para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Estos 17 grandes objetivos, y las 169 metas en las que se concretan, representan una serie de necesidades y propósitos clave para el conjunto de la humanidad: gobiernos y organismos públicos, organizaciones del tercer sector, ciudadanos y empresas.

Como apunta la Fundación Seres, las empresas, por la capacidad que tienen de contribuir al desarrollo de los entornos donde operan, son importantes agentes de transformación. La participación de la comunidad empresarial es esencial para alcanzar dichos objetivos a tiempo. Resolver muchos de estos retos es, además, una gran oportunidad para que la empresa se adapte a las nuevas circunstancias, innove y cree ventajas competitivas, contribuyendo con su actividad y capacidades al desarrollo social. Por ello, cada vez son más las empresas que han decidido integrar los ODS en sus estrategias de RSC.

Según el V Informe sobre el impacto social de las empresas, elaborado por la Fundación Seres y Deloitte, el 90% de las compañías analizadas afirma contemplar los ODS en sus estrategias de RSC.

Esto evidencia no solo que se vive esta importante tendencia, también indica hasta qué punto las empresas han asumido el papel clave que juegan en la consecución de estos objetivos universales.

La realidad nos hace ver que los objetivos de la Agenda 2030 son una oportunidad para las compañías y un marco de referencia para las estrategias de RSC. Un modelo de negocio sostenible y responsable no depende tanto del tipo de empresa sino del compromiso que tiene con la sociedad. Los ODS trazan, en este sentido, una hoja de ruta para las empresas.

El plan de acción de la Agenda 2030 aporta un lenguaje común que está haciendo que empresas que a priori no tienen demasiado en común avancen en una misma dirección, trabajando para mejorar la educación, promover la igualdad de la mujer o impulsar la defensa del medio ambiente.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.