Cada vez es más frecuente que las empresas se impliquen en cuestiones sociales mediante iniciativas diversas en RSE. People Management magazine expone el caso de la compañía de productos electrónicos Ricoh, que trabaja con las prisiones de Reino Unido para ofrecer oportunidades de empleo a personas reclusas y contribuir así a su reinserción social.

En Reino Unido, casi tres de cada diez personas condenadas o amonestadas por un delito reinciden dentro del siguiente año. Las cifras que ofrece la Office for National Statistics muestran que, de promedio, cada reincidente comete cuatro delitos durante ese período.

El respaldo de la sociedad hacia los antiguos autores de delitos para que vuelvan al trabajo es sólido, afirma Rebekah Wallis, Directora de Recursos Humanos de Ricoh. Fue eso lo que llevó a la empresa a pensar en el caso de su propio negocio. “Uno de los factores clave para no reincidir es, junto con tener un hogar, tener un empleo. Así que comenzamos a investigar lo que podíamos hacer."

El fabricante de productos electrónicos ha estado trabajando tanto con las cárceles como con los exdelincuentes durante varios años. Inicialmente, sus actividades de Responsabilidad Social Empresarial se habían centrado en áreas más tradicionales, pero eso cambió después de que el CEO, Phil Keoghan, asistiera en 2013 a una jornada de puertas abiertas el centro carcelario HM Prison Brixton.

"Regresó muy entusiasmado, particularmente en términos de la implicación social necesaria para apoyar a las prisiones por la gran cantidad de personas que acaban volviendo a delinquir,” afirma Wallis.

La firma se comprometió inicialmente organizando sesiones de redacción de CV en HMP Onley, una prisión cerca de su sede corporativa en Northampton. La propia Wallis asistió a una jornada de puertas abiertas y decidió que debían hacer algo más.

Ricoh ahora tiene un empleado que trabaja en la prisión. Dirige una academia de formación dónde se trabaja con impresoras digitales y que ofrece oportunidades para hasta ocho presos. "Es una oportunidad de aprendizaje, puesto que permite a estas personas tener la visión de que cuando salgan de la prisión pueden conseguir un empleo,” explica. La academia también es una parte operativa del negocio, ya que lleva a cabo las impresiones que se necesitan dentro de la prisión y, a su vez, da respuesta a pedidos de otros clientes externos.

Los talleres de empleabilidad de la empresa también se han ampliado. En el período financiero 2018-2019, Ricoh ha organizado ocho eventos en prisiones en todo el Reino Unido, atendiendo a 120 reclusos. Además, ha ofrecido la colaboración de 44 de sus propios empleados, todos ellos voluntarios, para asistir a dichas sesiones.

Este trabajo ha ayudado a su vez a Ricoh a conformar una cartera de talentos entre los reclusos para que puedan hacer la transición hacia el negocio. A las personas que asisten a cualquiera de los talleres de empleabilidad, que están cerca de salir de la cárcel y tienen interés en trabajar con Ricoh o alguna organización asociada, se les recomienda que se pongan en contacto con la compañía después de salir, explica Wallis. 

También existen otras estructuras establecidas a través de organizaciones como Business in the Community -con las que Ricoh trabaja en estrecha colaboración-, para ayudar a estas personas a ser contratadas. Dicha organización es un empleador “Ban the Box”, lo que significa que ha eliminado la casilla en la que se pregunta a las personas si tienen antecedentes penales durante las etapas iniciales del proceso de selección.

"Ban the Box es aplicable a todos los que se ponen en contacto con nosotros, por lo que no sabemos en realidad cuántas personas de las que han presentado la solicitud pueden haber estado en la cárcel,” afirma Wallis.

"Si tuviera que recomendar algo como primer paso a las empresas que están pensando en apoyar la reducción de la reincidencia de estas personas, sería investigar la iniciativa Ban the Box y mirar qué puede significar para su organización."

Cuando la compañía introdujo el proyecto por primera vez, Wallis y Keoghan llamaron a los mandos intermedios para abordar cualquier posible rechazo. "Está muy bien establecer una política y decir: 'Esto es lo que vamos a hacer'. Sin embargo, en el día a día son los managers los que tienen que lidiar con el tema,” afirma ella.

Los managers expresaron su preocupación sobre lo que debían o no decir, y sobre cuántas cosas deberían explicarles a los miembros de sus equipos. "Sería justo decir que, como ocurre con cualquier cambio, existió una falta de comprensión inicial, una especie de miedo. No se trata de miedo a contratar a exdelincuentes, más bien es el temor a algo que es un poco diferente,” explica Wallis.

Según comenta Wallis, ahora los managers sienten "verdadero entusiasmo" por trabajar con personas que están o que han estado en la cárcel. "Ver es creer. Ofrecerles una experiencia laboral, que puedan tener un permiso que les permita estar en libertad temporalmente… los managers lo han tomado como una responsabilidad, quieren que funcione. Crea una mentalidad muy positiva."

Wallis también incorpora el trabajo comunitario, también con reclusos, entre las oportunidades de team-building y de formación directiva en la empresa. "Desde mi punto de vista, una gran parte de la inversión que hacemos en el trabajo para la comunidad tiene que ver con la propia naturaleza del team-buiilding,” afirma. "Todos están esforzándose en el mismo propósito, están trabajando en algo que no conocen, que queda fuera de su zona de confort."

Cada nivel del programa de desarrollo directivo de la compañía está ahora vinculado de una manera u otra a actividades relacionadas con ayudar a la comunidad. "Creo que lo que hemos hecho es abrir un nuevo nivel de inclusión, no solo hacia las personas que vienen de fuera de la organización, sino también en términos de los equipos internos."

Como resultado, el nivel de compromiso es "muy alto", lo cual implica un beneficio muy bien recibido en el mercado laboral actual. "Hablamos de un mercado con mucha competencia por el talento ahí fuera. Y uno de los elementos con los que hemos descubierto que marcamos la diferencia -un diferenciador que los nuevos empleados citan una y otra vez- es nuestro trabajo en Responsabilidad Social Empresarial y el hecho de que actuamos como un negocio responsable."

“Estoy segura, con todo lo que hacemos desde el punto de vista de la RSE, de que estoy implicada. Ahora ya sé que es algo correcto para el negocio, pero lo más importante es que si además creo en ello, puedo explicarlo con verdadera pasión."

 

*Churchill, Francis. "Ricoh is securing its future talent pipeline by hiring ex-offenders". People Management magazine, 06/06/2019 (Artículo consultado online el 14/06/2019).

Acceso a la noticia: https://www.peoplemanagement.co.uk/voices/case-studies/Ricoh-securing-future-talent-pipeline-hiring-ex-offenders

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.