La llegada de los robots, o más bien su multiplicación, tendrá diferentes efectos sobre la economía de los países que decidan transformar su economía en base a estos. Una de ellas es la sustitución de puestos de trabajo, que antes ocupaban trabajadores y ahora lo harán máquinas. Y, según la revista Oxford Economics y enfocado sobre un sector como la industria manufacturera, un robot equivaldrá en el medio plazo a dos empleos.

El informe del equipo liderado por Adrian Cooper señala que, de media en todo el mundo, por cada nuevo robot se sustituyen 1,6 puestos de trabajo. El efecto sustitución no impacta igual según el tejido productivo del país y es casi el doble en las economías de bajos ingresos que en las de altos. Si la media de puestos de trabajo suplantado por cada nuevo robot es de 1,6, en los países empobrecidos es de 2,2 y en los enriquecidos de 1,3.  En Europa dicha transformación ya ha eliminado 400.000 puestos de trabajo y para el 2030 los investigadores estiman que serán dos millones.

Las razones que desgrana el artículo para explicar el auge de los robots son tres. Por un lado, el desarrollo tecnológico permite que hoy en día determinados robots sean más económicos que un sueldo humano. A lo que hay que añadir que son más baratos y producen más. Para el 2030 la previsión del estudio es que si se incrementa la presencia de robots en las líneas de producción de todo el mundo, el PIB mundial crecerá el 5,3%. Un 'extra' que actualmente equivale al PIB que genera Alemania.

Y, como tercer argumento, Oxford Economics mira hacia el este. Pese a la ingente mano de obra de la que dispone China, este país ya es actualmente el reino de los robots y continúa invirtiendo intensamente para seguir siéndolo. El 20% de toda la maquinaria manufacturera del planeta se encuentra dentro de las fronteras del gigante asiático. Lo que evidencia una escalada ‘exprés’ de menos de dos décadas, pues al comenzar el milenio China apenas contaba con industrias automatizadas.

No obstante, no es en proporción el país que más maquinaria inteligente tiene en sus fábricas. Mientras en China hay 68 robots por cada 10.000 trabajadores, en Corea del Sur la proporción es de 631 por 10.000; más del doble que en Alemania o Japón y tres veces más que en EE.UU.

Gestionar el cambio

No solo la destrucción de empleo 'per se' puede ser un problema para las economías del mañana, sino también el cómo gestionar la masa de parados que ello conllevará. Según la bibliografía estudiada por los autores, más de la mitad de los trabajadores de la industria en Estados Unidos que fueron sustituidos por una máquina en las pasadas dos décadas se reciclaron en los sectores de transportes, construcción, mantenimiento y oficinas.

El problema que han detectado desde Oxford Economics es que son estos sectores los más automatizables en la próxima década. Con lo que las soluciones de ayer no serán posibles mañana. "Prepararse y responder a los impactos sociales de la automatización será un desafío definitorio de la próxima década", concluye el informe.

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.