El Gobierno y la Unión Europea han decidido posponer hasta el año 2021 la decisión sobre el cambio de horario después de que la Comisión para el estudio de la reforma de la hora oficial no haya logrado dar con “conclusiones concluyentes” tras estudiar el asunto en profundidad, según ha explicado la ministra portavoz, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El año pasado, se decidió acabar con la actual práctica de tener dos horarios, el de verano y el de invierno e imponer uno único para todo el año. Así arrancó el dilema de qué es mejor el actual horario de inverno, por el que anochece antes, o el de verano, que alarga hasta entrada la tarde las horas de sol. El Gobierno encargó a esta Comisión que redactara un informe. 

Ese estudio ya ha terminado, pero sin conclusiones, pues esta modificación “tendrá importantes repercusiones económicas y culturales”. Celaá ha recordado que los expertos en la materia consideran más conveniente mantener el horario de invierno todo el año. Pero el CIS preguntó a los españoles, quienes se inclinaron muy mayoritariamente porque se imponga el horario de verano. Ante la falta de acuerdo, la decisión final se ha postergado hasta 2021.

De momento, en la noche del sábado 30 al domingo 31 de marzo se cambiará la hora nuevamente, de modo que los ciudadanos ganarán una hora de sol vespertino. Celaá también ha explicado que los expertos no cuestionan el huso horario español, que es el alemán.

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.