Financial Times recoge en este artículo las conclusiones de un informe que describe cómo serían las empresas si fueran diseñadas por y para mujeres. Entre otras conclusiones, destaca que con unas “corporaciones más femeninas” se podrían solucionar cuestiones vinculadas con lograr una promoción profesional más justa o una menor brecha salarial.

Después de que Deborah Hargreaves comenzara a hablar con grupos de mujeres para su nuevo informe, en el que pretendía exponer cómo sería una corporación "femenina" y qué cambiarían las mujeres sobre el trabajo si pudieran, descubrió que algo había cambiado en su propia visión del lugar de trabajo. "Cuanto más lo pensaba y lo hablaba con la gente, más extraño me parecía todo."

Hargreaves, ex directiva de Financial Times, periodista de The Guardian y Fundadora de High Pay Center, un think-tank que monitoriza el pago a los ejecutivos, logró una beca por parte de Friends Provident Foundation para pasar un año recopilando datos para su informe. Sus hallazgos, publicados esta semana, ofrecen un manifiesto para el cambio a través de 10 recomendaciones sobre cómo un enfoque de la vida laboral impulsado por las mujeres podría crear mejores organizaciones para el futuro y, a su vez, hacer que la economía sea más justa para todos.

A raíz de hablar con más de 150 mujeres que se encontraban en distintas situaciones de trabajo en Reino Unido, se dio cuenta de que gran parte de las organizaciones siguen sin estar en sintonía con la vida moderna. “La experiencia de las mujeres en el lugar de trabajo resulta completamente extraña debido a que tenemos que inventarnos excusas para cuidar a nuestros hijos y fingir que estamos completamente comprometidas con el trabajo el 100% del tiempo.”
"¿No deberíamos aceptar todos el hecho de que estamos cuidando a otra generación o a las personas vulnerables de la nuestra?"

Muchas madres reconocerán que se han inventado excusas: mentir acerca de una cita médica para asistir a eventos escolares; cuidar del niño enfermo poniendo como excusa nuestra propia salud; quitar del escritorio las fotografías de los hijos porque un directivo las ha mandado quitar… Estas son situaciones que muchas mujeres han experimentado y son solo algunos de los pequeños subterfugios para mantenerse a flote y verse más “profesional” en el lugar de trabajo.

Hargreaves espera que su informe ayude a que se produzca un cambio radical en dichas actitudes. La principal conclusión de Women at Work: Designing a Company Fit for the Future es que las empresas deben reconocer que las mujeres tienen responsabilidades en el cuidado. Como lo indica el informe: "La organización debería poner el cuidado de los niños, familiares y padres en su centro."

Women at work - designing a company fit for the future from Team Yoke on Vimeo.

Otras recomendaciones importantes incluyen poner foco en las semanas de trabajo de cuatro días, turnos flexibles, trabajo desde casa y trabajo compartido (para hombres y mujeres) en todos los niveles de la empresa.

Hargreaves entrevistó a personas que trabajaban en puestos de trabajo innovadores, incluidas tres personas que desarrollaban sus tareas de forma compartida. "Mi opinión ahora es que todos los trabajos se pueden realizar a tiempo parcial o pueden realizarse mediante el trabajo compartido,” afirma Hargreaves. “Tienes que pensar de manera creativa, eliminar algunas cosas de la descripción del puesto de trabajo. Todos los empleos se pueden hacer de diferentes maneras."

Su explicación de por qué las mujeres todavía se sienten culpables por tener responsabilidades en el cuidado, está relacionada con la estructura del entorno laboral: "El trabajo siempre ha sido terreno de los hombres, un lugar completamente diferente al que ellos van casi para escapar de la familia, y las mujeres hemos entrado al mundo laboral pero realmente no ha habido cambios para acomodarnos. Obviamente hemos obtenido algunas concesiones, pero ¿por qué no se han hecho más movimientos?”

Si bien la evidencia nos muestra que muchos padres ahora quieren asumir un papel de cuidado mucho mayor y es probable que eso ayude a acelerar la adopción del trabajo flexible, la realidad es que la carga en el cuidado recae en las mujeres y, como consecuencia, sus carreras se ven perjudicadas.

Sin embargo, Hargreaves cree que nada cambiará realmente hasta que "una masa crítica" de mujeres dirija las compañías. "En los cargos de mayor responsabilidad las mujeres están en minoría y han tenido que ajustarse a la norma masculina -una vez que ocupan cargos superiores pueden intentar hacer las cosas de manera diferente, pero, o bien pueden ser substituidas por hombres o no tener éxito y retirarse-. Las personas con las que hablé para este informe están haciendo mucho para ayudar a otras mujeres a ocupar puestos de alto nivel. Creo que, de alguna manera, tenemos que ser más valientes para empujarnos a nosotras mismas y para impulsar nuestra agenda, no solamente para pensar ‘sí, tengo un poco de flexibilidad para mí misma,’ sino hacerlo para todo el mundo."

Aún son muchas las cosas que las mujeres pueden hacer para lograr un cambio, ya sea individualmente o movilizándose en grupos. Se necesita un cambio estructural en los lugares de trabajo.

Es altamente improbable que un número significativo de empresas tradicionales cambien repentinamente sus prioridades para trabajar en torno a la vida familiar de sus empleados. Sin embargo, algunas otras ideas planteadas por Hargreaves, como el nombramiento de un número igual de hombres y mujeres en la junta directiva o la orientación de los negocios hacia un planteamiento más ético y sostenible, están en sintonía con los tiempos.

“La corporación honesta, con un propósito y un sentido de misión, podría convertirse de nuevo en la voz de la razón. Los millennials están mucho más preocupados por el propósito y la sostenibilidad y se están convirtiendo cada vez más en una voz dentro del sector corporativo. Espero que eso pueda ayudar a cambiar las cosas."

Trabajé para Hargreaves hace casi 20 años, cuando era una de las pocas mujeres directivas en Financial Times. Ella era la personificación de las demandas que formula en su informe: era buena en su trabajo, pero no ocultó el hecho de que tenía hijos y se tomó tiempo fuera para cuidarlos. Además, fue flexible con respecto a los compromisos familiares de todos los demás.

Tratar a las personas de manera justa realmente funciona. Como dice Hargreaves: "Esta no es una agenda utópica, es de sentido común y ayudará tanto a los hombres como a las mujeres."



Las mujeres en el trabajo: cuestiones clave

En Gran Bretaña el 71% de las mujeres de entre 16 y 64 años trabajan. Algunas de las principales cuestiones que les afectan son:

  • Brecha salarial: la diferencia entre el salario de hombres y mujeres se mantiene en el 9.6%.
  • Cuidado y flexibilidad: el derecho al trabajo flexible se ha reconocido desde 2014, pero su demanda se ha reducido.
  • Valores diferentes: los hombres y mujeres más jóvenes cuestionan los valores de las empresas que consideran que las ganancias y el valor para los accionistas son los resultados más importantes de los negocios.
  • Biología: la menstruación y la menopausia son dos de los grandes tabúes en el lugar de trabajo. El hecho de que los managers no reconozcan el problema puede hacer que las mujeres se sientan vulnerables.
  • Progreso profesional: a menudo se pasa por alto a las mujeres cuando se trata de una promoción. Algunas organizaciones están introduciendo a mentores y ofrecen oportunidades para optar a un rol directivo.

¿Cómo sería una "corporación femenina" en el futuro?

  • La organización pondría el cuidado de los niños, familiares y padres en su centro.
  • Los lugares de trabajo ofrecerían formas asequibles de cuidado de los niños -en casa o mediante vales subvencionados.
  • Habría un mayor foco hacia los empleos compartidos, el trabajo flexible y la semana de cuatro días, que se potenciaría a todos los niveles.
  • El lugar de trabajo sería inclusivo y abierto a personas de todas las culturas e identidades y a personas con discapacidades.
  • No habría una brecha salarial de género y el mentoring estaría disponible para todos.
  • El mismo número de hombres y mujeres se promocionaría a todos los niveles de gestión, incluyendo a nivel de junta directiva.
  • La organización fomentaría una forma de trabajo más ética y sostenible en lugar de centrarse únicamente en las ganancias y el crecimiento.
  • Las recompensas se basarían en los valores generales de la empresa en lugar de centrarse en el rendimiento individual.

 

Berwick, Isabel. "A move to ‘feminine corporations’ could improve workplaces for all". Financial Times, 01/07/2019 (Artículo consultado online el 05/07/2019).

Acceso a la noticia: https://www.ft.com/content/49bc9ba0-98bc-11e9-8cfb-30c211dcd229

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.