Entrevista de El Periódico a Mar Serna, Consellera de Treball de la Generalitat de Catalunya: "Hasta ahora prima la contributividad en las prestaciones, cuando habría que tener más en cuenta la ocupabilidad de las personas."

¿Hay un efecto tsunami en la destrucción de empleo?

En los últimos meses ha cambiado la evolución. Después de la construcción, se han visto afectadas las empresas de automoción, con un impacto muy importante en toda la industria auxiliar. Desde la presentación del expediente de suspensión de contratos de Seat, hay un aumento importante aquí y en toda España de los expedientes de regulación en ese sector.

¿Es viable su propuesta de contador a cero en la prestación de paro para los trabajadores afectados por la crisis del automóvil?

La reunión surgió de una iniciativa de la Generalitat y en ella se hicieron varias propuestas. Está claro que la solución a la crisis del automóvil no depende solo de medidas laborales, sino que hay que trabajar a corto y medio plazo. El contador a cero en la prestación de paro ayudará mucho al sector. El Gobierno central ha de evaluar no solo el coste sino el efecto positivo en el sector. Hay que hacer una apuesta por la formación de los afectados durante el periodo de inactividad.

¿El objetivo es evitar los despidos, el modelo de Nissan?

Hacen falta medidas que reduzcan el impacto de la crisis y de preparación para una mejora del mercado que tiene que llegar. Las empresas no pueden perder el talento de sus empleados y han de apostar por retener a su gente. Por ello es importante lo que están haciendo la mayoría de las empresas, suspender los contratos temporalmente.

¿La propuesta de Nissan de un recorte de plantilla estructural es una excepción?

En esta empresa se añaden otros factores. Nissan fabrica un producto con unas emisiones de CO2 muy importantes que necesariamente sufrirá una reducción estructural de la demanda de estos vehículos en el mercado.

Algunas autonomías ya han tomado iniciativas propias: un subsidio especial en Galicia y un aval de 200 millones de Aragón a Opel. ¿Se está quedando atrás Catalunya?

Catalunya apoya al sector de la automoción. Hay un grupo de trabajo específico que coordino en el que están las consejerías de Economia, Innovació y Treball que evalúa el impacto en las empresas.

¿Por qué hay que dar un plus a los parados más activos en la formación y búsqueda de empleo, como ha propuesto usted?

El momento actual tiene sus oportunidades. El Servicio Público de Empleo debe ganar en eficiencia. Y para ello hay que vincular las políticas pasivas con las activas, no con las sanciones, sino como lo hacen en países como Dinamarca o Finlandia en los que la formación en lo que necesita el mercado puede tener un plus. ¿Ha de cobrar lo mismo una persona con más dificultades de ocupabilidad que otra que tiene menos? ¿Han de cobrar el mismo tiempo un trabajador de la construcción con baja cualificación que un universitario al que le costará menos encontrar trabajo? Estamos haciendo itinerarios personalizados para ayudar a las personas a encontrar trabajo, pero también son necesarios instrumentos más eficaces. Hasta ahora prima la contributividad en las prestaciones, cuando habría que tener más en cuenta la ocupabilidad de las personas.

¿Cómo se puede hacer eso cuando los sueldos bajos de muchas ofertas desincentivan a los parados a buscar trabajo?

Se puede dar un plus, durante un año o dos, a los parados que acepten un trabajo con un sueldo más bajo que la prestación porque cuanto más tiempo estén en el paro más le costará encontrar otros empleos. Debería analizarse la posibilidad de pagar un complemento a una persona en paro para que trabaje en otro sector cobrando menos en lugar de que se quede en su casa.

¿Llegaremos a 500.000 parados en Catalunya?

Depende de la coyuntura. Actualmente trabajan en Catalunya 3.495.000 personas y el número de individuos en paro es de 377.999. En 1994, en plena época posolímpica, trabajaban 2.125.000 y 570.000 estaban en paro. Además de la cifra, me preocupa la tasa, que ahora está tres puntos por debajo de la española. Las previsiones para final de este año y principio del 2009 no son buenas.

El president Montilla ha pedido que, quien pueda, consuma con normalidad. ¿Hay que consumir productos fabricados aquí?

Sí, por qué no. El consumidor tiene cada vez más fuerza. Podemos decidir si compramos una tele fabricada aquí o a 10.000 kilómetros. Es una opción personal ser un consumidor responsable.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.