Frente al contexto económico negativo, en el ámbito público, las cosas están yendo de forma muy diferente. Ahora mismo, las administraciones públicas ofertan más de 23.000 plazas, muchas de las cuales todavía están pendientes de convocatoria.

Últimamente se habla mucho acerca de la cantidad de puestos de trabajo que están siendo devorados por la crisis económica. No en vano, durante el primer trimestre de 2009 ya se habrán perdido los empleos creados durante todo 2007 y la primera mitad de 2008, según estimaciones del último Indicador Laboral de Comunidades Autónomas Adecco (ILCA).

Frente a este adverso contexto macroeconómico, la entrada al mundo laboral por parte de los recién licenciados está más complicada que nunca. De ahí que pueda ser un buen momento para echar un vistazo a lo que está sucediendo en el ámbito público, donde las cosas están yendo de forma muy diferente. Ahora mismo, las administraciones públicas ofertan más de 23.000 plazas, muchas de las cuales todavía están pendientes de convocatoria.

El Ministerio de Justicia, por ejemplo, ha convocado el mayor número de plazas de oposiciones desde 1999. En total, 5.382 nuevos puestos de trabajo, repartidos entre los cuerpos de Auxilio Judicial (1.662 plazas), Tramitación Procesal y Administrativa (2.333 plazas) y Gestión Procesal y Administrativa (1.387 plazas), según ha publicado recientemente el BOE.

Eso sí, el plazo de presentación de instancias en este ámbito finaliza el próximo 10 de diciembre. En la Comunidad de Madrid se ofertan un total de 1.813 plazas; en Cataluña, 4.798; en Valencia, 2.212, y en Andalucía, 365. Para contar con una información más detallada, lo más recomendable es acudir a los expertos.

Como el Centro de Estudios Adams, que lleva más de 50 años formando alumnos para obtener empleos por medio de las oposiciones públicas. Y lo cierto es que trabajo no le falta. Entre 2005 y 2007, el personal de los Gobiernos autonómicos creció el 5,4%, lo que supuso la contratación de 63.178 nuevos trabajadores públicos, según la Administración central. En muchos casos, "las nuevas incorporaciones sustituyeron a profesionales de más de 65 años, edad a partir de la cual los empleados pueden jubilarse voluntariamente", explica Jesús Pérez, consejero delegado de Adams.

Así, la tendencia de futuro es que cada vez más jóvenes de entre 16 y 23 años pongan su mirada en la Administración, que, mediante el Estatuto Básico del Empleado Público, pretende modernizar y mejorar las condiciones laborales de sus 2,5 millones de funcionarios. Entre otras ventajas, suele contar con horarios flexibles y mayor seguridad laboral: al firmar contratos vitalicios, los trabajadores públicos no pueden ser despedidos.

Además, la entrada en la Administración suele estar exenta de nepotismo. "Las oposiciones destacan por ser procesos selectivos en los que se mide el mérito, la capacidad y las competencias en igualdad de condiciones, sin discriminaciones sexistas ni favoritismos por apellido", explica Pérez.

En su opinión, "quienes superan unas oposiciones, para las que pueden llegar a estudiar durante dos años, demuestran mucha fuerza de voluntad y disciplina", dos cualidades muy valoradas en el ámbito de la empresa. "Aunque el aprobado siempre depende del candidato, les facilitamos todo este proceso, orientando sus estudios para optimizar sus esfuerzos", concluye.

En esta misma línea reflexiona Ángela de las Heras, jefa de estudios de oposiciones del Centro de Estudios Financieros (CEF), también con gran experiencia formando alumnos. A su juicio, "las oposiciones tienen que concebirse como una inversión en la que siempre se gana, tanto si se aprueban como si no". De hecho, "muchos estudiantes ponen en su currículo que han pasado por este proceso intensivo de estudio que, además de los conocimientos adquiridos, potencia la madurez y la responsabilidad".

Dado que la Administración central convoca nuevas plazas cada año -concretamente, durante el mes de febrero- y las autonomías lo hacen cada dos años, "los aspirantes a aprobar una oposición deben concebir su esfuerzo de forma abierta y flexible, detectando los diferentes empleos públicos a los que pueden optar estudiando un mismo temario", concluye De las Heras.

Éste es precisamente el caso de Esther García, de 33 años, quien recientemente ha superado tres oposiciones del ámbito judicial. Ahora mismo está pendiente de entrar a trabajar en la Comunidad de Madrid como empleada procesal, con un horario de 8.00 a 15.00 y un salario de unos 1.300 euros netos.

Eso sí, su historia, a diferencia de la del resto de opositores, tiene tintes épicos: después de licenciarse en Derecho, diplomarse en Trabajo Social y trabajar 10 años en una gestoría, a los 27 años decidió optar por un puesto público para tener más opciones de conciliar su vida personal, familiar y laboral. Con la supervisión de Adams, estudió nueve horas de lunes a viernes durante seis años; suspendió la primera convocatoria y tuvo la mala suerte de que la siguiente no salió hasta años más tarde. Eso sí, "el esfuerzo invertido ha valido muchísimo la pena, pues finalmente he conseguido lo que quería y lo voy a disfrutar el resto de mi vida", sonríe García.


Decálogo para superar con éxito la prueba

  1. Preparación

    Informarse muy bien acerca de las características de la oposición a la que se va a presentar.

  2. Cambio de mentalidad

    A diferencia de otros exámenes universitarios, darse el gran "palizón" no sirve para aprobar una oposición; el éxito radica en la planificación, la dosificación y la constancia.

  3. Asesoramiento profesional

    Para optimizar el estudio es recomendable contar con el apoyo, el tutelaje y la supervisión de un centro de estudios especializado.

  4. Motivación

    Mantener una actitud positiva durante todo el proceso, marcando objetivos alcanzables en el corto plazo.

  5. Tiempo de estudio

    Concebir el estudio como un trabajo en sí mismo, dedicando entre cuatro y ocho horas diarias, dependiendo de la capacidad de la persona y la dificultad de la oposición.

  6. Organización

    Diseñar un horario que se adapte lo mejor posible al "reloj biológico" de cada uno, creando rutinas productivas que ahuyenten la pereza y favorezcan la fuerza de voluntad.

  7. Planificación

    Distribuir el tiempo total de preparación de manera que cubra todo el temario, tratando de ser realista y flexible.

  8. Técnicas de estudio

    Desarrollar técnicas de estudio que permitan lograr la máxima eficacia en la preparación de la oposición.

  9. Calidad sobre cantidad

    Aprobar no depende tanto del número de horas invertidas en el estudio, como de la calidad del estudio en sí; no se trata de estudiar más, sino de estudiar mejor.

  10. Descanso

    A la hora de afrontar el examen, es imprescindible llegar descansado, de manera que se pueda realizar la prueba lo más relajado y cómodo posible, impidiendo que los nervios bloqueen o paralicen el conocimiento.

FUENTE: Centro de Estudios Financieros (CEF).

Acceso a Centro de Estudios Financieros (CEF): http://www.cef.es/

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.