La Fiscalía francesa ha pedido las máximas penas que permite la legislación contra France Télécom y contra su antigua cúpula directiva en el proceso por acoso de empleados, a la que se responsabiliza de múltiples suicidios y tentativas hace una decena de años. Según el relato de la acusación, Lombard y los otros encausados tenían conciencia de las consecuencias de los métodos que aplicaban, a los que recurrieron para poner a los trabajadores bajo presión. 

El Ministerio público requirió ante el Tribunal Correccional de París una multa de 75.000 euros para France Télécom, la primera gran empresa inculpada por acoso moral en Francia, en concreto por el caso de 39 trabajadores, de los cuales 19 se suicidaron, 12 intentaron hacerlo y 8 sufrieron depresión.

Para el antiguo consejero delegado, Didier Lombard, para el que era el "número dos", Louis Pierre Wenès, y para el director de recursos humanos, Olivier Barberot, los fiscales reclamaron un año de cárcel y 15.000 euros de multa para cada uno.

Para los otros cuatro directivos que se sientan con ellos en el banquillo, ocho meses de prisión y 10.000 euros.

El Ministerio Público reprochó a Lombard haberse mostrado "ciego y sordo" ante el sufrimiento de algunos empleados que consideran que provocó con los métodos de gestión que aplicó.

De acuerdo con el relato de la acusación, Lombard y los otros encausados tenían conciencia de las consecuencias de esos métodos, a los que recurrieron precisamente para poner a los trabajadores bajo presión y en una situación incómoda.

Los hechos se remontan a finales de la pasada década, cuando France Télécom, una vez privatizada, estaba en proceso de mutación por la competencia feroz de nuevos operadores de telecomunicaciones y la transformación de la tecnología digital en un contexto de fuerte endeudamiento.

La cúpula del grupo puso en marcha dos planes de transformación en 2005 y 2006, NexT y Act, que debían conducir a la supresión de 22.000 empleos de una plantilla de 120.000 en la que un 65% todavía tenían estatuto de funcionarios.

Un ejemplo de las prácticas que condujeron a ese ambiente eran, según los instructores, los objetivos de reducción de efectivos que se asignaban a las direcciones locales, así como algunas "frases funestas" de Lombard.

Se le atribuye al expresidente -aunque él lo niega- haber dicho que tenía intención de sacarse de encima a empleados "de una forma u otra, por la ventana o por la puerta".

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.