Entrevista de El País a Dominique Cerri, Directora General del portal de empleo Infojobs: "Hemos trabajado mucho con las empresas para que sus ofertas estén muy bien escritas y generen ganas de trabajar con ellos. Les insistimos también en incluir información sobre los salarios y procurar que sean atractivos, no ir siempre a lo mínimo. Las compañías que incluyen su logo, su nombre, explican quiénes son, indican el salario… reciben muchos más y mejores candidatos."

Nada más empezar la conversación, Dominique Cerri pide disculpas por su español. Tras unos días de vacaciones en su Francia natal, la directora general de Infojobs dice que ha perdido comba con el idioma. No lo parece, a juzgar por cómo dispara cifra tras cifra mientras hace balance del año que la mayor plataforma online de búsqueda de empleo en España acaba de cerrar. Ha sido de récord: tres millones de vacantes publicadas, un 10% más de usuarios y más de 50.000 empresas en la cartera de empleadores que recurren a Infojobs cuando necesitan contratar nuevos trabajadores. Uno de cada dos candidatos que se inscriben en sus ofertas, asegura, logra una entrevista. Uno de cada tres, un empleo.

“El 60% de los españoles que en algún momento buscan trabajo lo hacen a través de Infojobs”, resume Cerri el alcance de Infojobs. La plataforma es parte del grupo Schibsted, el holding noruego al que pertenecen también otros portales de anuncios clasificados como Fotocasa y Milanuncios. Acaba de celebrar sus primeras dos décadas de vida con el propósito de ser cruce de caminos obligado para empleadores a la caza de talento y candidatos en busca de una oportunidad laboral. En cualquier sector, para cualquier puesto y en cualquier punto de la geografía española. Una encrucijada en la que crece imparable el impacto de la tecnología, que ha revolucionado el tipo de empleados que más demandan las empresas pero también el modo de llegar a ellos.

Pregunta. ¿Cómo ha evolucionado el empleo en Infojobs en 2018 y qué perspectivas hay para este año?

Respuesta. 2018 ha sido un año positivo porque ha habido crecimiento en la economía y también en el empleo. Y aunque el crecimiento no ha sido tan fuerte como en años anteriores, en plena recuperación de la crisis, sí ha sido un año muy estable. En Infojobs hemos visto un crecimiento tanto de empresas como de candidatos, pero también un buen equilibrio entre oferta y demanda. Esa es una buena señal. Para 2019 prevemos una tendencia similar, con una economía y una demanda de empleo crecientes, aunque no tan fuerte como en la poscrisis.

P. ¿Qué perfiles son los más demandados? ¿Y qué sectores están generando más empleo?

R. Los sectores que más tiran del empleo son aquellos relacionados con la parte comercial, la atención al cliente y la tecnología. Este último campo es muy importante porque es donde más crece la demanda y, al mismo tiempo, en el que hay una escasez de talento. Es el sector que más preocupa a las empresas, la mayoría de ellas están en plena transformación digital y necesitan mucho talento de desarrollo. Nosotros estamos repensando nuestro papel para este tipo de perfiles, pues exigen una búsqueda mucho más proactiva, de ir a encontrar ese candidato.

P. ¿Es cierta la máxima de que a más formación, más oportunidades de encontrar trabajo?

R. Somos expertos en empleo, no en formación, pero lo que sí detectamos es que es absolutamente clave. Es importante para cualquier profesional seguir formándose en nuevas metodologías, maneras de trabajar, entornos... porque estamos en un momento de cambio muy fuerte. Ahora, por ejemplo, vemos mucha más formación on the job, en el día a día, con perfiles junior trabajando directamente con empleados más sénior. También es interesante que estén surgiendo muchas pequeñas escuelas o iniciativas privadas en las que, personas que se dedicaban a algo totalmente diferente, puedan formarse en estas habilidades tecnológicas tan demandadas, como la programación, de forma que en un corto espacio de tiempo sean capaces de hacer un cambio profesional. Esa es una tendencia totalmente nueva que hace cinco años no existía.

P. ¿Qué peso tienen las llamadas soft skills o habilidades personales en la búsqueda de empleo?

R. Hacemos encuestas con nuestros clientes y vemos que cada año son más relevantes: la actitud, los valores de la persona, cómo trabaja, cómo se comporta… Hay tres destrezas a la cabeza. La primera es el trabajo en equipo, pues estamos viviendo una transformación de la manera en la que trabajan las empresas. Nos alejamos de las áreas funcionales y las jerarquías rígidas para dirigirnos a lo multidisciplinar, a trabajar más por proyectos y en equipo. La segunda habilidad es la proactividad, la capacidad de tener iniciativa y asumir liderazgo, a cualquier nivel. Eso es algo que antes solo se esperaba de los directivos, pero ahora se está extendiendo a todas las capas de la organización. La tercera es la comunicación, aunque no se trata tanto de hablar en público como de ser capaz de enamorar a tus colegas o a tus clientes para poder vender, construir, desarrollar, organizar...

P. ¿Cómo están cambiando los procesos de selección? ¿Qué tendencias surgen y hacia dónde se mueven los departamentos de recursos humanos?

R. Nosotros vemos dos grandes tendencias. La primera es la necesidad de enamorar al talento. Es algo que durante los años de crisis dejamos de ver, había muchos candidatos y las empresas estaban concentradas en sobrevivir y aguantar la crisis. Lo que vemos ahora es que las compañías están realmente haciendo un esfuerzo por dar un trato lo más humano posible. Eso es lo que les aconsejamos. Una oferta tiene que ser atractiva, mostrar los valores de la empresa y dar una imagen lo más cercana posible de cómo será trabajar allí. Estamos probando la videoferta, las empresas pueden grabar un pequeño vídeo en el que explican cómo son, cómo es el puesto, enseñan sus oficinas... son herramientas para humanizar el proceso. La segunda tendencia tiene que ver con la gestión. Ahora, los departamentos de recursos humanos tienen que medir mucho más el retorno de sus acciones y de sus inversiones, necesitan herramientas para ello.

P. En España hay todavía un gran número de vacantes que no se publicitan de ninguna manera y que se acaban cubriendo por contactos…

R. Es cierto. En España hay muchas vacantes que no se publican en ningún sitio y van por el boca a oreja. Pasa mucho más que en otros países, como los nórdicos o los anglosajones. Suena divertido y la gente se ríe cuando lo digo, pero nuestro mayor competidor en cierta manera es el boca a oreja. Sin embargo, ese mercado que está todavía offline está pasando a la parte online de manera bastante orgánica. En los próximos años tendremos una situación más similar a la de otros países.

P. ¿Qué parte del proceso de la búsqueda de trabajo nos cuesta especialmente a los españoles?

R. Hay una cosa que me sorprende. Yo he trabajado en países anglosajones y ahí cualquier persona está siempre buscando un empleo. Da igual si ya trabajan o no, si están contentos o no. Siempre están mirando los portales de empleo por si surge una oportunidad mejor, para ver qué salarios se ofrecen, para saber cómo evoluciona su perfil… es parte del día a día. En España esto no ocurre, se recurre a la búsqueda cuando ya es demasiado tarde. Pero es como correr: no puedes ir solo a la maratón, hay que entrenar un poco cada día. Y no hace falta estar descontento para empezar a buscar mejoras profesionales. Ir a entrevistas de vez en cuando sirve también para ver lo que vales en el mercado, se puede aprender mucho.

P. ¿Y a las empresas? ¿Qué les cuesta más? Se habla mucho de la ciencia de escribir un buen currículum, pero redactar una buena oferta, saber lo que se busca y saber comunicarlo, también parece complicado.

R. Es muy difícil. En los últimos meses hemos trabajado mucho con las empresas para que sus ofertas estén muy bien escritas y generen ganas de trabajar con ellos. Les insistimos también en incluir información sobre los salarios y procurar que sean atractivos, no ir siempre a lo mínimo. Las compañías que incluyen su logo, su nombre, explican quiénes son, indican el salario… reciben muchos más y mejores candidatos. Cuanta más transparencia e información, mejor.

P. A pesar de los datos positivos de empleo, España tiene también un problema por los altos índices de precariedad y salarios bajos. ¿Infojobs es sensible a esta situación?

R. Nosotros somos un reflejo de la situación que hay en España. Si en el mercado hay precariedad, la habrá también en Infojobs. España está a la cola en comparación con los países europeos, es un mal alumno en cuestión de contratación indefinida. Sí es cierto que en Infojobs hay más contratos indefinidos que en la media española y que el número está creciendo, pero eso no soluciona la cuestión a nivel nacional.

P. Hay dos grupos de edad especialmente afectados por el desempleo: los jóvenes y los mayores de 55 años. ¿Qué particularidades tienen a la hora de buscar trabajo?

R. Para los más jóvenes han sido años muy duros, especialmente durante la crisis. Ahora vemos más oportunidades y la situación está mejorando, pero lo que nosotros les aconsejamos es que sean muy profesionales desde el primer minuto. Aunque no tengan experiencia, no pasa nada por no tenerla. Lo importante es tener esas habilidades y soft skills que cada vez se demandan más y saber explicarlas. En el caso de los empleados más mayores, es diferente. Muchas veces son personas que comunican muy bien, que saben tratar con las personas. Eso hay que resaltarlo y lucirlo. En ocasiones hablamos con gente que solo ve lo que le falta, pero no se fija en lo que ya tiene. Les aconsejamos que no tengan miedo, sino que sientan orgullo por lo que saben hacer y lo que han logrado.

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.