El Tratado reafirma las prioridades socio-laborales en el seno de la UE; a saber, la libre circulación de trabajadores, la armonización de condiciones de trabajo, la garantía de protección social o el fomento de la igualdad, entre otras cuestiones.

Sin suponer un cambio radical a las disposiciones vigentes hasta la fecha, el Tratado de Lisboa reafirma lo que son las prioridades socio-laborales en el seno de la Unión Europea; a saber, la libre circulación de trabajadores, la armonización en materia de condiciones de trabajo, la garantía de protección social, el fomento de la igualdad, la solidaridad entre generaciones y la protección de los menores. El próximo 1 de enero de 2009 entrará en vigor.

El Tratado de Lisboa, firmado el 13 de diciembre de 2007 por los Jefes de Estado y de Gobierno de los veintisiete Estados miembros de la UE, en sustitución de la fracasada Constitución Europea de 2004, es el resultado de las negociaciones llevadas a cabo entre los Estados miembros reunidos en la Conferencia Intergubernamental, en la que también participaron la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

Publicado en el número 30 de la revista, de diciembre de 2008.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.