Según el Índice ManpowerGroup, el avance del empleo se desacelerará levemente al entorno de los 375.000 empleos anuales de media. Sin embargo, en los últimos cuatro años España está creando uno de cada cuatro nuevos empleos en la Unión Europea. Dichos puestos son ocupados especialmente por mujeres e immigrantes. Además, también crece el empleo entre el personal cualificado. 

España crea uno de cada cuatro nuevos empleos que se generan en la Unión Europea, a pesar de que el peso de la economía española en el PIB comunitario es solo del 12%. Esto se ha venido produciendo durante los últimos cuatro años de recuperación debido a crecimientos del entorno del 3% anual, tanto de la economía como del empleo en España.

“Este volumen de creación de empleo es insostenible”, aseguraba ayer el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Oliver, quien dirige también el Índice ManpowerGroup sobre previsiones de crecimiento del empleo para 2019 y 2020. Según sus estimaciones, “lo normal” sería que la ocupación cierre 2018 con un avance del 2,5% interanual, para desacelerarse lenta y progresivamente al 2,1% anual en el presente año y al 1,8% en 2020.

Este estudio estima también las características de los nuevos ocupados. Así, los colectivos entre los que el empleo crecerá más son los inmigrantes, que se anotarán avances de la ocupación cercanos al 10% en estos dos próximos años; los trabajadores con estudios altos y medios, que registrarán unos incrementos de empleo de entre el 3% y el 4% o las mujeres, entre las que la ocupación crecerá el doble que entre los hombres, con avances de casi el 3% anual frente a incrementos de entre el 1% y 1,5% hasta 2020. Asimismo, se creará más empleo entre los trabajadores de 35 y más años, con aumentos de la ocupación superiores al 2% en comparación con tímidos avances de alrededor de medio punto de los jóvenes de entre 16 y 34 años, entre los que hasta ahora aún se destruía empleo. Esto tendrá un efecto de envejecimiento de la población laboral, por efecto de la demografía, que eleva la edad media del trabajador español a los 44 años.

Esto supone que la economía española ganará unos 375.000 empleos de media cada uno de estos dos años y se quedará, a finales del próximo año, a las puertas de volver a lograr la ocupación máxima histórica registrada en el tercer trimestre de 2007. Concretamente, el volumen total de ocupados quedaría en torno a los 20,5 millones de trabajadores, apenas un 2,8% por debajo que en el citado máximo. Si bien, cuando termine 2020 el empleo terciario, en servicios, tendrá un 10% de ocupados más que cuando empezó la crisis; la industria, un 12,7% menos y la construcción, un 54,4% menos.


UN EMPLEO MÁS ROBUSTO

El análisis de Josep Oliver para ManpowerGroup refleja un nuevo modelo laboral “más sano”. Prueba de ello es que dos terceras partes del empleo recuperado se ha generado en la industria, la hostelería, los servicios a empresas y el transporte. Además el saldo neto del nuevo empleo es asalariado; la jornada completa crece por encima de la temporal y aquellos a los que les gustaría trabajar más horas caen por debajo del 10%.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.