Los menores de 26 años representan al 5,6% del total de ocupados, cuando en el 2007 llegaron a ser el 10,3%. Estas cifras demuestran que el mercado de trabajo español no se ha recuperado totalmente para los jóvenes desde el estallido de la crisis económica. Además, los mismos datos revelan que el circuito laboral ha envejecido notablemente. 

El mercado de trabajo en España ya ha recuperado los niveles de ocupación previos al estallido de la crisis. No obstante, la fotografía no es la misma y las cifras revelan un circuito laboral notablemente envejecido. En mayo, últimos datos disponibles por edades, trabajaban en España un total de 1.087.327 jóvenes con una edad de 25 años o menos; casi la mitad que hace una década.

Su peso actual entre los 19,5 millones de empleados es del 5,6%, cuando había llegado a ser del 10,3% en julio del 2007, mes en el que estaban empleados casi dos millones de personas con 25 años o menos. Estos datos van en la misma línea que otras fuentes, como las del INE, que muestran que, pese a la transformación demográfica, este colectivo atesora unas tasas de paro que duplican la media del conjunto de la población. Los más jóvenes están muy lejos de poder afirmar que han superado la crisis.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.