Un informe hecho público por la Cambra de Comerç de Barcelona ve más equilibrado el actual modelo de crecimiento. Catalunya concentra un 23,4% de la actividad industrial, frente al 11,2% de Madrid. Entre el 2013 y el 2017, ha registrado un crecimiento del 21%, uno de los mayores de España, junto al País Vasco y Valencia, y su peso sobre el conjunto de la industria española ha subido un punto desde el 2013.

La economía catalana ha reforzado su especialización industrial después de la crisis. No sólo es la comunidad con más actividad industrial, sino que ha aumentado distancias respecto a la segunda, que es Madrid. Este es uno de los aspectos más positivos de la recuperación de estos últimos años, pues la reindustrialización se ha traducido en un aumento del empleo, del 8,2% en el último año, y en particular del empleo de calidad porque el 82% de los nuevos puestos de trabajo en la industria son indefinidos, según señala un estudio hecho público ayer por la Cambra de Comerç de Barcelona.

Catalunya concentra un 23,4% de la actividad industrial (medida en términos de Valor Añadido Bruto o VAB), frente al 11,2% de Madrid. Entre el 2013 y el 2017, ha registrado un crecimiento del 21%, uno de los mayores de España, junto el País Vasco y Valencia, y su peso sobre el conjunto de la industria española ha subido un punto desde el 2013.

El impacto sobre el empleo es uno de los efectos más remarcables: sólo en los últimos doce meses la industria catalana ha creado 37.000 empleos y en los últimos cuatro trimestres la ocupación ha mantenido un ritmo de crecimiento del 8%. Una tasa superior a la creación de empleo de la industria española (3,6%) y también al aumento de empleo total en Catalunya (3%). No sólo es un empleo más estable, sino que en general está también mejor remunerado: en el último año los salarios en la industria han subido un 1,4%, que contrasta con la bajada del 2,9% que se ha producido en la construcción. En los servicios, el aumento fue del 1,1%, también por debajo del sector industrial.

Para la Cambra, son datos que confirman el papel vertebrador que tiene la industria, además de ser el sector más internacionalizado y con mayor potencial de innovación.

La nueva configuración económica del país tras la salida de la crisis en la que la industria ha tenido un papel importante han creado un modelo “sólido y equilibrado”, según un informe del Departament d’Economia publicado ayer y elaborado por 22 expertos.

Según el trabajo presentado ayer por el vicepresidente económico Pere Aragonés, entre las potencialidades de la economía catalana destaca la mayor productividad y capacidad exportadora de las empresas, la mejora del capital humano con mayor proporción de personas con estudios superiores, el potente ecosistema de investigación y una economía cada vez más abierta. El informe publicado en la colección Nota d’Economia avisa también del estancamiento de la población como consecuencia de la crisis. También se destaca la importancia del apoyo institucional.

Los informes de la Cambra y del Govern se hicieron públicos al mismo tiempo que el Idescat confirmó la desaceleración de la economía catalana en el tercer trimestre. Creció un 0,5% en términos intertrimestrales, una décima menos que en el conjunto de España. Ese crecimiento intertrimestrales del 0,5% es inferior al 0,8% del trimestre anterior. En términos interanuales el crecimiento sigue alto (2,7%) si bien se sitúa por debajo del trimestre anterior (3,1%). En España el avance fue del 2,5%.


8.557 millones de FLA en el 2019

La Generalitat prevé pedir prestados en el 2019 entre 8.071 y 8.557 millones al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para atender sus necesidades financieras, según fuentes del Govern. En caso de que el déficit para el 2019 permanezca fijado para las comunidades en el 0,1 % del PIB, el Govern estima que debería pedir al FLA unos 8.071 millones de euros, mientras que si da más margen a las comunidades y se establece en el 0,3 % del PIB, esa cantidad se elevaría hasta los 8.557 millones mencionados. Buena parte de esos fondos (6.713 millones) se usarán en 2019 para amortizar préstamos correspondientes a anteriores ediciones del FLA. Ayer el vicepresidente Aragonès explicó que entre otras medidas sociales, las cuentas públicas de la Generalitat incluyen la creación de becas salarios para facilitar el acceso a la universidad.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.