Sube la obligación de hacer fijos a los temporales y varias cláusulas de la negociación colectiva reflejan mejores condiciones.

La crisis económica se llevó por delante 3,72 millones de empleos entre 2008 y 2013. Pero, a medida que avanzaba este último año las cosas empezaron a mejorar. Así, 2014 fue el primer año, desde el inició de la crisis, con ganancias netas de ocupados, algo que se ha mantenido hasta hoy. Por ello, desde el primer trimestre de 2013, cuando se produjo la menor cifra de ocupados desde 2008 (17 millones) se han recuperado ya 2,53 millones de empleos. Y aún queda generar 1,1 millones de puestos más para alcanzar el máximo de 20,7 millones de personas trabajando en España alcanzado en 2007.

Dicho esto, la evolución del mercado de trabajo se evalúa habitualmente por esta cantidad de empleos recuperados o no; o también por su calidad en términos de fijeza o temporalidad, entre otras características de un empleo. Pero hay otras formas de calibrar cómo está siendo la recuperación en términos laborales. Una de las menos utilizadas consiste en analizar cómo han cambiado las cláusulas especiales que recogen los convenios colectivos y a cuántos trabajadores afectaban estas cláusulas antes del inicio de la recuperación y afectan en la actualidad.

Estas cláusulas miden cuantos trabajadores están afectados, a través de sus convenios colectivos de referencia, por mejoras en materia salarial, de empleo y contratación, de jornada, de igualdad, formación o jubilación entre otras cuestiones.

Para hacer este análisis se compara el porcentaje de asalariados al que afectaban estas cláusulas en los convenios firmados en 2013 –justo antes de que se empezara a crear empleo neto anualmente– y el de los firmados en 2018. Aunque el total de trabajadores con este tipo de cláusulas es un millón inferior ahora que hace cinco años –3,2 frente a 4,2 millones–, el análisis del porcentaje de asalariados afectados, en lugar de en términos absolutos, permite esta comparativa.

Lo primero que llama la atención, según los datos del Ministerio de Trabajo, es que ha aumentado a prácticamente el 100% los trabajadores con particularidades en materia salarial dentro de sus convenios, cuando este porcentaje era del 91% en 2013. Y dentro de estos, los que más se han incrementado, con diferencia, son los empleados con una parte de su salario ligado a su productividad. En concreto, los asalariados con convenios que recogen complementos salariales ligados a la "cantidad o calidad del trabajo realizado", ya sea de forma individual o en grupo, han pasado de ser el 13% de quienes firmaron su convenio en 2013 al 28% en 2018. Asimismo, han duplicado su peso los trabajadores con complementos por responsabilidad en sus convenios, pasando del 6% al 12% en cinco años. Y, algo menos, ha crecido la cantidad de empleados con parte de su salario ligado a la marcha o resultados de su empresa: estos representan ahora el 8,1% frente al 5,3% de hace cinco años.

En definitiva, estas cifras reflejan que tras años de no avanzar en España, la estrategia de vincular parte del salario del trabajador a la productividad personal, grupal o empresarial ha empezado a abrirse paso durante la recuperación.

Las cláusulas sobre empleo y contratación, son junto a las salariales y las de conciliación y promoción de la igualdad, las que más han aumentado en este periodo. Dentro de ellas destaca una cláusula que implica una mejora en la calidad del empleo: los trabajadores con un convenio en el que se mandata la conversión de temporales en fijos se incrementan en 15 puntos, del 22% al 37%. Sin embargo, los que tienen cláusulas para limitar los contratos temporales se mantienen en el 23% cinco años después.

Las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar también han aumentado considerablemente en los convenios desde 2013. Concretamente, los trabajadores afectados por ellas son el 57% de que quienes firmaron su convenio el pasado año, mientras que cinco años atrás eran el 40%. Igualmente, las medidas de promoción de la igualdad han subido 12 puntos, hasta el 45% de los trabajadores que sellaron sus condiciones laborales en 2018. Pero en este análisis no son todo señales de mejora para los trabajadores. Uno de los datos que lo evidencia es el de la caída las medidas para la formación. El porcentaje de beneficiados por ellas se ha recortado del 57% al 51%.

También han empeorados algunos signos de protección de los trabajadores en los convenios. Por ejemplo, en los firmados en 2013 el 68% de los asalariados veía como, en caso de baja médica, su prestación de la Seguridad Social era complementada, mientras que en 2018 cayó al 62%.

Además, en línea con el aumento del empleo a tiempo parcial, las cláusulas de los convenios que se referían a estos contratos con jornadas inferiores a la completa, han pasado del 28% al 40% del total.

Finalmente, han disminuido considerablemente los estímulos a la jubilación de los trabajadores en los convenios colectivos. Uno de cada cuatro empleados estaba afectado por estas ayudas en 2013 mientras que hoy este porcentaje se ha reducido al 18%.

 


Otras cláusulas

Absentismo. El alza del absentismo laboral (justificado y no justificado) con la recuperación ha llevado a los Gobiernos y a los empresarios a llamar la atención sobre ello. Esto se ha visto reflejado en los convenios: los trabajadores afectados por cláusulas de control del absentismo han pasado del 24% en 2013 al 29% en la actualidad.

Horas extra y jornada. La mejora de la economía trae consigo el aumento de jornadas y horas extras antes de recurrir a nuevas contrataciones. Sin embargo, los sindicatos han empezado a frenar esto. Así, el 18% de los trabajadores que firmaron su convenio en 2018 pactó límites a las horas extra (solo el 11% los tenía en 2013). Y el porcentaje de los obligados a realizar horas extra se redujo a la mitad (del 14% al 7%). Es más, casi nadie tenía clausulas de reducción de jornada en 2013 y hoy las tiene el 13%.

Teletrabajo. El trabajo a distancia no termina de cuajar en España. Aunque los empleados con el teletrabajo regulado subieron cinco puntos desde 2013, solo afecta al 16% de quienes firmaron su convenio el año pasado.

Planes de pensiones. Los empleados con un plan de pensiones en sus convenios siguen intactos en el 12% en los últimos cinco años.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.