La dieta que están siguiendo las empresas es una reducción en los gastos de representación. La cultura tradicional española de hacer negocios comiendo está también siendo desbancada por frugales desayunos de catering dentro de las mismas empresas.

Con la llegada de la Navidad llegan las grandes cenas y celebraciones de empresa. La actual situación económica, plantea una cuestión ¿Habrá tantas celebraciones como el año pasado? ¿Estarán las reservas al mismo nivel? El sector servicios es uno de los más castigados por el panorama financiero actual, la sociedad se está apretando el cinturón y las empresas no van a ser menos.

La caída de las empresas del ladrillo, la reducción de plantillas, reducción de préstamos concedidos, son algunos de los factores que influyen en un ciclo que parece dibujar una pescadilla que se muerde la cola. Menos ventas, menos ingresos, menos puestos de trabajo y por consiguiente menos consumo. ¿Hay algo que celebrar con la llegada de las fiestas navideñas?

José Luis Guerra, adjunto a la presidencia de la Federación Española de Hostelería, cree que los ingresos en estas fechas para el sector caerán entre un 3 y 3,5% respecto al año anterior, aproximadamente la misma cifra que se viene registrando desde el mes de junio. Afirma que "antes de junio las cifras eran prácticamente iguales que en 2007", afirma.

Aunque el dato no es dramático, las empresas consultadas reconocen que la crisis se está dejando notar, bien sea porque se producen menos reservas, porque éstas llegan a última hora o porque los presupuestos se miran con lupa para hacer la celebración lo más económica posible.

Además, la dieta que están siguiendo las empresas es una reducción en los gastos de representación. La cultural tradición española de hacer negocios comiendo está siendo desbancada por frugales desayunos de catering dentro de las mismas empresas.

Desde el Hotel Palace en Madrid, enfocado a un tipo de clientela que demanda servicios de lujo, se afirma que se nota el aumento de reservas de última hora este año. "Las empresas esperan hasta última hora para verificar datos y asegurarse de que tipo de celebración se pueden permitir, mientras que antes las reservas se hacían con un año de antelación", dicen desde el conocido establecimiento. La ventaja con la que cuenta es que tienen clientes habituales y pueden afirmar que el año no se prevé flojo, ya que tienen reservas para todo el año 2009.

Diego Fernández, subdirector del Hotel Puerta América, también un hotel de cinco estrellas en Madrid, asegura que "la situación financiera no ha afectado de forma significativa al hotel en cuanto al volumen de reservas para la realización de eventos y banquetes en 2008. "Sin embargo-sostiene- sí se ha percibido una reducción en los presupuestos de las empresas a la hora de organizar sus eventos".

Los negocios que habitualmente albergan celebraciones empresariales más modestas son los que más están notando la crisis. En La Casona de Cubas, restaurante especializado en estos eventos de una población de la Comunidad de Madrid, confirman lo que muchos establecimientos del mismo perfil están viviendo: "Tenemos un par de reservas para Navidad, pero el año pasado estábamos completos para mediados de noviembre". "Hay que tener paciencia hasta que pase este periodo", añaden.

La paciencia, recortes de plantilla y la incorporación de menú en la carta son los recursos más utilizados por las medianas y pequeñas empresas hosteleras a la hora de hacer llevadera la situación. Una de las medidas que, tanto grandes como pequeños empresarios del sector, han tomado es la flexibilización de su oferta ante el panorama económico actual. En La Casona de Cubas reconocen que han establecido "ofertas puntuales".

En Sankara, una empresa on-line especializada también en organización de eventos, afirman que "no ha tenido que recurrir a reducción de plantilla, pero se nota que las empresas miran hasta el último céntimo del presupuesto, cuando antes no ponían límites en este aspecto". Ultramar Express Event Management, otra compañía del sector, también confirma la tendencia del cliente de recortar presupuestos.

Afinar precios, cuidar al cliente, reducir costes sin perder calidad es importante para que las empresas del sector logren mantenerse a flote, según afirma José Luis Guerra. "En estas fechas se hundirán aquellos establecimientos y negocios que se hayan aprovechado de la boyante situación de la economía española durante 12 años consecutivos sin prever una época de vacas flacas", añade.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.