Atraer el mejor talento resulta imposible si no se cuida el desarrollo profesional de las personas encargadas de encontrarlo: los reclutadores. Su misión es dar con los candidatos perfectos, pero eso requiere de inteligencia emocional y de habilidades sociales. Human Resource Executive Magazine recoge una entrevista a la experta en inteligencia emocional Caroline Strokes, quien explica que, faltos de tiempo, son los propios reclutadores los que suelen olvidarse de su carrera.

Es irónico pero cierto: a menudo, los reclutadores presentarán sus organizaciones a los candidatos como lugares donde el desarrollo profesional de cada trabajador es una prioridad pero, mientras tanto, no existe ni rastro del suyo propio.

“Los reclutadores están en una rueda de hámster, tratando de traer talento por la puerta,” afirma Caroline Stokes, cazatalentos y profesional certificada en inteligencia emocional. Muchos de los técnicos de selección con los que habla simplemente no tienen ni tiempo para participar en conferencias o seminarios o incluso para escuchar podcasts o leer artículos sobre los últimos avances de su profesión. Esto provoca que normalmente queden desbordados, siempre por detrás profesionalmente y con un elevado riesgo de burnout. A causa de la revolución digital en el campo de la selección de personal, el desafío de encontrar a candidatos cualificados y la necesidad de proporcionar una experiencia positiva a los mismos en el entorno actual, resulta más importante que nunca que los reclutadores mejoren sus habilidades y desarrollen sus fortalezas. Sin embargo, muchos se encuentran estancados, añade Stokes.

En la siguiente entrevista, Stokes - quien conduce un programa radiofónico online llamado The Emotionally Intelligent Recruiter ("El reclutador emocionalmente inteligente") y que presentará una sesión en la próxima ‘Conferencia de Tendencias de Selección y Tecnologías del Talento’ que se celebrará en Las Vegas a principios de 2019- explica por qué la inteligencia emocional y las habilidades de escucha serán cada vez más importantes para los reclutadores y también por qué cree que la contratación es el trabajo más complicado del mundo.

¿Por qué los reclutadores a menudo son las últimas personas en el mundo en obtener coaching profesional o de liderazgo?

He hablado con muchos reclutadores con enormes cargas de trabajo, los cuales dicen: “Tengo 150 registros abiertos que rellenar. No podemos con todo.” Simplemente no tienen tiempo material suficiente. ¿Cómo pueden cumplir con todo? Tienen que controlar la Bandeja de entrada del correo electrónico, gestionar las candidaturas rechazadas, analizar a los candidatos y determinar si son o no son compatibles para el puesto a desempeñar, obtener feedback de los managers que precisan contratar y mil cosas más. Es responsabilidad de la organización el garantizar que los reclutadores tengan la oportunidad de poder respirar hondo, analizar lo que deben hacer y cómo hacerlo estratégicamente, desarrollar sus habilidades blandas y dar forma a una estrategia de selección para ayudar a que la empresa avance.

Por otro lado, es responsabilidad de los propios reclutadores defenderse a sí mismos. Deben ser valientes y decir: “Necesito formación. Este es el curso que debo hacer.” Puede significar asistir a un curso de coaching ejecutivo de seis meses en Stanford o a un curso del Center for Creative Leadership, pero, sea lo que sea, una vez que te subes al tren del desarrollo profesional y del liderazgo, no hay vuelta atrás. Es como cuando has probado una buena hamburguesa, resulta difícil regresar después al restaurante de comida rápida de siempre. Anhelas esa sensación que da el aprendizaje y el crecimiento, y eso te convierte en alguien más empleable para las empresas en el futuro. No escucho a los reclutadores hablar mucho sobre este tema. He tenido a reclutadores en mi programa que tienen esa actitud e intentan convertirse a ellos mismos y a su compañía en mejores pero, por lo general, es muy difícil encontrarlos, ya sea porque la organización lo impide o porque los propios reclutadores no creen que esa sea su área de desarrollo.

Según tu experiencia, ¿en qué campo necesitan los reclutadores más formación?

Siendo honestos, están formados en cómo utilizar la última tecnología, en redes sociales, en cómo negociar, en crear una plantilla de texto que sea reciclable (todo aquello que utilizamos de manera automática), pero cuando se trata de hablar directamente con los candidatos o de pensar en cómo gestionar el talento de una manera distinta es cuando encontramos limitaciones. Es como cuando un detective tiene que aprender a pensar como un criminal para atrapar a un criminal; un reclutador tiene que aprender a pensar como un candidato para encontrar al candidato perfecto y atraerlo. Ello requiere inteligencia emocional y habilidades soft. La escucha es una habilidad tremendamente menospreciada, especialmente en esta época en la que estamos tan inundados de tecnología y en la que las cosas se mueven tan rápido. Tal vez digas “Oh, pero si yo escucho,” y no es verdad.

¿Por qué es la escucha una habilidad tan importante para los reclutadores?

Cuando tratas de entender los matices de un individuo, la capacidad para formular preguntas claras y escuchar atentamente son absolutamente críticas. Tienes que ser capaz de parar y escuchar al candidato para entender qué pasa por su cabeza y para hacerle sentir que quieres que sea parte de tu organización. Si el reclutador no escucha al talento que está entrevistando, se da una desconexión total. Todas las compañías dirán “Nosotros escuchamos a nuestros clientes,” pero todos caemos en el error de no escuchar de verdad. Por ejemplo, hay un ingeniero de blockchain que ha publicado más de un artículo en LinkedIn sobre cómo los reclutadores de Amazon siguen contactándole una y otra vez, a pesar de haber escrito específicamente en la parte superior de su perfil que no quiere ser contactado por Amazon. Parece ser que la compañía no lo lee o no hace extensiva dicha información a los encargados de selección y continúan contactándole. Esto ocurre porque los reclutadores están tan presionados que intentan captar talento cada vez que creen encontrarlo, pero lo hacen en la dirección equivocada. Por qué nadie coge a este chico, le invita a tomar un café y le pregunta: “¿qué estamos haciendo mal?” Pero no están interesados en escuchar.

¿Por qué la inteligencia emocional es una cualidad importante para una contratación efectiva?

El aspecto más importante de desarrollar la inteligencia emocional para alguien encargado de la selección tiene que ver con el factor estrés. Y es que, desde la perspectiva de un reclutador, es clave saber cómo gestionarlo. Todos queremos ser una mejor versión de nosotros mismos, intentamos no cometer errores como, por ejemplo, errores gramaticales cuando enviamos e-mails o confundirnos con el destinatario porque estamos desbordados de trabajo. Si no somos capaces de gestionar nuestro estrés, no podremos pensar de manera creativa sobre cómo encontrar al candidato perfecto o pensar como un candidato. ¿Dónde están?, ¿qué cualidades tienen? Pero si eres capaz de manejar correctamente el factor estrés serás capaz de negociar mejor, gestionar mejor tu relación con los candidatos y ser más eficaz realizando tareas de búsqueda y comunicándote.

El estrés también afecta en la relación con tus amigos, familia y seres queridos. ¿Cuántas relaciones rotas han tenido el estrés como detonante? Aprender a ser un coach ejecutivo y dominar la inteligencia emocional te convierte en mejor persona, por lo que puedes ser mejor para tus clientes, para la gente que confía en ti o para el talento que estás buscando. Ese es un hermoso círculo virtuoso, más que el círculo vicioso que suelo apreciar en tantos reclutadores, los cuales no están contentos ni satisfechos y no entienden el porqué. Creo que recibir formación en coaching ejecutivo, inteligencia emocional y desarrollo del liderazgo, entre otros ámbitos, les puede capacitar para decir: “De acuerdo, entiendo mucho más, comprendo cómo funciona mi cerebro.” La cosa es que, seamos introvertidos o extrovertidos, nuestro cerebro trabaja siempre de la misma manera, así que tenemos que entendernos a nosotros mismos para poder ayudar a los demás.

Por ejemplo, uno de los alumnos de mi curso certificado de coaching ejecutivo en la Royal Roads University era una cirujana muy directa con la gente y tenía dificultad para suavizar las cosas; de hecho, solía pedir a las enfermeras que hablasen con sus pacientes para no tener que hacerlo ella misma. Me explicó que el curso le cambió la vida. Pasó de ser una doctora con una considerable dificultad a la hora de comunicarse a alguien esforzándose constantemente en mejorar para mostrar más empatía y comprensión, convirtiéndose así en una mejor persona. ¡Se convirtió en una aficionada a dar abrazos!

Estás escribiendo un libro. ¿Podrías resumir de qué trata?

Se titula Elephants Before Unicorns: How to Attract Talent in the AI Age (“Elefantes antes que unicornios: Cómo atraer talento en la era de la Inteligencia Artificial”). Trata cómo todos los “elefantes” de una organización pueden impactar en la manera de trabajar de un reclutador y en cómo pueden estos atraer el talento. Todo el mundo quiere a los mejores candidatos posibles, pero para lograrlos antes tienes que reflexionar hacia dentro sobre cómo se deben abordar las cosas en la organización, y este libro explorará cómo llevarlo a cabo.

Mientras escribías el libro, ¿has tenido alguna nueva idea sobre qué necesitan los reclutadores para tener éxito en un futuro?

Bien, en términos tecnológicos, nunca ha sido tan importante ser humano, ya que incluso con todos los avances que tenemos hoy en día, seguimos contratando humanos. Y a pesar de todas las nuevas tecnologías, los reclutadores siguen sin ser muy felices. Tienen el trabajo más difícil de hacer y el menos valorado del mundo.

Mi conclusión es que, para ser más humano, hay que impulsar el liderazgo en la empresa, entender la importancia de lo que estás haciendo y saber qué aportas a tu organización, para lo que debes comprender mejor cómo funciona. Cuando conoces mejor cómo puedes tener un impacto positivo, puedes pasar de ser una persona descontenta que tal vez no haya estado cumpliendo sus objetivos a lograr precisamente todo lo contrario.

 

* McIlvaine, Andrew R. “Never Neglect Career Development for Reclutadores”. Human Resource Executive Magazine, 02/10/2018 (Artículo consultado el 28/10/2018).

Acceso a la noticia: http://hrexecutive.com/never-neglect-career-development-for-recruiters/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.